miércoles, 6 de febrero de 2013

El desencanto




Anoche en "Versión española" de la 2,pasaron la película "El desencanto" ,una película que dirigió Jaime Chávarri en 1976.
La forma en que llego a esta película es como poco,casual.
Alguien que conozco desde hace días en la calle y a través del mundo "perruno" me habla de esta película,me la recomienda....y a los pocos días,la pasan en la 2.
Me resulta extraño porque la película desde luego,es todo menos comercial,pero vayamos a la película que tiene su "miga".


"El desencanto" es una película en forma documental en la que  la viuda Felicidad Blanc, y los tres hijos del poeta falangista  Leopoldo Panero,fallecido en  1962 en Astorga,su ciudad natal, nos cuentan  sus vivencias, después de la muerte del poeta.
Si resistes los primeros minutos desconcertantes el espectador se quedará prácticamente pasmado ante las relaciones que se desvelan,las rencillas encubiertas,los reproches,las deudas pendientes.


Los tres hermanos: Juan Luis, Michi y Leopoldo los tres talentosos dotados de una inteligencia deslumbrante,podían haber tenido una vida feliz,plena,pertenecían a una familia acomodada y se criaron en un ambiente muy rico a nivel cultural.
Sin embargo,el documental pone al descubierto sus miserias,sus angustias,sus irreconciliables desavenencias no sólo entre ellos sino sobre todo,consigo mismos.
Me gusta se intercalen planos de la casa,sus recuerdos,las estancias,la luz.....


La película es como una sesión de psicoterapia familiar y me ha parecido hipnótica.

Aviso que no es una película que levante la moral,que es como una ventana abierta hacia el lado más desquiciado,inquietante y desazonador de la condición humana.
Siempre me he preguntado si hay una relación proporcional entre felicidad e inteligencia,si a mayor inteligencia,mayor felicidad.Si tomamos como medida este documental,la respuesta es que no.
Tampoco más felices mientras fueron una familia "bien",a juzgar por sus testimonios.


 Aún con todo,me parece un documental de culto,que hay que ver necesariamente,pues es fascinante,extraño,raro,increíblemente novedoso para el momento.

Se disecciona la relación matrimonial entre Felicidad y Leopoldo,padre, pero sobre todo,la relación entre la madre y los hijos,con todos esos reproches abiertos,su escandalosa e imperfecta humanidad al desnudo,me parece un retrato tremendamente honesto y humano,pese a la pose artificiosa que premeditadamente adopta alguno de los hijos,como puede ser,Juan Luis.

A raíz de estos reproches,de este desdén,se abre el debate de si tenemos que pasarnos toda una vida culpando a los padres de nuestra infelicidad,o llega un momento en que nuestra felicidad únicamente de adultos es el resultado de nuestro propio empeño.¿qué pensáis vosotros?

Como veis,una película muy psicológica que también nos ofrece algunas pistas del momento histórico que les tocó vivir y del selecto ambiente intelectual del que se vieron rodeados.

Por lo visto hay otra película posterior que les sigue la pista a los hermanos Panero "Después de tantos años" de Ricardo Franco rodada en 1994.
Todavía no la he visto pero la buscaré,porque "El desencanto" me ha dejado intrigada acerca de esta familia.Por cierto,dos de los hijos,están vivos en la actualidad: Juan Luis y Leopoldo.
Os dejo enlace del coloquio que abrió y cerró la película en "Versión española",me pareció muy interesante:
http://www.rtve.es/alacarta/videos/version-espanola/version-espanola-desencanto/1683664/


32 comentarios:

Jota Martínez Galiana dijo...

Este documental es un clásico... que solo he visto a trozos, porque nunca lo han programado en un momento en que pudiera verlo entero.
La familia Panero es fascinante. Como bien dices, está conformada por seres de una inteligencia descomunal y con un verbo preciso y certero. Escucharles hablar, sobre todo a Leopoldo, es hipnótico, sí.
Sí vi entero, por (felices) motivos de trabajo, "Después de tantos años" en el Festival de Las Palmas. Leopoldo vive en dicha isla, recluido por voluntad propia en una institución mental, y recuerdo que salí del pase fascinado por la lucidez mental y la inteligencia desmesurada de una persona a la que el común de los mortales tacharía de loca.
Viendo esa película y El desencanto, tuve una mezcla de sensaciones: por un lado, la fascinación y la curiosidad por la obra de seres tan lúcidos, y cierto pudor ante personas tan atormentadas que, al hacerte partícipe de sus miserias y desdichas, te obligan a un ejercicio descarnado de voyeurismo.

TRoyaNa dijo...


Jota Martinez Galiana,
todo un clásico el documental,sí,casi de culto,que desconocía y que gracias al azar he podido conocer.

Lo describes muy bien,son todos de una inteligencia descomunal,en el coloquio de la 2,llegan a calificarla de "deslumbrante" e incluso "insoportable" imagino que refiriéndose de cara a sí mismos...

En relación a Leopoldo,hijo,quizá sea de todos el más llamativo,aunque la madre,es punto y aparte también.
Sabía que estaba recluido en un sanatorio de Canarias.Interesada por sus vidas,me puse a buscar vídeos y encontré uno en el que estaba comiendo en una terraza con Enrique Bumbury y otro músico más.Al escucharle,tuve esa sensación de estar frente a un hombre acostumbrado a moverse en la fina línea que separa la locura de la cordura,delirante pero también machacado,recluido (aunque fuera por voluntad propia)....me despierta interés y fascinación,pero también su presencia me duele,y no sabría explicarte por qué...

La película "El desencanto" nos coloca en una posición de "mirones" siendo testigos de muchas traiciones y mentiras que salen a la a luz sin mesura,con un discurso cegador pero impúdico,honesto y feroz.
Es una tremenda sacudida de la que quieres huir pero al mismo tiempo quedarte y saber más.

Tarde o temprano,veré "Después de tantos años" y seguramente la reseñaré aunque no sé si me impactará tanto como "El desencanto" que ha sido para mí el descubrimiento de esta familia tan interesante como singular.

Dorothy dijo...

Por desgracia, no me enteré de que la hacían... Hace tiempo que alguien a quien quiero me habla de esta película, me la ha recomendado varias veces, y justo ese día no me enteré. Me dio mucha rabia perdérmela. Voy a ver si la encuentro en la biblioteca porque está claro que tengo que verla.

Besos

TRoyaNa dijo...

Dorothy,
...al igual que esa persona que te la recomendado varias veces,me sumo a animarte para que le des una oportunidad,sabiendo de entrada,que es un ejercicio de exploración no sé si psicoanalítica,pero casi..
Espero que la encuentres y me cuentes.
Por cierto,has cambiado la foto de perfil,no??
Bsts

Maribel dijo...

No la he visto esta vez en televisión, pero es una película que suelo revisitar. Me resulta fascinante por muchas razones. En parte porque mis orígenes familiares están en las inmediaciones de Astorga y los recorridos por sus calles son muy evocadores. La casa de los Panero que estaba casi en ruinas se ha rehabilitado no hace mucho.

En cuanto a lo que planteas sobre culpar a los padres de la propia infelicidad, pues creo que el entorno familiar y afectivo durante la infancia es muy importante para el desarrollo posterior. Sin embargo, también existe en el individuo una capacidad para cambiar y tomar las riendas de su propia vida. Aunque verlo todo con demasiada lucidez supongo que tampoco ayuda.

Escribí un pequeño comentario sobre la película hace ya tiempo:

http://esnobismoanglofrancofilo.blogspot.com.es/2010/06/el-desencanto.html

Besos

TRoyaNa dijo...

Maribel,
no lo he dicho en la entrada,pero da la casualidad que este verano pasé por Astorga y pasé por la puerta de la casa de los Panero sin saber que lo era.
Al ver "El desencanto" la reconocí.Me parece recordar que ese día en esa casa,había una especie de recital poético,un acto oficial imagino organizado por del Ayuntamiento ¿es posible la casa sea ahora de titularidad pública y esté destinada a fines culturales?

En relación al análisis que haces sobre la responsabilidad de la familia en la felicidad del adulto,no puedo estar más de acuerdo contigo.

Gracias por dejarme el enlace a tu entrada,porque me ha encantado.De forma precisa y sintética,haces una interesante reflexión sobre la intimidad,ésa que ahora se cacarea a los cuatro vientos en muchos "realitys" o programas del corazón.A mí,como a ti,esas exhibiciones no me interesan.
Otra cosa bien diferente es el caso de los Panero,no porque pertenezcan a una familia acomodada,sino por la cultura y la riqueza intelectual que se desprende de cada uno de sus testimonios,con esa envidiable manejo del lenguaje,con ese amplio y exquisito vocabulario,sus citas,su posicionamiento ante la vida a medio camino a veces entre el delirio y la cordura......
Bsts

Maribel dijo...

Pues sí, creo que efectivamente la casa está rehabilitada y destinada a actividades culturales.

Me gustaría verla algún día, aunque creo que lo que la haría interesante para mí ya no está, es decir, los objetos y libros que se fueron vendiendo a medida que la familia iba a menos.

Bsts

TRoyaNa dijo...

Maribel,
tal cual queda reflejado en la película,económicamente la familia vino a menos a partir de la muerte del padre y se vieron forzados a vender poco a poco todo lo que tenían.
Lástima no poder acceder a sus libros,sus cosas....
A pesar de todo,ver la casa en el documental y reconocerla ha sido toda una sorpresa para mí,te lo aseguro.

PULGACROFT dijo...

Pues mira TRoyana, estuve a punto de verla, sabía que la ponían y sabía de qué iba...
Vi algunas imágenes y pensé....bueno y a mí qué me importa la vida de esta gente...no su vida, sino sus miserias...¿va a ser lo mismo que estos programas de telebasura que ya hay pero como está en formato película-documental es mejor...? y cambié. Por lo visto no esperé lo suficiente y el caso es que de cierta manera estaba predispuesta a verla, pero vi una fotografía tan oscura, no sé...asfixiante (o eso me pareció con lo poco que vi) que ya digo, la dejé.
Bueno quizás en otro momento le de una oportunidad porque me he quedado intrigada, la verdad.
;)

Zamarat dijo...

Pasé por ella mientras hacíamos zapping, pero no me convenció y cambié de canal.
Abrazo!

Dona invisible dijo...

Mmm no crec que la passin a la tele d'aquí haha, oh wait! Si a sobre no miro la tele... Recordo aquelles sessions de "Versión española", n'hi havia que estaven força bé.
Sobre la influència dels pares en relació amb la pròpia felicitat... diria que quan som adults hem de saber buscar-nos el nostre propi camí i que en el fons en som responsables, però pesa també (encara que no ho pensem) la influència dels pares, més del que creiem, em sembla...
Una abraçada!

TRoyaNa dijo...

Pulgacroft,
....yo creo que con este documental hay que superar el primer impacto que puede ser desconcierto...después quien sabe...
pero desde luego, nada que ver con la telebasura,entre otras cosas porque la familia Panero era algo así como una"vaca sagrada" en la sociedad del momento y poder asomarnos a sus "miserias" es una experiencia extraña,que causa interés y también pudor,pero creo nadie puede negar su poder de atracción...por su cultura,su extravagancia,su inteligencia....y fíjate que hablo en plural...
En cualquier caso,ya me contarás qué te parece a ti, si definitivamente te dejas llevar por la intriga o la curiosidad.
saludosss

TRoyaNa dijo...

Zamarat,
ja,ja,ja,
pues creo que te ha pasado lo mismo que a Pulgacroft :)
Otro abrazo para ti!

TRoyaNa dijo...

D.I.
ja,ja,,,,,crec que ho tens un poc difícil per a veure-la per la tele...però amb internet,tot es possible,ja saps...

En relació a la influència dels pares amb la pròpia felicitat,es clar que la vida del adult es responsabilitat del adult,però si els pares no tingueren el seu pes al origen de tots els nostres mals,les consultes dels psicòlegs o dels psiquiatres estarien buides,no creus?? com a mostra: els Panero,sense anar mes lluny.

Un abraç!

PULGACROFT dijo...

ok, entendido , si la veo vuelvo y te digo TRoyana.
;)

Bargalloneta dijo...

No tenia ni idea pero me han venido muchas ganas de verla.
la busco!
petonets

Mycroft dijo...

Muy especial. Además, en su momento, fue simbólica, apareció con la muerte de Franco, la muerte del padre en cierto modo, y ahí estaba esta familia perpleja, dividida, enloquecida, mostrando sus catacumbas... Una de las pelis más importantes de nuestra cinematografía...

TRoyaNa dijo...

Pulgacroft
por aquí estaré:)

TRoyaNa dijo...

Barga,
ya me contarás..
bsts

TRoyaNa dijo...

Mycroft

no creo que pudiera definir a los Panero mucho mejor de lo que lo has hecho:
"esta familia perpleja, dividida, enloquecida, mostrando sus catacumbas... "

una película histórica pero también atemporal que recomiendo sin reservas,entre otras cosas,porque da pie al debate y la reflexión..

Bienvenido Mycroft.

Melvin dijo...

Ví el documental hace muchos años y también quedé serenamente afectado más por lo que decían las miradas, ese sublenguaje tan rico que habla desde las entrañas, que las propias palabras. Y la vida de una familia que vive constantemente desde la reflexión... Ufff, eso también me hizo pensar mucho...¿Existe algún límite en la razón que es conveniente no franquear jamás??? Viéndoles yo también pensé que sí y me invadió una profunda tristeza, porque los versos habían dado paso a las eternas preguntas sin respuesta. Un besote wapa.

TRoyaNa dijo...

Melvin,
...la vida de una familia que vive constantemente desde la reflexión a mí me parece "in-vivible" ....yo creo que hay que alternar la frivolidad con la trascendencia y que es saludable además...

A mí también me produjo cierta tristeza tanta melancolía envenenada,tanta lucidez y a la vez tanto delirio...
vamos que me estoy preparando psicológicamente para ver " Después de tantos años"...
Bstes

xpuedosaltarcharcosx dijo...

Obra capital del cine español con la que yo estoy curiosamente conectado en tercera instancia. Muy superior a su secuela (también estimable en cualquier caso), descarnada, tan infantil en ocasiones como cínica en otras. Un retrato de desintegración degarrador que provoca lágrimas y desasosiego. Una gran película de oscura belleza...

TRoyaNa dijo...

Alex,
qué acertada descripción...¿qué puedo añadir tras ese análisis tuyo?
conectado en tercera instancia?? lógicamente me dejas intrigada,pero acostumbro a respetar los límites que me ponen los demás,así que si no quieres revelar esa conexión,pues ahí se quedará la incógnita...
La secuela todavía no la he visto,estoy esperando el momento para hacerlo,que no puede ser cualquiera.
Me parece una película cruel,brillante,hipnótica,como bien dices "un retrato de desintegración desgarrador" que a mí no me provocó lágrimas pero sí cierto desasosiego....
Y sí, hay una oscura belleza en el cosmos de los Panero...
Bsts

xpuedosaltarcharcosx dijo...

Disiparé tus dudas sin problemas...

http://antarcticastartshere.wordpress.com/2007/03/22/si-otra-de-esas-historias-que-a-nadie-importan-hoy-el-cigarrillo-un-tipo-de-pelo-blanco-y-pedro-almodovar-usado-como-mero-pretexto/

Te encantará la continuación. Ricardo Franco estaba en vena...

Antígona dijo...

Vaya, Troyana, veo que somos muchos los que nos hemos quedado fascinados, hipnotizados, como tantas veces se ha dicho, con esta película. Yo también le escribí una entrada allá por los primerísimos comienzos de mi blog. Es más, creo que se trataba del primer post que dedicaba a una película: un amigo me la pasó y me pareció un documento tan insólito y precioso que no pude dejar de decir algo sobre ella.

Ahora mismo la tengo un tanto desdibujada, pero una de las cosas que más me llamó la atención de la película, más allá de la truculencia de las relaciones familiares que en ella se entrevén o se cuentan explícitamente, es el modo en que se expresan todos y cada uno de los miembros de la familia. La perfección con la que todos ellos, la madre incluida, van engarzando una frase tras otra como si, en lugar de expresarse espontáneamente, estuvieran recitando un guión previamente elaborado y estudiado. Con independencia de que lo que digan resulte tan crudo como sobrecogedor, resulta imposible no quedarse embelesado escuchándoles y experimentar cierto placer estético que choca con lo tenebroso de sus testimonios.

Planteas una pregunta de lo más inquietante sobre las relaciones entre padres e hijos. Por una parte, cuando vi la película, pensé que buena parte de la locura de Leopoldo María bien podría atribuirse a ese nido familiar tan oscuro, tan lleno de espinas y causante de tantas heridas en los hijos, algunas expuestas abiertamente y otras sólo insinuadas. Leopoldo es, a mi juicio, el más lúcido de los tres hijos y quizá por ello también el más frágil frente a esa atmósfera enrarecida y perturbadora que genera toda la vida familiar. En hogares de este tipo, cierta clase de inteligencia, unida a una personalidad sensible, puede resultar antes una desventaja que un escudo protector si ver con demasiada claridad nos deja a un tiempo demasiado expuestos a lo que sucede. Así que sí creo que en algunos casos un hogar atormentado puede dejar huellas indelebles en los que se han criado en él que coarten en un futuro cualquier vía de acceso a una vida mínimamente feliz.

No obstante, no creo que se pueda generalizar en esta cuestión y sabes que tiendo más bien a confiar en la responsabilidad del individuo a la hora de construir su propia vida, sea cual sea su punto de partida. Pero claro, empeñarse en ser feliz –tal y como tú lo expresas– no es lo mismo que lograrlo. Y ciertas historias dramáticas demuestran que en ese éxito juegan también factores que poco tienen que ver con nuestras decisiones y mucho con la fortuna y el azar. Algunos individuos salen tan destrozados de sus hogares que sólo la suerte de encontrar a quienes les echen un cable en su propia búsqueda de la felicidad les acaba permitiendo alcanzarla. Aunque supongo que a lo que planteo también podría responderse que la suerte es de quienes la buscan y no se abandonan o esperan sentados a que les salga al encuentro, ¿no?

En fin, que la cuestión que planteas es complicada y no me parece que se deje responder tan fácilmente ni existan claves generales para contestarla.

En cualquier caso, me alegro de que tu post me haya servido para recordar esta película que tanto me fascinó y de la que tanto se podría hablar.

Un beso y un abrazo!

TRoyaNa dijo...

Alex,
me ha dejado perpleja tu azaroso cruce de camino con Leopoldo Panero.Te confieso que tu relato me ha resultado estremecedor.Es un misterio la vida,sus cruces,sus encuentros.
Puede parecer insignificante,trivial,anecdótico,pero estas casualidades hacen que la vida resulte caótica a la par que extraña y fascinante.
Me parece fugaz y entrañable tu encuentro con Leopoldo y estoy convencida que a raíz de este leve cruce,tu interés por los Panero y por Leopoldo en concreto, se vió acrecentado.
También me llama la atención que te enterarás de su identidad pasado el tiempo,en otro momento,de qué manera los acontecimientos siguen un ritmo que nos es completamente ajeno.

A mí me ocurrió algo parecido cuando este verano de paso por Astorga, estuve en la puerta de la que fue residencia de los Panero,y no lo supe hasta ahora,cuando al ver "El desencanto" reconocí el jardín,la verja,la fuente con la estatuilla del niño en el centro....
Gracias por compartir conmigo esta reseña,creo que no la voy a olvidar nunca.

Bsts

TRoyaNa dijo...

Antígona,
¿qué tendrá esta película que tod@s salimos de alguna manera hipnotizad@s?

también me gustaría mucho leer tu entrada,a ver si por favor, pudieras enlazarla,Antígona,te lo agradecería.

Cierto,escuchar hablar a los Panero causa una especie de placer estético,es esa "oscura belleza" a la que se refería Alex un poco más arriba...
exquisito vocabulario dispuesto tal cual si estuviéramos leyendo un libro de poemas o por momentos una novela negra....sentimientos dispares,rencores,rencillas,recuerdos lejanos de tiempos remotos que en ocasiones provocan angustia y a veces leves destellos de una felicidad ahora ya empañada viéndoles en el momento presente,medio rotos,supervivientes de un entorno familia repleto de fisuras y de una tendencia autodestructiva insana jalonada de una verborrea deslumbrante...

Estoy de acuerdo en que de los tres hermanos,el más inteligente y sensible (y los tres lo eran) posiblemente fuera Leopoldo,lejos como dices de que esa sensibilidad y esa inteligencia sea un escudo protector,esa lucidez a medio camino entre la cordura y el delirio,lo dejaba expuesto al dolor que generalmente acompaña a la conciencia...

En esa encrucijada que planteo,sobre qué peso puede tener en la felicidad de un adulto,los padres,creo que al final,esa felicidad depende de todo,de las huellas indelebles que hayan dejado los traumas,las desavenencias no resueltas y de la capacidad que el adulto desarrolle de poder superarlas.
Un todo complejo,que entraña puede que una lucha constante y prácticamente eterna.
Yo siempre le dejo además otro margen al azar,como tu apuntas,porque nosotros jugamos nuestras cartas,pero el azar o la fortuna también juega las suyas.

Sí,Antígona,tengo la impresión de que nos juntamos para hablar de esta película Alex,tu y yo, y nos cierran los bares....ja,ja,ja...como por otra parte,ya nos ha pasado anteriormente.

Otro beso y otro abrazo para ti!

Antígona dijo...

Pues aquí te dejo el enlace, Troyana. Estoy segura de que ahora haría un post muy distinto sobre ella, pero esto es lo que fue:

http://lacoleradeaquiles.blogspot.com.es/2007/05/desencantos.html

La verdad es que cada una de las frases de Leopoldo que entresaqué al final darían para muchos post. Y para muchas conversaciones en los bares hasta el cierre y más allá, jajajaja.

Más besos!

TRoyaNa dijo...

Antígona,
gracias por responder rápidamente con tu enlace,vengo de tu blog y allí te he dejado un comentario sobre esas citas de Leopoldo,hijo.

Y sí,cada frase da para alguna entrada sobre la infancia,el colegio,la prisión....horas podríamos estar conversando,no me cabe la menor duda.

Bsts

Antígona dijo...

Gracias por el comentario, Troyana, allí te he respondido, reviviendo un post de hace mil años. Me ha hecho ilusión! ;)

Un besote!

TRoyaNa dijo...

Antígona,
un placer,como siempre.
Es verdad eso de que los blogs se quedan ahí con nuestras reflexiones,y podemos volver y retomar cuando queramos.
Es curioso porque al releer algunos de esos post que escribimos hace mil años,ya somos otras,y en algunos casos,vemos las cosas de otra manera.
Tal cual revisáramos una película después de mucho tiempo.

Bsts