domingo, 10 de abril de 2011

En un mundo mejor





La cineasta danesa Susanne Bier se hizo con el globo de oro y el oscar 2011 a la mejor película de habla no inglesa con "En un mundo mejor".

Para much@s la Academia,ha dejado de ser,si alguna vez lo fue, una garantía incuestionable a la hora de acercarnos al cine,pero sendos premios despiertan como mínimo mi curiosidad.Una curiosidad que se acrecienta si tenemos en cuenta que compitió con una película que en su día me pareció muy interesante y que no me cansaré de recomendar:"Canino" (http://historias-troyanas.blogspot.com/2010/06/canino.html).


Susanne Bier en  "Un mundo mejor" nos cuenta la historia de dos niños:
Christian, el hijo de Claus, un hombre de negocios que acaba de perder a su esposa y madre del chico y Elias  hijo de Anton, acosado por el matón del colegio.
Detengámonos un momento en cada uno de ellos.


Chistian es un niño de unos 12 años,solitario e inteligente,acaba de llegar a la ciudad con su padre y no tiene amigos.En su "mochila" emocional,carga con demasiada frustración e ira contenida.No comprende porqué ha muerto su madre ,porque su padre le mintió cuando le decía que  su madre no sufría a causa de su enfermedad.Tiene tanto dolor que intuyes que esa cuerda se tensará tanto que en cualquier momento,se romperá.


Elías,es el blanco perfecto de todas las burlas y abusos verbales y físicos en el colegio.Es frágil,dulce,tímido y solitario.Carece de valor para enfrentarse al matón del colegio,pero cuando Christian llega a la escuela y tal cual una señal,el maestro dice en voz alta que cumplen los años el mísmo día,entre ellos comienza a surgir un vínculo amistoso,que les servirá de escudo frente a la hostilidad del mundo exterior.
Elías tiene en común con Christian la rabia apenas perceptible pero existente que se acumula bajo el yugo de la constante humillación.La diferencia entre ellos es que Christian no duda a la hora de responder con violencia ante la violencia,y Elías,sí.




Los padres de Elías siguen casados aunque en aparente crisis matrimonial,ambos son médicos pero él es un referente educativo prácticamente ausente para sus hijos (Elías tiene un hermano más pequeño) ya que por temporadas trabaja como médico en Africa.




Antón,el padre de Elías (extraordinaro Mikael Persbrandt),es un puntal de la historia que nos cuenta "En un mundo mejor", ya que vive en la constante pugna consigo mismo de ayudar a los demás y vencer a la adversidad sin necesidad de hacer uso de la violencia.Él tendrá que sobrevivir a las injusticias de las que es testigo en Africa,la impotencia ante el abuso de los violentos frente a los más indefensos al mismo tiempo que presencia en su propio continente familiar, las grietas que abre la violencia en el ámbito más próximo a Elías.



Pero ¿es posible responder siempre a la violencia sin incurrir en ningún tipo de comportamiento violento?¿es la sumisión la respuesta más acertada ante la agresión directa?¿qué hacer,qué decir a tus hijos cuando están siendo víctimas de una injusticia injustificable sin que tus hijos terminen pensando que eres un pusilánime o un blando?


Son cuestiones morales que suscita "En un mundo perfecto",sin intención,pienso,de ofrecer una fórmula maniquea o moralista,ni una clave inequívoca ante unos conflictos de compleja resolución.


Es evidente que los protagonistas de nuestra historia se debaten continuamente entre el bien y el mal,y la línea que separa ambos lados no siempre está bien clara y definida.La semilla del odio,la violencia,el rencor y la consecuente venganza arraigan rápidamente en los adolescentes cuando hay un base previa de frustración e ira contenida,sin embargo,la violencia se ramifica por caminos siempre insospechados y rara vez calculados.



Los padres,los adultos por extensión, se ven en este caso enfrentados a dar una respuesta de la que ni ellos mismos están seguros del todo,luchando contra sus propios demonios para ser y servir de ejemplo a unos muchachos que  frente a una agresión no entienden ni comprenden  una respuesta pasiva ni pacífica.


Por todas estas cuestiones,me ha gustado "En un mundo perfecto", una cinta que hace sentir y pensar,que se adentra en la compleja pre-adolescencia y en el complejo papel de los adultos ante una sociedad en constante desequilibrio,a caballo entre dos continentes,frente a la que el individuo se resuelve para hacer frente al caos,la injusticia y  la violencia de manera pacífica o sin poner siempre la otra mejilla.

35 comentarios:

Manderly dijo...

A mi también me gusta mucho esta película cargada de sentimiento!!! Completamente pacífica, como tu bien dices.
Además no es la típica historia que nos cuenta la relación padres e hijos.
No he visto Canino.
SAludos!

troyana dijo...

Manderly,
Canino es más que recomendable,una apuesta arriesgada y estimulante.
Ya me dirás si le das una oportunidad.
En cuanto a "En un mundo perfecto",la directora consigue con algunas escenas que se nos encoja el corazón,pero al mismo tiempo,enciende un debate no nuevo pero siempre refrescante,el que origina la violencia,tanto en adolescentes como en adultos.
No hay fórmulas mágicas,a cada uno nos corresponde encontrar nuestras propias respuestas,si bien es cierto que la violencia engendra violencia y nos adentra en una peligrosa espiral de consecuencias rara vez calibradas ¿qué repuesta damos a los adolescentes cuando se ven sometidos a situaciones de insoportable dolor,abuso o injusticia?¿qué respuesta damos a los otros cuando somos nosotros los agredidos?
Saludos!

Laura Uve dijo...

Me gusta el comentario que has hecho de la película y la veré, ya te contaré cuando lo haga.

Procedo de un origen social humilde y me crié en un barrio obrero con ciertas dosis de violencia. Siempre tuve claro que tenía que saber defenderme. Rara vez me vi envuelta en algún acto de violencia física, pero aprendí que si se producía tenía que enfrentarla con inteligencia. La fortaleza está en la cabeza pero hay que saber defenderse si el caso llega. Hice kárate durante unos años......jajajaja.... por fortuna nunca tuve que usarlo pero me dio seguridad para circular por mi barrio, sobre todo por la noche y no bajar la mirada cuando me cruzaba con gente que podía inspirarme temor.
Estoy en contra del uso de la violencia pero también de ser víctima de ella.

Eso he intentando transmitir a mis dos hijos. No sé si lo habré logrado.
Es un tema muy muy complejo, así que veré la película...

Un abrazo hiperpacífico!!

Dona invisible dijo...

Troyana, no he vist la pel·lícula, pero m'agrada molt com ha plantejat el tema de la violència i l'aïllament d'alguns adolescents en aquesta etapa escolar. Està clar que la violència genera violència i que aquesta no és la resposta, però alguna cosa s'hi ha de fer, està clar (un tema que, d'altra banda i en una altra esfera, està molt d'actualitat).
Una abraçadaaaaaa!!!

troyana dijo...

Laura,
siempre he tenido claro que la respuesta no es la violencia,que es como una bola de nieve que rueda montaña nevada abajo y a medida que desciende cada vez es más grande.Sin embargo,no es la primera vez,que me planteo si damos a los adolescentes la respuesta adecuada:¿poner la otra mejilla?¿defenderse?
creo en la autodefensa y en la serenidad combinada con la firmeza,pero en ocasiones,los educadores,los padres,soy consciente,corremos el riesgo de perder toda credibilidad ante los adolescentes cuando rozamos posturas pusilánimes,como la de Antón,que se deja abofetear por ese mecánico agresivo delante de los niños.Son dudas que comparto en voz alta,no tengo la solución ni la respuesta,me muevo a diario en un ejercicio de ensayo-error a la hora de educar y ofrecer alternativas a la violencia.
Un abrazo ultra-pacífico!

troyana dijo...

Dona invisible,
la pel.lícula invita al debat i la reflexió.Crec hem de fer que els adolescents escollisquen alternatives a la violència a la hora de relacionar-se amb els demés però al mateix temps hem d´ensenyar-les a que sàpiguen defendre´s davant les agressions siguen físiques o verbals,no mitjançant la violència però de cap manera passivament.
I els adults,lo mateix.Moltes dones en concret,han de llevar-se eixe sentiment de culpa davant l´auto-defensa.Em pareix completament irracional.

Una abraçada pacífica també per a tu!

xpuedosaltarcharcosx dijo...

Una película más que estimable, cercana al notable. Excelente por momentos (sobre todo en el primer tercio de la cinta) con fuertes recaídas a partir de entonces, que pese a cargar con el pesado lastre de la moralina subyacente en la historia sabe sortear obstáculos para dejar un sabor firme y una sensación de bienestar por haber sido testigos de dos horas de emoción.

Besos, Troyana.

LU dijo...

Esta tarde he ido al cine a ver una película que comentaré en Zinéfilaz, y han pasado el trailer de ésta: qué rabia me da que cuenten tantas cosas!!!

Leo el párrafo final de tu entrada y veo que coincides con Manderly. Os haré caso y la veré.

troyana dijo...

Alex,
no me he detenido en la factura de la película,porque he quedado verdaderamente impactada con el contenido,el mensaje,el hilo argumental.Entre todos,tocamos más hilos.
En cualquier caso,yo no veo esa moralina subyacente a la que tú aludes,pienso que la directora expone pero no se posiciona.
Aunque de todos es sabido que la violencia no conduce sino a generar más violencia,lo cierto,es que no hemos hallado aún la forma ideal de enfrentarnos a determinados conflictos y menos cuando nos toca a los adultos/as dejarles las cosas claras a los adolescentes.
En lo que estamos de acuerdo es en la emoción,la película nos toca hondo,nos hace empatizar con los protagonistas,con los agresores,con los agredidos,con los niños,con los padres....me parece que no todas las historias consiguen llevarnos por esos derroteros y ahí...chapeau para la directora y el plantel de actrices y actores,de los que se ha rodeado,especialmente el actor que da vida al personaje de Antón.
Un abrazo Alex

troyana dijo...

Lu,
¿y qué película has visto?¿o prefieres dejarnos en suspense hasta el fin de semana?;)
Ya sé que no te gusta leer nada antes de ver una película y mucho menos el trailer,es verdad que en ocasiones,son demasiado explícitos.
Espero en cuanto veas "En un mundo perfecto" compartas conmigo tus impresiones,creo que te gustará.
biquiños

jordicine dijo...

A mi me pareció demasiado 'cerrada'. Quiere arreglarlo todo antes del final. Además, tiene demasiado mensaje subliminal: aquéllo de decir que la violencia genera violencia y que la venganza no sirve de nada. Y si todos los huérfanos o los hijos de padres separados -que hay muchísimos- actuaran como éstos estaríamos perdidos. La película está bien hecha, bien interpretada, pero, para mi gusto, es demasiado maniquea. Un beso y hasta pronto, TROYANA.

troyana dijo...

Jordicine,
yo no creo que la violencia sea monopolio exclusivo de los hogares rotos o desestructurados,esto sería una generalización.
La violencia física y/o verbal está en todas partes,tanto en hogares "normalizados" de nivel socio-económico medio-alto como en hogares desestructurados de origen más humilde.Evidentemente no siempre, ni en un caso ni en otro.
Por mi trabajo,te diré que a diario me encuentro con menores con ira y frustración y que esas emociones contenidas,a menudo derivan en rabia expresada de muchas formas,una de ellas,la violencia sea física o verbal.
No hace falta que hagan un artefacto explosivo para tener delante un comportamiento violento:un comentario racista,una amenaza,un gesto en el trascurso de un partido...faltas de respeto y agresión directa,por supuesto...todo está relacionado con la violencia.Y es más habitual de lo que podamos pensar,no sólo en los ámbitos de intervención social,también en las escuelas.
La película a mi modo de ver,expone dos casos,que ojalá y fueran aislados,pero lo cierto,es que cada vez son más habituales,aunque no se llegue a esos extremos.
No ofrece soluciones,fórmulas mágicas o respuestas,ni siquiera pistas,porque no las hay, y si alguien las tiene y me lee,por favor,me las haga llegar porque seré toda oídos.
la educación,también la educación social, es un campo abierto en constante experimentación,los profesores,los educadores sociales,los padres y las madres,aprendemos diariamente sin manuales,por muchas carreras o masters que nos respalden.
No creo haya una intención maniquea,porque sería caer en una simpleza sesgada.Dentro de cada uno de nosotros,existe la capacidad de gestionar el conflicto de muchas formas,y la violencia es una más,y detrás de ella siempre hay multiplicidad de factores que posiblemente la hacen comprensible,que no justificable.
A mí,en cualquier caso,me interesa,y me parece que aquí está bien expuesta,no veo la moralina,aunque es evidente que los hechos hablan por sí mismos.
Un abrazo!

Zamarat dijo...

Mi chico está deseando verla, así que iremos en breve.
Gracia spor tu reseña.
Abrazo!

troyana dijo...

Zamarat,
ya me contarás qué opinión os merece a tu chico y a ti.
Y no hay de qué,para mí es un placer compartir mis impresiones con vosotros,más cuando se trata de películas que dan pie al debate y la reflexión.
Otro abrazo para ti!

Susan Lenox dijo...

Me encanta Susanne Bier, Después de la Boda, Hermanos. Esta todavía no la he visto, pero lo haré y te comento. Respecto a CANINO, creo
que adolecía de algo llamado morbo,
no sé explicarme, pero me causo nauseas, un mal sabor de boca, quiza no la entendi, o no la vi en el moemnto adecuado.
Besitos.

troyana dijo...

Susan Lenox,
no he visto nada de la filmografía anterior de la directora,pero si me dices que es recomendable,la buscaré.
A mí Canino,me gustó mucho.
Me daba un poco de reparo verla porque había visto el trailer y algunas escenas tiraban para atrás,pero después su trasfondo filosófico,me atrapó,el que yo interpreté claro,porque aquí hay tantas lecturas como espectadores.
Bsts

Susan Lenox dijo...

Troyana, acabo de ver la peli, es
sobrecogedora, cómo todas las de
Susanne Bier, ella es una digna
heredera de Bergman, todas sus films poseen mensáje, buena fotografia y un poco la técnica del cine dogma; te aconsejo qué no
dejes de ver toda su obra, siempre
tocando temas prófundos e intimistas, sobre todo cabe destacar títulos cómo : TE QUIERO
PARA SIEMPRE, DESPUÉS DE LA BODA
Y HERMANOS, esta última se versiono
en EEUU, hace poco con la Oscarizada Natalie >Potrman, pero
la buena es la de Bier. Me voy a dormir.
Besotes.

troyana dijo...

Susan Lenox,
agradezco las sugerencias,y celebro que la película haya sido una "sacudida" estimulante.
Para mí,ha sido una sorpresa que me ha hecho sentir y pensar y al cine no le pido más.
Bsts

ethan dijo...

La tengo que ver. Se me pasó en el festival de Sevilla (imposible verlas todas) y fue una de las que se llevó tajada (premio a la mejor dirección y al mejor guión).

Un abrazo!

troyana dijo...

Ethan,
lluvia de premios para una película que despierta diversas reacciones,como no podía ser de otro modo.Opiniones para todos los gustos,también aquí en este minúsculo foro de comentaristas.
Por lo que a mí respecta,mi sugerencia es inequívoca: hay que verla,aunque sólo sea para formar una opinión propia,compartirla,estar conformes o discrepar,pero entre todos,enriqueciendo el debate que la película sin duda,suscita.
Otro abrazo para ti!

Scotty dijo...

Troyana, estupenda reseña.

Veo además que algunos de los comentaristas están en la onda de lo que a mi me ha parecido la película. Una primera mitad (o tercio, impresinante) que luego deriva en mensajes maniaqueos y moralistas. No obstante, el resultado global es digno de prestarle a la película una atención especial.

Todavía no he tendo ocasión de ver Canino. Mecachis...

Un abrazo.

troyana dijo...

Scotty,
qué alegría verte por aquí.
Muchas gracias por tus palabras,siempre amables,incluso en la discrepancia.
La película como digo,despierta todo tipo de opiniones y reacciones,pero ha conseguido algo irrefutable: QUE HABLEMOS MUCHO DE ELLA,y eso ya es un tanto a su favor,creo yo.
Lo mismo pasó con "Canino" en su día,que aún sigue trayendo cola el debate,la traslación al ámbito político y social que muchos encontramos a partir del retrato de una familia tan singular.
Hazme el favor de verla,por favor,y date cariñosamente tirado de orejas ahora mismo;)

Un abrazo

jordicine dijo...

Me gustó, pero con reservas. Creo que es demasiado maniquea. Ya sabemos que la violencia genera violencia y que la venganza no es buena. Además, hay un 'interés' por culpabilizar a los padres de los hijos y, sobre todo, de intentar que todo acabe bien. Es una buena peli, bien interpretada, pero fría. Un beso, TROYANA.

troyana dijo...

Jordi,
alguna vez teníamos que disentir...yo no veo que la película trate de culpabilizar a los padres y si en los dos hogares que se centra,uno es monoparental y el otro es de un matrimonio en crisis,a mí eso me parece un factor más a tener en cuenta para comprender la violencia pero no el único:el acoso en el colegio,la impotencia,el aislamiento social(ninguno de los dos tiene amigos hasta que se encuentran....etc...etc)son factores también a considerar.
La violencia me parece un comportamiento muy complejo que no obedece a una única causa,incluso su análisis ha de contemplarse dentro de un contexto social y cultural más amplio.
En cualquier caso,Jordi,el cine provoca reacciones diversas y opiniones para todos los gustos,como no puede ser de otro modo.
Un abrazo

Antígona dijo...

Uff, Troyana, después de leer el post y los comentarios estoy deseando verla. La cuestión que plantea me resulta de lo más compleja. Pero quizá sea así, o bien porque no parece nada fácil encontrar otras alternativas a la violencia que la mayor violencia –y lamentablemente, aunque estoy de acuerdo con lo de que la violencia genera más violencia, a veces esa mayor violencia funciona-, o bien porque nuestra sociedad no está acostumbrada a reflexionar ni a practicar formas de detener la violencia que no recurran a la propia violencia, aunque realmente las haya. Pienso en Gandhi o en Nelson Mandela, en su resistencia pacífica a situaciones de lo más injustas y violentas, que lograron sus objetivos sin recurrir a la violencia. Pero la suya fue una lucha de paciencia y tenacidad, de férrea convicción en que se hallaban en el camino correcto, que probablemente un adolescente aún es demasiado inmaduro para comprender. Y una actitud de perseverancia y confianza que no todos los seres humanos podrían adoptar.

No sé si es legítimo entender que la autodefensa pasa por devolver los golpes en lugar de rehuirlos o evitarlos. Porque quien devuelve el golpe puede posiblemente esperar que éste le sea de nuevo devuelto. Tampoco sé de qué manera se puede convencer a quien hace uso de la violencia que la violencia nos degrada y convierte este mundo en un lugar inhabitable. La violencia es a menudo, como bien señalas, una reacción emocional fruto de la ira contenida, la frustración y la sensación de injusticia. Tal vez por ello nos parece tan comprensible su empleo en determinadas situaciones. Pero creo que cualquier podría convenir que se trata de una reacción emocional, aunque comprensible, equivocada: en lugar de resolver los problemas que uno tiene, acaba provocando muchos más.

A ver si la veo pronto y te cuento qué tal.

Un beso y abrazo!

troyana dijo...

Antígona,
es verdad,estoy contigo en que a veces una reacción violenta mayor que la recibida,puede funcionar,pero siempre corriendo un riesgo.
Por ejemplo,si eres fruto de una agresión física por la calle y te defiendes,es posible,que esa reacción te salve la vida,pero también es posible,que fruto de esa respuesta,la situación se agrave aún más.
Debe haber otras formas de responder ante el desorden,la injusticia,incluso una agresión.
Los ejemplos que citas son legendarios:Nelson Mandela,Gandhi ambos alcanzaron los objetivos propuestos y sin necesidad de ser violentos.Pero no todos,como dices,tenemos esa tenacidad, esa fe,esa confianza y como bien apuntas,mucho menos los adolescentes,que están empezando a poner los primeros puntales de su autoestima,su aceptación,su identidad,su fortaleza.

Veo que la violencia está relacionada con la frustración,la ira contenida,la rabia,la impotencia,y sé que hay terapias corporales y psicológicas,también para los niños/as y los adolescentes,pero no hay una solución ni rápida ni fácil.
Yo creo en la modificación de hábitos,de conductas,en el desarrollo de habilidades sociales,pero todo esto es cuestión de tiempo,y sólo después de mucho tiempo,pueden empezar a verse resultados,o indicios de que se está produciendo un cambio.
En cuanto la veas,me comentas a ver qué te parece.

Un beso y un abrazo para ti!

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

A mi también me gustó mucho Canino, pero esta no el he visto, aunque de todas formas yo prefiero verlas por mí mismo. No me fio de los miembros de la academia. Cosas mías (Taxi driver frente a rocky), (gente corriente frente a toro salvaje)... y demás cosas que no se entienden muy bien.
Un saludo.

troyana dijo...

Emilio,
está claro que no podemos tener fe ciega en los premios,que las ausencias son a menudo incomprensibles y algunos premios,fruto del capricho o la arbitrariedad teniendo en cuanto sus competidores.
En cualquier caso,en mi opinión,tanto Canino como En un mundo perfecto están francamente bien.
Un saludo

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Troyana@ yo sólo he visto Canino, por eso no lo afirmo,no dudo por norma de la academia, pero con casos como esos, prefiero reserverme a mi propio criterio. sólo eso. Un saludo.

troyana dijo...

Emilio,
yo no dudo por norma de la academia pero tampoco tengo fe ciega ni en los Oscars,ni en los premios en general.
Otro saludo

LU dijo...

Como te decía me gustó mucho. Yo soy de las que veo los Oscars (y los Globos de Oro, que es la antesala, cada vez con menos riesgo y menos sorpresas), como un elemento decorativo, una apuesta comercial muy potente y con grandes repercusiones financieras.

Ahora ha coincidido que acabo de ver dos de las que optaban por ese premio que en EE UU no interesa a casi nadie, la peli hablada en otro idioma que no sea inglés. Y me han parecido ambas muy buenas, cada una dentro de su estilo: incendies y En un mundo mejor. Tengo apuntada Canino.

No es la primera vez que a esta directora la eligen en su país para este premio tan suculento. Y mi primera aproximación a su cine fue con la candidata anterior, Después de la boda, que me pareció terrible. Por lo tanto, no tenía muy buenas vibraciones ante ésta.

Tus elogios y los de Manderly, me llevaron a la sala de cine, y tengo que daros las gracias.

Me interesan mucho las historias de fuertes conflictos, personales, familiares o éticos. Y aquí hay de todo, y bien narrado y expuesto. Los niños están increíbles y como se va entrelazando esa tela de araña que atrapa al débil, al vulnerable; y que hace que crezca el fuerte (con esa necesidad imperiosa de soltar su odio contra el mundo, contra su padre y sus mentiras, contra su madre, la enfermedad y la muerte). Esa falta de apego, de comunicación real sobre las cosas de verdadera importancia.

Venganza – violencia, cobardía – valentía, pasividad – acción. Esos binomios que no siempre resultan evidentes o colocados en los extremos. Se puede pasar de un lado a otro en apeas unas décimas de segundo. El ejemplo que quiere dar Anton, su control y esa rabia que deja en el lago cuando se baña, o en África….

Biquiños

troyana dijo...

Lu,
tu comentario en sí mismo, es prácticamente una entrada sobre la película.
Para mí ha sido un descubrimiento "En un mundo mejor",me pongo en la piel de Anton,y me resulta muy complicado convencer a los niños de que la violencia no resuelve nada cuando él mismo es abofeteado y humillado delante de ellos.Tremendo.
He disfrutado mucho con el planteamiento,todos esos binomios enfrentados,la lucha por ser fiel a la filosofía de la no-violencia frente a lo supuestamente lícito que hay en la venganza,en el ojo por ojo,en la defensa frente a la agresión.
Una furia contenida que se expresa a través de ese baño en esas aguas que intuyo gélidas,Antón,hace un papelón.Es el personaje que más me ha impactado,creo está sometido a un duelo constante a la hora de actuar frente a sí mismo y frente a los demás.
Biquiños y un placer leer tu pormenorizado análisis.

Bargalloneta dijo...

la tinc pendent però es que tinc una llista tan llarga i vaig en retard!!!!!!

troyana dijo...

Barga,aquesta et tocarà de plé,puja-la en la teua llista pendent als primers puestos!
bsts

David C. dijo...

Igual pienso: Una cinta que hace sentir...y agrego... que duele.
Maravillosa.
Saludos.
David