domingo, 13 de junio de 2010

Two Lovers





Después de hacer todo lo que digo que no hay que hacer,es decir,leer y husmear en otros blogs,diferentes opiniones sobre la película,ayer por fin la vi,así que vamos a "desaprender"como decía la Bruja Truca,y a ceñirme únicamente a la impresión que me dejó.

James Gray  en "Two lovers" (2008) contextualiza en Brooklyn,la historia de Leonard(Joaquin Phoenix) un treintañero que tras un doloroso fracaso amoroso y un intento de suicidio,vuelve a casa de sus padres,más hundido y perdido que nunca.Mientras intenta rehacer su vida,bajo la preocupada mirada de sus padres,aparecen en su vida dos mujeres.


Por un lado,está Sandra (Vinessa Shaw)la hija de unos amigos de sus padres,una chica sencilla que estará dispuesta acuidar a Leonard y a ofrecerle una vida familia tranquila y en la cara opuesta de la moneda,está Michelle(Gwyneth Paltrow),su vecina,tan inestable como el propio Leonard,encuentra en él,un amigo,un confidente ante el que descargar sus penas debido a la dificil relación que mantiene con un hombre casado,al parecer,no dispuesto a renunciar a su familia,por ella.



Si Sandra es una chica prudente,protectora,paciente y dulce,Mitchell es una mujer variable,imprevisible,impulsiva sometida a continuos altibajos emocionales sin saber muy bien si está dispuesta a salir o no de esa relación que no la satisface.

Leonard,se verá sacudido por la duda,sin saber qué camino tomar,aunque finalmente,las circunstancias decidirán por él.No pienso desvelar el desenlace,pero sí dejar en el aire algunas preguntas que la película puede suscitar,¿hay que obedecer siempre al corazón? y sobre todo¿es suficiente el amor?




Por lo demás,el actor y las actrices principales,en mi opinión hacen una interpretación más que creible,aunque la historia adolezca de ese tono melancólico de principio a fin,reforzado por la nieve,el frío y la ausencia del sol,el director nos plantea un dilema emocional,y cómo la vida puede ser así de voluble e imprevisible,privándote y abasteciéndote,pasando del todo al nada para después dejarte en la cuerda floja,desválido ante un cruce de caminos,del que nadie puede darte la respuesta a la mejor opción.Si al menos se viviera dos veces(como decían en "La insoportable levedad del ser")pero no,esta es la UNICA posibilidad en la ley de ensayo-error y Leonard,muchacho,la vida te coloca en esa tesitura extraña en la que al final,ni siquiera tampoco serás protagonista exclusivo de la acción.




Otro frente de debate se abre en este vaivén de interrogantes¿hasta qué punto somos piezas determinantes a la hora de determinar el rumbo que sigue nuestra vida?un complot de circunstancias conspiran,confluyen para que las historias de amor prosperen o se vean interrumpidas¿de verdad somos los protagonistas principales e incuestionados en el momento crucial o más bien un elemento más a la hora de que la escena quede reconfigurada una vez más?

17 comentarios:

Scotty dijo...

Al final el personaje hace lo más cómodo. ¿Qué hubiera pasado de no haberse frustrado lo que estaba determinado a hacer?. No creo que sea justo para el tercer peronaje involucrado, al que no parece no importarle nada demasiado...

Un saludo, amiga Troyana.

Rita dijo...

Com esperava la teva ressenya!

Quan la van estrenar, la van deixar tan i tan bé que vaig córrer a veure-la el mateix cap de setmana i, tot i agradar-me, no la vaig trobar tan tan bona com deien les crítiques. Potser perquè les actituds còmodes mai m'han agradat.

Sóc de l'opinió que a la vida, s'ha de ser valent fins al final i, sobretot, amb els sentiments.
Petons, maca!

troyana dijo...

Scotty,
me pido y os pido por favor a tod@s,seamos prudentes a la hora de hablar de desenlaces,yo la primera,no quiero que nadie,nos acuse de "spoilers".
Sé que no hay verdades absolutas,que nadie te puede dar las respuestas,sobre todo,porque corresponde a cada cual responderse y también si cabe,equivocarse.
En el caso de Leonard,creo se arriesgó,al menos así lo interpretó yo,escuchó a su corazón,pero al final,las circunstancias decidieron por él¿en qué lugar queda esa otra tercera persona a la que tú aludes? su papel quizá sea el más pasivo y receptivo,puesto que permanece a la sombra y a la espera,ajena a los movimientos y a las luchas que se debaten en el interior de Leonard,puede que no sea justo,no lo pongo en duda pero tampoco sufre como sufre Leonard,puesto que el no saber toda la verdad,en cierto modo,la protege.
Un cordial saludo,Scotty

Rita,
jo també pense que n´hi ha que lluitar i també prendre decisions en funció del que et dicte el cor i els teus sentiments,però també fins al punt en que l´altra persona et corresponga.A mi tampoc m´agraden les postures còmodes ni tampoc moltes vegades,els convencionalismes socials,però tampoc es pot lluitar a soles ni tampoc tractar amb prioritat a qui et tracta com a opció.ais,qué pràctica m´he estic tornant!;)
bessets perla!

Scotty dijo...

Mis disculpas...

Mi intención no era desvelar nada, y creo que no lo hago. No digo lo que pasa ni hablo de peronajes concretos... Tendré más cuidado.

Un abrazo.

David C. dijo...

Troyana: Es hasta ahora la película que más me ha emocionado en lo que va de este 2010. Puede ser porque yo he pasado por el amor en situaciones tan distintas, como las que ha vivido Leonard, es más lo interesante del futuro es eso que aun no se que me depara. En todo caso seguir amando como siempre lo hago. Saludos.

troyana dijo...

Scotty,
gracias.eres un sol;)
David,
a mí también me ha emocionado,especialmente la escena de la playa,recién recibido el golpe de la desilusión,Leonard es la viva imagen del desconsuelo y ese guante a merced de las olas en la orilla,como señal inequívoca de que a pesar de todo,hay que seguir.
Saludos cordiales!

xpuedosaltarcharcosx dijo...

Con el paso de los días más dolorosa es la presencia de frenos en un melodrama (pecado mortal). A Grey le pesa el no saber (o no querer) desprenderse de ellos. Vuelvo a ver al director pomposo que se tiene por un maestro que al contador de historias. En cuanto a los actores, ellas están solventes, pero a Phoenix le pesa tanta afectación. De hecho, pienso que Joaquin Phoenix le pesa a la película, que está cerca de terminar por ser un vehículo de lucimiento.

El posteo-lista de abajo tiene buena pinta. Lo leo con tranquilidad el finde ya en casa.

Un beso, Troyana.

troyana dijo...

Alex,
no conozco la trayectoria cinematográfica del director,pero me parece que la historia se sustenta sin grandes artificios técnicos.
Me hubiera gustado que entraras al trapo del debate sobre todas esas preguntas que dejo al final del posteo;)
bss

Antígona dijo...

Muy buenos los dos debates que planteas, Troyana.

Respecto al primero, si hay que obedecer siempre al corazón y si el amor es suficiente, mi experiencia personal me dice que en asuntos del corazón no se decide, no se toman decisiones racionales, sino que se actúa desde las tripas, para bien o para mal. Quiero decir que -sin haber visto la peli- en el caso de que Leonard se enamore de Mitchell, dudo mucho que fuera inteligente por su parte optar por los valores positivos de Sandra. No porque tal vez ésta no fuera precisamente la relación que más pudiera convenirle desde un punto de vista racional, sino justamente porque yo creo que en el amor no valen balances de este tipo, y cuando uno los hace, es que realmente no está enamorado de la persona analizada desde sus pros y contras, y el aburrimiento, la desmotivación, la falta de pasión, no tardarán en aparecer.

Quizá la cuestión para el personaje de Leonard es que ninguna de estas dos mujeres es la mujer que busca, y por ello la indecisión entre ambas. Y es que enamorarse no es un hecho que se dé todos los días ni menos aún en el momento en que uno siente que más lo necesita, bien por curar ciertas heridas, bien por salir de una soledad no deseada.

En cualquier caso, tampoco creo que el amor sea suficiente, sino que para sentirse uno satisfecho con su propia vida son necesarios más ingredientes que deben tratar de hacerse compatibles con el amor. Por eso mantener una relación a largo plazo es tan complicado y no es raro fracasar en el intento. Somos animales con tantas necesidades y a veces tan torpes para satisfacerlas en su conjunto...

Sobre el segundo debate, complicado lo pones, maja. Pero yo sí creo que somos los protagonistas de nuestras vidas, aunque siempre en medio de un conjunto de circunstancias, de avatares, de imprevistos no dependientes de nosotros, que no podemos anticipar y que pueden truncar nuestros planes o nuestras posibilidades de elección. Pero como decía el filósofo, si bien no somos libres para elegir lo que nos pasa, siempre somos libres para elegir cómo reaccionar, cómo responder a eso que nos pasa. Así que por más que las circunstancias se esfuerzan en conducirnos por cauces no escogidos, la última palabra acerca de cómo actuar en ellos siempre recae sobre nosotros. Y creer que no es así es una huida de la responsabilidad que tenemos sobre nuestras propias vidas.

Tendré que ver la peli de todos modos para saber a ciencia cierta a qué venía tanta pregunta :)

Un beso y un abrazo!

PD. Vi por fin ayer "Canino". Impactante, sobre todo por lo durísima que me pareció en algunos momentos. Daría para largas y largas horas de conversación, porque es increíble cómo los padres pretenden mantener a sus hijos alejados del mundo participando, sin embargo, ellos en él (las pelis porno, por ejemplo). Una contradicción inexcusable que, a mi modo de ver, contribuye indirectamente a la tragedia.

Me encantó lo bien trazados los personajes de los hijos, tan robotizados por un lado, tan infantiles por otro, con esos conatos de violencia entre ellos que sólo se explican por el ambiente asfixiante en el que viven y por su falta de experiencia del mundo, que a mi manera de ver les hace no saber apreciar lo que es el daño ajeno y causar dolor a otro. Aun así, no sabes cómo me reí cuando una de las hijas, después de martillear al hermano en la pierna, dice que ha sido un gato con un martillo que ha entrado por la ventana y el padre no tiene más remedio que seguirle la corriente :)

Otro hallazgo gracias a tu blog, así que muchas gracias, como tantas otras veces :)

troyana dijo...

Antígona,

vayamos por partes.
Me encanta que entres al trapo del debate;)
Primer punto:yo no tengo tan claro que el amor sea suficiente para iniciar o sostener una relación,hay amores que matan,y si no eres correspondido en la misma medida,no sé si conviene eso de ser visceral y tirarte a la piscina a ver qué pasa,por probar.
También es verdad que el mundo es de los que arriesgan,y que como dice el blog de desconvencida en una cita "la única manera de vencer en el amor,es sucumbir",pero ¿qué pasa si ya de antemano sabes que la otra persona no está a la altura de tus sentimientos y que es más que probable que te hará sufrir??
Antígona,ahí ya no sé si han de decidir tus tripas o tu razón.Dímelo tú.

Segundo punto:Yo creo que somos un elemento más en el complejo entramado de nuestra vida a la hora de configurar cada situación.El vivo ejemplo está en Leonard,ahí está su apuesta,su intención,su decisión y ahí queda el resultado de su acción¿de verdad decide él o deciden las circunstancias por él??
Y así una y otra vez,porque no sé quien dijo eso de "yo soy yo y mis circunstancias" pero además en el amor,a la hora de tomar decisones,resulta que las circunstancias de las otras partes implicadas son tan decisivas y determinantes como las tuyas.

Pero sí,tienes que ver la peli, y si es necesario hablamos y debatimos sobre el desenlace por mail;)
En cuanto a "Canino",sabía que te iba a gustar mucho la peli,es de tu estilo,tan filosófica y tan abierta a la reflexión.

Lo bueno para mí de tener un blog es compartir lo que me gusta,porque así lo disfruto doblemente,así que hoy gracias a mí,mañana gracias a ti,como por ejemplo,con "Smile".

Un abrazo y un beso para ti!

Antígona dijo...

Me parece Troyana, que estábamos partiendo de supuestos muy distintos. Quizá todo se deba a que, como no he visto la peli, hablo sin poder pensar en ella en ningún momento.

Yo, desde luego, no contemplaba la situación en la que uno sabe de antemano que la otra persona no está a la altura de los propios sentimientos, y me refería más bien a la situación en la que sí hay correspondencia o, si ésta se desconoce, la esperanza de que pueda darse.

Cuando uno sabe que la otra persona no está a la altura de los propios sentimientos o que le hará inevitablemente daño, creo que no tiene sentido arriesgarse. Ya el amor de por sí, si es compartido y correspondido, es complicado en su evolución como para encima no contar con un buen punto de partida. ¿Y para qué embarcarse gratuitamente en una aventura en la que uno sabe que no saldrá bien parado? No creo que valga la pena. Ya sufrimos demasiado sin buscarlo y no es cuestión de arrojarse sin más a una piscina en la que ya se preve que se hallará sufrimiento. Así que aquí, desde luego, optaría por la razón, aunque estoy segura de que mis tripas tampoco me aconsejarían buscar una relación con quien no puede corresponderme como yo deseo.

En cuanto al segundo punto, no sé, como no he visto la peli no me sirve demasiado el personaje de Leonard :) Pero insisto, una cosa es que las circunstancias se den al margen de mis elecciones y otra muy distinta cómo reaccione yo ante esas circunstancias. Y aunque mi margen de acción sea escaso, siempre tengo la posibilidad de elegir algo. Ahora, si las circunstancias de que me hablas es que a la persona amada la atropelle un coche y se muera, pues claro, todo mi posible amor hacia ella se verá cercenado por esa circunstancia que yo no he elegido.

Quizá mejor hablamos sobre este punto cuando haya visto la peli, porque si no me siento un poco perdida :)

A mí también me encantan estos debates :)

Más besos, moza!

troyana dijo...

Antígona,
estoy de acuerdo contigo en que no merece la pena arriesgarse cuando el punto de partida de dos personas es tan distante.Incluso corriendo el riesgo de echar a perder tus sentimientos,si la otra persona de entrada no siente lo mismo que tú,pienso es preferible abstenerse,porque otro objeto de debate sería si el amor es algo que surge con el tiempo o más bien es algo instantáneo que no puedes frenar,imagino cada uno lo vive diferente,pero en el caso que nos ocupa( y también en general)me cuesta pensar que Michelle con el tiempo se hubiera enamorado de Leonard,o extrapolando,me cuesta imaginar que una persona que por ejemplo conoce a otra desde hace meses y han mantenido relaciones íntimas y prácticamente han convivido y no se ha enamorado,con el tiempo,puede llegar a enamorarse.No me termino de creer eso que el amor nace con el tiempo,el roce,el cariño....más bien creo que si en un plazo determinado,variable según cada caso,no ha surgido ese sentimiento,ya es complicado que con el roce,surga.
En cuanto al segundo punto,me parece buena idea postergar el debate a cuando veas la película.
1 Abrazo

MK dijo...

Troyana , me preguntas a mí eso de:

"¿hasta qué punto somos piezas determinantes ...?"
"¿de verdad somos los protagonistas ...? "

Pero si mi pecado capital es que toda mi vida me he acabado creyendo al salir del cine que todas las películas hablan de mí.
¡A servidora que es el Zèlig de las espectadoras del mundo mundial!.

Me encanta el debate con Antígona .
Da gusto leeros a las dos!

Alex...a mi me gustó " La noche es nuestra" y esa visión que tiene James Gray de la ciudad de NY y mira ,Joaquín Fenix no ha sido nunca santo de mi devoción y solamente le perdonaba que hubiera sido tan malo con el cara cartón de Gladiator , pero en esta película me gusta mucho.

xpuedosaltarcharcosx dijo...

Las preguntas que te haces al final tienen difícil respuesta, Troyana. Al menos yo me considero incapacidado para contestarlas. En vivirlas, supongo, está la solución probablemente erronea. La vida, de esto estoy convencido, se teje con una sucesión de errores mal hilvanados con puntuales aciertos. Y en el terreno sentimental esos baremos carecen de lógica. No hay aciertos ni errores en terreno tan resbaladizo.

James Gray me satura con sus ínfulas de autor, Mary Kate. Pero no le niego sus ocasionales aciertos. Y en éste última peli no faltan, aunque el residuo final me resulte tibio. De Phoenix lo mejor para mí es su interpretación de Johnny Cash. Se salió entonces. En "Two Lovers" se le ve tan afectado que termina por ser una remora para la película.

Besos a ambas.

troyana dijo...

MK,
yo creo que tod@s tendemos a dejarnos llevar y a sentirnos identificados en la pantalla,es algo casi inevitable;)
No he visto "La noche es nuestra"así que me la apunto y ya te diré.A mí Phoenix también me gusta en el papel de Leonard,con ese sufrimiento a cuestas y su labio partido.

Alex,
tienes razón,en estas cuestiones sentimentales,no hay respuestas universales ni válidas,a cada uno le toca vivir en carne propia cada interrogante y hallar la respuesta si puede.
Eres un poquito duro con Phoenix,no?;)

bss

LU dijo...

Cuando te enamoras no sabes muy bien a qué obedeces, pero el corazón al principio enloquece, sin más. Y una no está para razonar o pensar. La vida te va dando experiencia y poco a poco sucumbes menos a ciertos arrebatos y dotas al amor de más elementos, lo dejas crecer. Quieres a la persona y si no estás muy quemada te lanzas de cabeza, pero vas tomando pequeñas precauciones. Creo que cada vez nos protegemos más. El amor no siempre es suficiente, pero sí necesario.

El otro debate, sí que somos protagonistas principales, con las decisiones que tomamos, sean meditadas o no, porque parten de nuestra forma de ser y de sentir. Evidentemente no podemos manipular el entorno ni a los demás, y ahí es donde las cosas pueden salir bien o mal. A pesar de las circunstancias, las casualidades y todo el azar, finalmente podemos dar un paso adelante o salir corriendo.

Hablamos de temas relacionados con el final via mail para no desvelar nada.

Biquiños

troyana dijo...

Lu,
primera cuestión,el amor nos hace enloquecer,te desquicia y es verdad que una no está para razonar.Estoy de acuerdo en que cada vez nos protegemos más.
La experiencia condiciona.

Por otro lado,está claro que la última palabra la tienes tú, pero a veces me río un poco de ese afán controlador nuestro,porque la vida en sí misma,como alguien dijo,es eso que pasa mientras tú haces otros planes.

Biquiños