lunes, 30 de agosto de 2010

Conocerás al hombre de tus sueños



Vuelvo de las vacaciones,vísperas de mi no cumpleaños.Me reencuentro con un buen amigo,cenamos y vamos al cine a ver la última de Woody Allen "Conocerás al hombre de tus sueños" (2010),sé que cediendo a mis intereses más que a los suyos.
Leidas algunas reseñas,coincido con algunos blogeros en que quizá no sea su mejor película,pero no salgo del cine decepcionada,más bien con ese regusto de haber disfrutado de una comedia aparentemente ligera pero sin duda,profunda.



Una vez más, a través de una variada galería de personajes,Woody Allen,se plantea los dilemas existenciales que bullen en su cabeza,y que de forma reincidente le asantan en sus últimas películas:la soledad,el amor,la búsqueda compulsiva de la felicidad tapando los huecos de una insatisfacción vital que en mayor o menor medida,todos se empeñan en disfrazar o esconder.
















Me quedo con la frase "a veces es más efectiva la ilusión que la medicación" y no importa si la ilusión es fruto de un fraude o una mentira, o pura autosugestión,al final,lo que cuenta es que nos mantenga a flote y no nos permita abandonarnos ni abandonar.
Esa visión del ser humano como depredador emocional,capaz de pasar por encima del otro,para alcanzar su propio bienestar,destila cierto escepticismo en la condición humana,tal vez contrarestada por una suerte de azar que de la manera más insospechada termina por salvar a quien se creía al borde del abismo,porque en esta ruleta de la suerte,tal cual se abordaba en Match Point,donde menos te lo esperas,salta la liebre de la compañía o del abandono.Da la impresión de que Allen es un descreido del mérito,del esfuerzo,del reconocimiento a una dicha que se busca a la desesperada, ya que si se alcanza es por mero accidente más que por estrategia o previsión.





A través de dos parejas en crisis,Woody Allen descarga su particular visión sobre la existencia,la mayor parte de las veces regida por el desconcierto,el caos y la desesperación pero también sacudida de forma imprevista por algún toque de gracia que escapa al control o al dominio sobre el propio destino o bien se encuentra directamente relacionado con algún elemento externo que incide en la voluntad o la conciencia propia de manera completamente circunstancial.La vida es un juego,una sucesión de cambios con idas y venidas,avances y retrocesos.Nada es lo que parece,nada ocurre como se prevee,nada responde a una lógica minimamente racional.

22 comentarios:

ethan dijo...

A mí también me hizo pasar un rato agradable. Dentro de muy poco te diré que pienso de ella.
Besos

Rita dijo...

Bentornada! Encara no l'he vista...

Per molts no anys! :P
Petons!!!

Le poinçonneur dijo...

Felices felicidades :)

MUAS.

princesadehojalata dijo...

Venimos de ver la peli y nos ha gustado mucho!! (a mí más que la anterior). Y todavía llego a tiempo: Felicidades!! (el año pasado también nos felicitamos). Y besos!

troyana dijo...

Ethan,
justo eso,un rato agradable.Este Woody tiene mucha mecha,y a mí,lo cierto,es que me tiene ganada desde el principio.
bss
Rita,`
gràcies,quin plaer retrobar a tota la colla de la globosfera-
1 abraç!
Lp,
muchas gracias majo!te envío un beso
Princesa!
síi,recuerdo que nos felicitamos el año pasado!que sigamos felicitándonos muchos más!
bsos

Emily dijo...

Ben tornada :)
No l'he vist la peli, posaré remei

troyana dijo...

Emily,
a vore si em dones una sorpresa i fas deures tu també;)

LU dijo...

Bienvenida. De W Allen hace ya unos cuantos años que no veo nada. Creo que es un director que no deja indiferente y a mi personalmente no me gusta.

BIQUIÑOS

marguis dijo...

Como ya leiste mi comentario, ya sabes lo que pienso.
Nunca fallo a la cita, cada año, algunas me gustan mas y algunas menos, lo que si es cierto es que ultimamente el señor Allen destila mas humor acido que nunca.
Saludos.

troyana dijo...

LU,
para mí Woody Allen es una cita irrenunciable,ya ves;)
biquiños
Marguis,
así es,un humor ácido que hace que pasemos un buen rato,tal cual en "Si la cosa funciona".
saludos!

Ainhoa dijo...

Espero poder verla este fin de semana. Estoy segura de que, aunque no sea una de sus mejores películas, merecerá más la pena que muchas de las que andan por la cartelera.¡Ah! Feliz no cumpleaños, aunque sea con retraso.
Saludos.

Marga dijo...

En esa peli hubo empate, a mí me gustó (sin cohetes, como bien dices tú: una buena comedia y ya)y a mi acompañante no le gustó nada... una película intermedia de las del Woody, que en cualquier caso siempre es mejor que el resto de las comedias que se hacen, jeje.

Y como dice él... lo raro es que con tanta incertidumbre y dolor como provoca la vida, nos las apañemos para ser mínimamente felices.

Un placer descubrir tu rincón!

troyana dijo...

Ainhoa
muchas gracias por las felicitaciones,ya te guardo un trozo de tarta,espero que te guste la combinación de vainilla con turrón;)
Desde luego,mucho mejor que muchas de las pelis que figuran en la cartelera,según mi humilde opinión,claro,porque para gustos los colores y no seré yo quien juzgue en negativo,prefiero, en cuestión de pelis,resalzar que desvalorizar.Disfruto más.
Bss
Marga,
créeme,el placer ha sido mío al descubrir tu blog a través de la gran Antígona;)
Me ha gustado mucho esa frase última que apuntas,a pesar de los sinsabores en la vida nos las vamos apañando para ser mínimamente félices,aunque sea con pequeños motivos,como puede ser blogear y día a día,aprender y compartir.
Bienvenida,éste también es tu rincón!

Antígona dijo...

Es cierto, Troyana, que el tema de la suerte, de los golpes de fortuna, es recurrente en Woody Allen. Debe de ser algo que personalmente le obsesiona, y supongo que no es para menos, porque el hecho de que la suerte nos acompañe en determinados momentos de la vida, o de saber que, por alguna razón insospechada, nos favorezca quizá más que a otros seres humanos cuyas historias conocemos, no puede dejar de alzar en nuestra cabeza un montón de porqués que nunca recibirán respuesta.

No recuerdo el título, pero en una película suya de hace ya unos años una mujer que acaba de ser abandonada por su marido, sumida en una situación anímica, vital, profesional y económica deplorable, conoce por casualidad a un hombre estupendo, adinerado, y en apariencia dotado de todas las cualidades que cualquier mujer podría desear que se enamora de ella. Ella se obsesiona entonces con la idea de que es imposible que el tipo sea de fiar, de que, como no se merece tal golpe de suerte, este hombre acabará por mostrarle su verdadero rostro, mucho menos agradable del que le ofrece día a día. Incluso al final termina visitando a una pitonisa, que no puede más que recomendarle que deje de desconfiar de su buena suerte y la acepte sin más. Cuando la vi, entendí perfectamente la actitud de esta mujer, su inquietud al preguntarse, ¿por qué a mí, y por qué ahora, y por qué de esta manera?, hasta el punto de casi arruinar su relación con él por no poder asumir que algo tan maravilloso le estuviera ocurriendo.

Yo no sé si Woody Allen es o no un descreído del mérito. Pero lo que sí sé es que hay seres humanos que tienen más suerte que otros con independencia de cuáles sean sus méritos. Y este hecho de carácter absolutamente injusto para nuestra moral racional no deja de ser más que inquietante, precisamente por enigmático, incomprensible y misterioso.

Me ha encantado esa frase de que la ilusión puede ser más efectiva que la medicación. El problema, claro, es que no es fácil, cuando no se desea caer en el fraude, la mentira o la autosugestión, encontrar motivos por los que ilusionarse. O quizá sí lo sea y todo depende de la actitud que adoptemos ante la vida y ante nosotros mismos, no lo sé.

La peli aún no la he visto, pero estoy segura de que, tarde o temprano, caerá, como suele sucederme con todas las de Woody Allen. Y es que en el fondo, por muchas veces que me haya decepcionado, sigo siendo una incondicional de él, me temo.

Me alegro de que ya estés de vuelta, que se echaban de menos tus reflexiones cinéfilas :)

Un beso y un abrazo!

troyana dijo...

Antígona,
a mi me alegra haber vuelto, es un placer ir recuperando el vínculo con la colla de amigos blogger@s,visitar vuestras casas y recibiros también en la mía,sea con vino,con te o con tarta:)
En cuanto a la peli de Woody,el tema de la suerte o el azar era uno de los temas centrales de Math Point(todavía recuerdo la escena de la pelota en la pista de tenis) y ahora en "Conocerás al hombre de tus sueños" vuelve a surgir especialmente visible en la vida del personaje de Helena.
El otro día,vi por la tele un fragmento de una entrevista a Woody Allen y decía que por alguna razón accidental que se le escapa las películas que hace, gustan a la gente.En su actitud de descreímiento,ajeno a un éxito ineludible,parece atribuir también a un mero accidente el haber llegado a lo más alto.
Me gusta ese desapego,esa ausencia de endiosamiento viniendo de un maestro del cine que ha creado estilo y escuela.
Por otro lado,en cuanto a la frase de que a veces es más efectiva la ilusión que la medicación,no tengo ninguna duda al respecto,sea como sea,la ilusión incluso nuestra buena predisposición a ilusionarnos,puede funcionar como el más efectivo de los placebos,no me cabe la menor duda.
Besos Antígona!

Noemí Pastor dijo...

Es cierto que Allen echa por tierra ese rollo americano de "si lo intentas con todas tus fuerzas, lo consigues". Siempre saca en las pelis a gente que fracasa laboralmente, que no encuentra su camino, que se enamora de quien no le corresponderá jamás. Y, al contrario, también están quienes triunfan con artimañas y juego sucio. Me quedo con la visión de Allen, pues se parece más a lo que yo he visto siempre a mi alrededor. Lamentablemente.

troyana dijo...

Noemí,
creo que esa cultura del esfuerzo- no solo americana- también de fuerte arraigo en la nuestra,no siempre se corresponde con el éxito o el fracaso,el azar es un elemento,sin duda subestimado que influye poderosamente en cómo salimos airosos en cuanto nos proponemos.Además,¿qué es el éxito o el fracaso?según a quien le preguntes,la respuesta variará y cobrará matices distintos.En el amor,por ejemplo,por mucho que nos esforcemos,es mero accidente cruzarte con la persona que nos despierte y en la que despertemos ese extraño tirón físico,psicológico,hormonal...qué sé yo;)sin duda,me sumo a esa filosofía made in Woody Allen porque sin descartar la posibilidad de que con esfuerzo uno llegue donde quiere,también es cierto,que la vida a veces nos lleva por unos determinados derroteros,que en el caso de Helena,por ejemplo,jamás ni ella ni el propio espectador,hubiera imaginado;)
bss

xpuedosaltarcharcosx dijo...

Bienhallada, por segunda vez lo escribo (y espero que esta vez pueda leerse).

Hermosa película de Allen. De veras que no sé qué haremos cuando su dosis anual nos sea privada. Por muy criticable (y razones sobran) que sea su cine más reciente, más razones hay para amarlo. Ésta, en cuestión, ha sido especial por razones personales.

Una preciosa joya en la que Allen vuelve a mostrar su pesimismo optimista. Ése que tan difísil resulta analizar y tan fácil sentir.

Besos, Troyana.

troyana dijo...

Alex,
qué bien verte de nuevo por aquí.
Tal cual en "Si la cosa funciona",mi lectura personal sigue siendo que la vida está llena de escollos,de tropiezos,de caos,desorden,soledad,abandonos,crisis y pérdidas,pero a pesar de todo,la vida merece la pena de ser vivida,porque de nuevo,de la manera más tonta y circunstancial nos guiña un ojo,o como diría Sabina,"se deja meter mano".
Tu lo has definido a la perfección:
pesimismo optimista.
Muchos besos,Alex.

Bargalloneta dijo...

estoy de acuerdo con una frase tuya, comedia aparentemente ligera pero sin duda, profunda, creo que define perfectamente a esta película.
Pensaba que ya habia hecho comentario de tu crítica, ;-)
besos

Laura Uve dijo...

Estoy bastante de acuerdo con el análisis que haces de la película. Me gustó sobremanera el papel de Helena, que acaba siendo la más centrada y sensata de todos los personajes.

Un abrazo.

troyana dijo...

Bargalloneta,
sin duda una comedia más profunda de lo que aparenta,me parece que con toda la intención;)
bss
Laura Uve,
precisamente ese giro es una de las cosas que más me gustan en la película,un poco como en la vida,tan paradójica,justo lo inesperado es lo que nos cambia la vida.
bss