sábado, 8 de mayo de 2010

No mires para abajo

Casi por encargo de Emily( http://emilyhablasobrecomoeselmundo.blogspot.com/ ) veo "No mires para abajo",una película de Eliseo Subiela que se estrenó en España en julio del 2009.



El director de la inigualable "El lado oscuro del corazón" nos cuenta la historia de Eloy,un jóven de 19 años que trabaja en un negocio familiar de lápidas y que además anda en zancos y hace promociones disfrazado de empanadilla.Eloy,(Leonardo Stivelman)que tras la muerte de su padre,es sonámbulo y deámbula por las terrazas,una noche cae accidentalmente por la claraboya del dormitorio de Elvira(Antonella Costa),.Como caído del cielo,irrumpe en la vida de esta joven de 28 años afincada en Barcelona pero temporalmente de vacaciones en casa de su abuela en Argentina.




A partir de ahí,cuendo los dioses movieron los hilos necesarios:"En el mundo está Elvira" y para Eloy se abre una puerta que conduce directamente al paraíso.Subiela,haciendo uso de su lenguaje sostenido por el realismo mágico,nos adentra en una relación sensual y erótica donde los jóvenes aprenderán a encontrarse sin prisas,de manera didáctica pero al tiempo,sentida.

Me quedo sin duda con la frase última que el padre(ya difunto errante)le dirige al hijo:
"En la vida siempre estarás diciendo adiós. ¡Qué eso no te impida amar!"

Y sí,conviene recordarlo,porque andamos por la vida a menudo como autómatas,con hojas de cálculo bajo el brazo,mil razonamientos razonables para tomar decisiones(postergando,descartando....etc)demasiados asesores bien-intencionados,el sentido común como bandera, y el tiempo,como barómetro de viabilidad.¿y qué si dura lo que dura un invierno o un verano?nunca puedes saber hasta qué punto un breve encuentro marcará tu vida para siempre y presiento que al final,lo único que quedará será el recuento de esos momentos en los que creímos amar.





Subiela,maestro de maestros en el manejo de las casualidades,navega con canciones e imágenes en el amplio registro de nuestras emociones,y aunque no me haya sobrecogido como en su día lo hizo con "El lado oscuro..."(Bendito Benedetti),lo cierto es que sólo reconocer su sello a lo largo de la narración, por momentos,me emociona.



10 comentarios:

Emily dijo...

Bé, has fet els deures i ben fets.
A mi em va agradar molt la peli. L'àvia bruixeta, l'escena del bressol, les feines d'ell, vestit d'empanadilla, jaja. Tot.
A veure si un dia algú en diu que el món és més bonic perque hi som nosaltres.

troyana dijo...

Emily,
gràcies per la recomanació,noia.
A mi em va agradar molt quan li va dir la iaia a ell,algo així com que:"para qué carajo te habrá enviado Dios".I bé,em pareix que el papel de Elvira a la vida de Eloy després queda prou clar: ensenyar-li a ser un bon amant.
I de l´ultim,segur que sí,no tingues cap dubte,que si no ha passat,passarà.

Thabitha dijo...

Ha bastado leer que es del director de "El lado oscuro del corazón" para que quiera verla.
Me la apunto!!
Besos

troyana dijo...

Thabitha!cúanto tiempo! pues sí apúntatela que te gustará,aunque yo si he de elegir me sigo quedando con la primera;)
bsos

ethan dijo...

Es que "El lado Oscuro..." dejó el listón muy, muy alto. Ésta no la he visto, al leerte he recordado (seguro que no tiene nada que ver) una peli de Kusturica donde el niño también es sonámbulo ("Papá está en viaje de negocios")
Besos

troyana dijo...

Ethan
a mí me pasa a menudo,lo de hacer asociaciones de ideas de peli a peli,poco importa si difieren en género,época;)
La de kusturica no la he visto,y sí,estoy de acuerdo contigo, "El lado oscuro del corazón" dejó el listón altísimo,al menos para mí.
De todos modos,esta película suya,creo la más reciente de Subiela,está bastante bien,y es casi seguro que te gustará si te gusta el estilo del director.Ya me cuentas,si la ves.
bsos

princesadehojalata dijo...

Un día del verano pasado estuvimos a punto de ver esta peli, que camibamos en el último momento por Up!. No nos arrepentimos, pero después de leer tu posteo me han entrado ganas de verla. Me gusta Subiela porque sus películas no son perfectas pero contienen momentos sublimes. Te recomiendo Hombre mirando al sudeste si no la has visto, surrealista, bella, muy Subiela. Y me quedo con la cita: "En la vida siempre estarás diciendo adiós. ¡Qué eso no te impida amar!"

(Bendito Benedetti, ya hace casi un año que se nos murió)

Besos!

troyana dijo...

Princesa,
si te gusta Subiela,te recomiendo la película.Desde luego:Up! es una opción buenísima,tanto para niñ@s como para adultos.
Y sí,conviene recordar que aunque la vida esté plagada de despedidas,eso no puede ser la excusa para dejar de vivir y amar íntensamente,como si no nos hubieran hecho daño antes.
Ay Benedetti,para mí,insustituible,es una de las poderosas razones por las que me volvió loca "El lado oscuro del corazón".

Más besos para ti!

Antígona dijo...

"...andamos por la vida a menudo como autómatas, con hojas de cálculo bajo el brazo, mil razonamientos razonables para tomar decisiones (postergando, descartando...etc), demasiados asesores bien-intencionados, el sentido común como bandera, y el tiempo, como barómetro de viabilidad".

Joder, Troyana, creo que no se podía hacer hecho descripción más sintética y lúcida de modo en que caminamos por la vida tratando de controlar cada milímetro de nuestras existencias y así protegernos de dolorosos imprevistos. Sin darnos cuenta, claro, de que al mismo tiempo nos hurtamos también la posibilidad de toparnos con maravillosos y, como dices, transformadores imprevistos.

Me quito el sombrero, la verdad :)

Yo no sé lo que quedará al final de mis días. Pero sí me gusta la idea de que sea el recuento de los momentos en que creí amar. Y espero seguir acumulando momentos de esos que poder evocar en la memoria hasta que llegue ese final.

Más besos y abrazos!

troyana dijo...

Antígona,
jo,muchas gracias por tus palabras.
La verdad es que a veces me planteo si es positivo dejarse llevar tanto y siempre por el sentido común,porque del dolor me parece a mí,es imposible escapar,y todo ayuda a crecer.
Supongo ahí tenemos cada uno un umbral de sufrimiento,que conviene no rebasar,pero de ahí a dejar de vivir(como decía Sabina,pastillas para no soñar)pues va un abismo.

Yo tampoco sé qué quedará al final de mis días,pero como tú,espero poder hacer recuento de los momentos en los que creí amar y en los que también me sentí querida,al fin y al cabo,no se me ocurre mejor logro o recompensa vital.
Besos y abrazos para ti!