miércoles, 23 de marzo de 2011

El maltrato sutil

Hoy me llega este cuento sencillo y hermoso,que no he podido resistir la tentación de compartir.

20 comentarios:

Laura Uve dijo...

Es terrorífico de tan real. ¿Cómo podemos las mujeres aceptar este discurso y no rasgarlo de arriba a abajo?

Preciosos los dibujos y la música.

Gracias por compartirlo.

Y a destrozar y trasgredir este maldito discurso hasta el tuétano!!!!

(aysss......que "mal café" se me ha puesto... menudo medio panfleto)

Un abrazo grande.

Manderly dijo...

Creo que todas pasamos por ese maltrato a nosotras mismas en cuanto a los cánones de belleza que se imponen como moda.
Por suerte, algunas no llegamos hasta los extremos ni el final, que nos muestra es este Maltrato 'sutil'.
Saludos!

Thabitha dijo...

Precioso... Gracias Troyana
Un saludo!

Dona invisible dijo...

¿Por qué a pesar de que todas sabemos que el mensaje del vídeo tiene toda la razón del mundo, queremos seguir estando delgadas, ser más altas, sentirnos mal por no seguir esos cánones?
El vídeo me ha encantado (sólo me salta al oído el laísmo, sorry, no puedo evitarlo).
Petonsssssssssss

troyana dijo...

Laura,
ja,ja,ja,ja
me encanta esa determinación rebelde e insumisa!claro que sí,pero el primer paso para rebelarse es tomar conciencia y este tipo de vídeos,como mínimo,nos hacen reflexionar,además la voz del nene me llega al alma.
Otro abrazo grande para ti!

troyana dijo...

Manderly,
lo ideal no sólo sería no llegar hasta ese extremo,sino ser libre de todos esos mensajes que esconden sumisión y necesidad de aprobación desde el principio.
Saludos!

troyana dijo...

Thabitha,
a mí también me ha parecido precioso,por eso,tenía que compartirlo.
saludos!

troyana dijo...

.....Dona Invisible....
todas tampoco,yo como soy clavadita a Julianne Moore,no me preocupo de esas cosas...;)ja,ja,ja
que nooooo,que es broma,pero sí,tienes razón,todas en mayor o menor medida caemos en esa trampa.
El laismo del nene nos da una pista de las posibles provincias de origen,no?a mí me ha hecho mucha gracia.
Besetes

atikus dijo...

Estupendo mensaje, claro que es difícil aplicar...no sólo para chicas, aunque "la sociedad", demanda muchísimo mas ese aspecto externo a las mujeres.

y la primera barrera es uno mismo...es difícil, con tanto anuncio...:-(
bss

troyana dijo...

Atikus!
qué alegría verte por aquí!
qué poco te prodigas aunque ya he visto que le has hecho un homenaje a la Elisabeth Taylor que hoy lamentablemente nos ha dejado para siempre.Luego me pasaré por tu blog y te leeré con calma.Afortunadamente,siempre nos quedarán sus películas.
Voviendo al vídeo de "El maltrato sutil" es verdad que la sociedad también empieza a lanzar estos mensajes hacia los hombres,pero creo se ceba especialmente con las mujeres.No viene mal ser conscientes de que somos libres y hemos de aceptarnos tal cual somos,y si queremos estar más delgados o menos peludos,por caso,es porque nos apetece a nosotros,no por dictados externos ni cánones impuestos de modas pasajeras.
Un abrazo grande!

atikus dijo...

que razón tienes ;-)!!
y eso también extenderlo al consumo en general...
abrazos

Carmela dijo...

El vídeo es precioso, los dibujos, la música y la voz. Pero el hecho en si, me ocurre como a Laura, me saca de mis casilla y que verdad encierra. Hay mujeres que están completamente aniquiladas por este motivo. Gracias por compartirlo Troyana.
Un beso

troyana dijo...

Atikus,
por supuesto este mensaje para despertar conciencias,se puede extender y aplicar al consumo en general,consumir no implica ser feliz.Incluso alguna tienda muy que muy "avispada" ya se ha dado cuenta y esta sacando paradójicamente partido al "no es feliz quien más tiene,sino el que menos necesita".
El sistema te prefiere consumidor,sumiso,productivo,no-fumador,agrupado en familia o unidad doméstica,rentable y con poca o nula conciencia crítica.
Besos subversivos y(y para ti,especialmente) rockeros!

troyana dijo...

Carmela
no permitamos al menos ser una de esas mujeres aniquiladas por la presión social para ser delgadas y "eternamente jóvenes".Tan lícito es estar a dieta,como no estarlo,tan lícito es operarse,como no hacerlo.
Todas somos necesarias,las que se suben a tacones de vértigo como las que prefieren ir siempre planas,las que se maquillan todos los días,como las que no lo hacen nunca.
No pensemos que el modelo imperante en anuncios publicitarios ni en las pasarelas es el único canon posible de belleza,porque como dice el vídeo,cuando eres auténtica,eres hermosa.Y lo mismo,para los hombres,que empiezan a ser víctimas de este mercado salvaje a la carrera para esclavizar al consumo de la estética.
Besos

Benedetina dijo...

Hola, Troyana, siguiendo la pista a los comentaristas habituales de Antígona he llegado hasta ti ;)

Vaya video más triste. Maltrato por goteo, que le llaman también.

Al final las mujeres (y cada vez más también los hombres) quedamos tan acostumbradas a él que acabamos por desgracia normalizando esas imposiciones y exigencias tan absurdas e injustas.

Como si nuestra valía dependiera de la juventud y el atractivo físico, ¡manda narices!

Más allá del innegable poder que ejerce la publicidad en nosotros, del que es bastante complicado huir, creo que la clave es rodearse de la gente apropiada. No caer en el gravísimo error de aguantar a todos esos tipos y tipas maltratadores, insensibles y huecos como el del video.

Para salir de ese círculo vicioso y viciado es imprescindible abrir los ojos. Darse cuenta, y a ser posible comprobar, que hay también mucha gente; hombres y mujeres maravillosos, sensibles, profundos y maduros; que tienen los pies en la tierra y respetan y valoran a las personas como tales, no como objetos.

A los que no, ¡ni agua! :P

Un saludo

troyana dijo...

Benedita,
todos los comentaristas que vengan del blog de Antígona tienen un salvoconducto inmejorable para mí;)

Como bien dices,hay que abrir los ojos,y no dejarse caer en la trampa sutil,porque son tantas las presiones a las que se nos pretende someter que sin apenas darnos cuentas tal cual explicas,normalizas esas cortapisas y terminas siendo esclava de las expectativas ajenas así de la forma más normal.

Es primordial además,escoger bien a los amigos,a los círculos más próximos,los referentes en los que nos sostenemos o a los que solemos sostener.

Hay personas profundas,maduras,mujeres y hombres,hombres y mujeres,sensibles que van más allá de la superficie,de los estereotipos que nos imponen las modas, y esas personas son las que verdaderamente merecen la pena.

Un saludo y un placer leerte por aquí,ni que decir tiene que estás en tu casa,vuelve cuando quieras.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Deberíamos aprender a que no podemos ser el vinagra, la sal, el perejil a la vez. Nosotros somos miembros que aportamos a la ensalada. El problemas es que predicamos el quiero ser todo y ya. Hasta guapo.
Bueno, podemos ser feos y tremendamente cachondos como Quique San Francisco, o pequeños y filósofos, y tambien hay guapos tontos. Pero lo peor de todo es que hay guapos y guapas listas/os. Bueno, esto final era mejor no reberlarlo...

troyana dijo...

Emilio,
por supuesto que hay guap@s y list@s,lo que ocurre que esto también es muy subjetivo porque cada uno valoramos una cosa en otra persona,y lo que para mí adquiere valor,para ti puede ser insignificante,o al revés.
Yo creo lo más importante es aceptarse,quererse y ser lo más auténtic@ posible,sin hipocresías,sin falsificaciones.
Bsts

Antígona dijo...

Pues a mí también me ha encantado el vídeo, y creo que en el fondo alude a una gran verdad, aunque para serlo no necesariamente se cumpla en todos los casos: se nos mina tanto la autoestima desde todas esas consignas que sólo alimentan a los comerciantes (maquíllate, a dónde vas con esos pelos, ponte la crema anti-arrugas, la anti-celulítica, compra el biomanán, hace un lifting….) que luego no es raro que algunas mujeres acaben pensando que deben tolerar cualquier cosa a la hora de relacionarse con un hombre. Tanto ejercicio de sometimiento termina por volvernos proclives a someternos a la voluntad de otros sin ser conscientes de ello, del mismo modo que lo hacemos con la publicidad.

Y aquí está claro que para no volverse loca es preciso practicar con tenacidad la resistencia y la confianza. Porque, por suerte, sigue habiendo muchas personas que no miden a sus semejantes por su aspecto físico. Lo peor es interiorizar esa presunta fealdad, que nos convierte en jueces implacables de nosotras mismas incluso cuando los demás no nos tasan por nuestra apariencia. Así que es necesario hacerse con una buena coraza que nos proteja de tanto bombardeo publicitario y pensar además que todo el tiempo que dediquemos a procurarnos una mejor apariencia o a combatir el paso de los años es tiempo que nos quitamos para enriquecernos por dentro con otras cosas. Es decir, asumir que toda esa esclavitud nos empobrece y nos destina a convertirnos en cáscaras vacías e insatisfechas.

Gracias por traernos este estupendo cuento.

Un beso y un abrazo!

troyana dijo...

Antígona,
es que lo has explicado tan bien que no sé qué más podría añadir.

Ser conscientes de esa esclavitud a la que nos induce la publicidad y el consumismo,es el primer paso para frenar este atropello.

Es importante saber aceptar el paso del tiempo,al final,nuestra coraza es provisional,pasajera,lo cual no significa abandonarse,sino cuidarse sin obsesionarse, por salud,por estar bien contigo,sabiendo que no es preciso encorsetarse en el cliché de las modelos publicitarias o de pasarela.

Antígona,el placer de compartir lo que me llega con todos/as vosotros/as,es mío.

Otro abrazo y otro beso para ti!