martes, 12 de octubre de 2010

Intimidad


Intimité
Bande annonce vost publié par CineMovies.fr - Les sorties ciné en vidéo


De forma casual,gracias a Eloy (http://leolo-eloy.blogspot.com/2010/09/intimidad-patrice-chereau-2001.html) descubro "Intimidad" de  Patrice Chéreau. una película del 2001 interpretada por  Joe Prospero (Luke), Marianne Faithfull, Kerry Fox(Claire), Mark Rylance(Jay)y Timothy Spall  que nos adentra en la historia de dos personajes que se de forma anónima se encuentran cada miércoles con el único fin de mantener relaciones sexuales.




Él intenta olvidar un pasado que le atormenta,una vida familiar de la que literalmente ha salido huyendo y ella escapa también de una familia en la que no se siente ni reconocida ni apreciada.Ambos se encuentran un día a la semana,se desnudan,practican sexo,se visten y se van.Sin mediar palabra,sin dar a conocer su presente ni su pasado,parece un pacto que satisface a ambas partes.


Sin embargo,todo se complica cuando Jay empieza a interesarse por "esa mujer de los miércoles",Claire,y la sigue y empieza a descubrir su vida más allá de aquellas cuatro paredes,testigos de sus encuentros impersonales.La emociones no se hacen esperar, y asaltan a Jay antes de lo esperado,porque así son los sentimientos,surgen sin más, incluso cuando el hermetismo es el protagonista de una relación donde el sexo es lo que impera y más allá del deseo o la pasión,no hay más que silencio y barreras hacia la verdadera intimidad.




Aun con todo,"Intimidad" no es sólo una película erótica,paradójicamente es una operación casi a corazón abierto a una condición humana muy sola,muy deshumanizada.Los protagonistas están tan solos,tan abandonados a una suerte esquiva,que el sexo se convierte en un refugio temporal y al parecer demasiado quebradizo.
Me pregunto ¿cuanto tiempo ha de pasar para que empiecen a brotar las emociones abrazando un cuerpo desnudo que se entrega al calor de otro cuerpo desconocido?¿es tan fácil separar,meter en una burbuja toda nuestra capacidad para abandonarnos al deseo o la pasión?




Quizá,sólo quizá,pueda llegar el momento en que sintamos curiosidad por esa persona con la que mantenemos esa extraña intimidad, y queramos saber algo más sobre sus preocupaciones,sus gustos,sus miedos,su vida cotidiana.El ser humano es extraño,contradictorio,impredecible,pero la soledad puede ser una llama,ya lo dijo Benedetti y es tentador cruzar la línea,esa línea que separa el sexo anónimo del descubrimiento de la persona.




Lo que pase después,lo que pueda pasar,es una incógnita y no seré yo quien os descubra este desenlace.
Me ha gustado "Intimidad", me gustan estas historias donde el sexo puede ser el punto de partida o de llegada ,tal cual "Habitación en Roma" o "En la Cama",pero aquí además dos desconocidos ponen a prueba su capacidad para disociarse y disfrutar del cuerpo,donde se da ese dificil desdoblamiento del cuerpo y el alma,si es que es posible prolongar esta distancia en el tiempo,porque como dice Ian (Philippe Calvario), el nuevo barman que trabajará bajo las órdenes de Jay : pasa muy poco tiempo desde que dos personas mantienen sexo sin esperar nada la una de la otra,después empiezan las expectativas y los reproches.



Basada en una obra de Kureishi "Intimidad", publicada en Gran Bretaña en 1998 y un cuento corto llamado "Nightlight", Patrice Chereau hace una reflexión sobre la incomunicación,la irrupción casi milagrosa de las emociones y la soledad en una sociedad casi enferma de muerte de anonimato social,donde imperan l@s "incapacitados emocionales",donde al final,va a llegar un punto en el que a duras penas podremos dar de nosotros poco más que sexo impersonal .
He leído algunas analogías con aquella cinta que a más de un@ le hizo viajar al país vecino "Tango en París" ya que aquí la censura impedía que se proyectara en los cines,a mí personalmente la cinta me ha recordado a un debate que sostuvimos en La Cólera de Aquiles(http://lacoleradeaquiles.blogspot.com/2010/02/el-mundo-como-supermercado.html) en el que se hablaba sobre  el escritor también francés Michel Houellebecq y sus teorías sobre la sociedad de mercado en la que nos ha tocado vivir donde hasta las relaciones humanas se convierten en fríos trueques de oferta y demanda .
Afortunadamente,siempre surgen tipos como Jay que vienen a desbaratarlo todo,porque quizá el secreto para hallar el ansiado equibrio sea balancearse armoniosamente entre la emoción y la razón.Y para eso,no podemos ser sólo piel.
Tanto La actriz Kerry Fox como el actor Mark Rylance están espléndidos.Espero la disfruteis tanto como yo.

23 comentarios:

eloy dijo...

Me alegro que la disfrutaras tanto como yo. Me gustó tu reseña.

besos

troyana dijo...

Gracias a ti,Eloy,que me la descubriste.
bsos

LU dijo...

Por Eloy descubrí yo más de una joyita, El hombre del tren fue la penúltima, porque a lo mejor ésta también entra en esa categoría. La veré y después os leo con calma a los dos.

Biquiños

Antígona dijo...

Bueno, bueno, aquí acudo rauda a tu llamada! :)

Nuevamente, nos presentas la peli de tal modo que parece imposible resistirse a la tentación de verla.

El tema es complejo, y tanto que sí, y es cierto que se le pueden ver muchas conexiones con lo que plantea Houellebecq. El caso es que, mientras estaba leyendo el post, y antes de leer la referencia al debate que tuvimos, ya no sé por qué estaba pensando en su novela “Plataforma”, por la que tantos que no han comprendido en absoluto lo que con ella quería plantear lo han tachado de pornógrafo y misógino. Y es que es en ella donde más claramente se dibujan unos personajes que, totalmente desprovistos de cualquier educación sentimental, totalmente vacíos como consecuencia del mundo en el que viven, buscan a través del sexo los lazos afectivos, el cariño, el amor que no pueden alcanzar de otra forma. El sexo se convierte aquí en vía para el amor, un amor torpe en sus formas quizá, carente de todo romanticismo, pero amor al fin y al cabo aunque sea en el sexo más descarnado donde encuentre su manera de expresarse y como si sólo en ese sexo fuera ya posible cierta calidez y acercamiento al otro.

En cuanto al tema de la peli, yo, por mi parte, tengo bastante claro que es inevitable que dos personas que se encuentran en principio sólo para mantener relaciones sexuales acabarán desarrollando afectos la una hacia la otra. Y si no los desarrollan –y esto puede pasarles a las dos o a una de ellas-, los encuentros sexuales terminarán. Quizá la naturaleza de esos afectos no sea necesariamente el Amor con mayúsculas, pero me resulta difícil creer que pueda prolongarse una relación de intimidad física sin que surja cuanto menos cariño, ternura, o interés por el otro. ¿Por qué? Esto es lo que ya no tengo tan claro. ¿Por aquello de que el roce hace el cariño? ¿Porque los seres humanos no podemos dejar de generar a la larga una cierta curiosidad con quien comparte algo tan íntimo como es el contacto físico, que le lleve a querer averiguar más de esa persona, y así a pretender introducirse más en su vida? ¿Porque si hay un goce en esa relación de intimidad –y puede no haberlo, y eso sería tal vez otro de los motivos por los que la relación sexual se interrumpiría, sin dar lugar a nada más- no podemos dejar de sentir que crecen ciertos lazos hacia la persona con la que compartimos ese goce?

(sigo abajo)

Antígona dijo...

En el fondo, me resulta un poco complicado entrar en la psicología de alguien que se condujera tal y como hacen los personajes de la película, porque, personalmente, sería incapaz de mantener una relación sexual con alguien que no me suscitara ya ciertas emociones. Y no estoy hablando necesariamente de amor, pero sí de una especie de sentimiento de cercanía con respecto a la otra persona que podría hacerme también desear esa cercanía física. Obviamente, sé que hay quien nada de esto necesita y pueden entablar relaciones sobre la mera base de la atracción sexual o la apetencia física –como a quien le apetece un pastel y una vez comido se acabó lo que se daba. Pero, como decía antes, creo que si esa relación sexual basada en la pura atracción no se limita a una única ocasión, sino que se repite unas cuantas veces, extremadamente raro sería que ciertos vínculos no empezaran a crecer entre quienes la mantienen. De hecho, hay mucha gente que entabla así relación con alguien y huye justamente cuando siente que esos afectos o lazos empiezan a surgir, lo cual me parece bastante sintomático de que no es nada fácil evitarlo.

O quizá todo se deba a que, lo aceptemos o no, somos seres emocionales, con necesidades afectivas, y la intimidad física, por la cercanía de pieles que conlleva, no puede dejar de derivar en el surgimiento de emociones y en el deseo de que esa cercanía termine ampliándose a otros niveles.

En fin, el debate está empezando, veremos qué dicen tus otros comentaristas. Lo seguiré tanto como pueda.

Por cierto, que ayer vi 53 días de invierno y no me decepcionó. Por momentos tuve el corazón en un puño, pero me encantó cómo terminan resolviéndose las historias, sin grandes victorias, sólo con la aceptación de que la vida sigue y está en nuestra mano el sobreponernos a los golpes y encarar la vida con más confianza y optimismo.

Un beso y un abrazo!

Bruja Truca dijo...

Pues nada, ya me la estoy bajando...que diga...comprando.

Primero, felicitarte por tu reseña de la pelicula y por tus reflexiones personales. Me encanta como escribes, eso ya lo sabes.

A parte de esto, el tema de la pelicula da mucho de sí. Yo quiero pensar que no somos animales en celo y que practicamos sexo sólo por impulso sexual. Creo que siempre hay algún motivo, llámese amor, atracción, necesidad de afecto, complicidad, amistad, cariño o curiosidad. Y los sentimientos dejan su rastro, sea el que sea. Después de compartir algo tan íntimo con una persona te queda un sentimiento o una sensación que hace que la vuelvas a ver o que no. Puedes descrubrir algo positivo que te hace volver a verla o simplemente sientes repugnancia y no quieres repetir. En el caso de la pelicula, si se seguían viendo, algún sentimiento positivo habría que las impusalba a volver a hacerlo. Me cuesta creer que después de una experiencia sexual sólo se sienta vacío.
Pero mira, ahí está el oficio más antiguo del mundo (y no estoy hablando del oficio de carpintero)

Un abrazo.

Zamarat dijo...

La vi hace un tiempo y también me gustó. La idea es original y, como tú dices, el erotismo es solo el punto de partida de la historia. Recientemente también vi "En la cama" y tampoco me desagradó.
Abrazo!

troyana dijo...

Lu,
sé que no te gusta leer las reseñas antes de ver las películas,así que esperaré a que la veas para que añadas tu cuño personal al debate,que como ves,el tema tiene su miga.
biquiños

Antígona,
sabía que el tema sería de tu agrado,por eso te envié un correo esta mañana después de darle los últimos retoques a la entrada.
Yo creo que no estamos tan lejos de los personajes de "Plataforma", me parece que hay mucha gente(yo conozco ya a algunas personas)que sólo a través del sexo,encuentran ese vínculo afectivo con los demás.
Da vértigo,pero esta sociedad invita al anonimato,al aislamiento,a la incomunicación,por eso no es de extrañar que cada vez más crezca el número de incapacitados emocionales,personas que quieren pero no pueden,que sólo a través del sexo rozan lo más cercano a eso llamado "intimidad".
Ojo,no hay ninguna intención por mi parte de juzgarlo,me parece además perfecto comerte un pastel de cuando en cuando,por el sólo hecho de encontrarlo apetecible,y ahí se acaba la cosa,si eres libre de compromisos y no vale la pena prolongar nada más.Pero una cosa es comerte un pastel de forma puntual y otra no saber o no poder crear un vínculo significativo con otra persona sin que medie el sexo de por medio por sistema,porque no hay capacidad de vinculación afectiva ni posibilidad alguna de generar o mantener intimidad.
Yo creo,Anti,como tú,que somos seres emocionales por naturaleza y tarde o temprano,la piel con el hábito,lleva a la emoción.
Es casi inevitable,por eso muchas personas salen corriendo como dices antes de que empiecen las expectativas o los reproches.
Son los/as M.A.C.(miedo al compromiso),ojo,más habitales entre las mujeres de lo que los estereotipos nos dejan ver.
En cualquier caso,a los M.A.C. también se les pueden caer en cualquier momento los esquemas si topan con alguien que les despierte una emoción mucho más fuerte que su propio miedo.
Todo es cuestión de intensidad.

Me alegra por otro lado,te haya gustado "53 días de invierno" es una peli dura,realista,pero en el fondo,con un mensaje esperanzador.
Más besos y más abrazos y gracias por acudir presta a la llamada!

Bruja truca,
muchas gracias,al final me ruborizarás;)
Yo también creo que no somos animales en celo(aunque haya personas que nos puedan despertar los instintos más básicos,sin más)y que sí,que a una atracción se llega o se puede llegar por causas diversas(curiosidad,cariño,afinidad...etc)además de la química,claro está,pero bueno,hay personas que encuentran en el sexo la única vía de crear un vínculo afectivo con los demás,y esto puede resultar algo simple,pobre o incluso patético,pero las sociedades modernas están enfermas de incomunicación y de ahí surgen estos individuos/as que conocemos por incapacitados emocionales.
Otro abrazo para ti!

Zamarat,
aquí el sexo es el punto de partida,especialmente para Jay que empieza a sentir algo más por Claire.
A mí " En la cama" y "Habitación en Roma" me gustaron también,el planteamiento es distinto pero el punto de partida es el mismo.

1 abrazo!

jordicine dijo...

Ahora la descubro. Apunto. Un beso, TROYANA.

troyana dijo...

Jordicine,
creo que te gustará,ya me contarás.
Otro beso para ti.

Carmela dijo...

Quizás te choque que una desconocida opine en tu blog, pero a veces las casualidades se enlazan una detrás de otra.Llegué a tu blog a través de otro que acabo de conocer ,(La cólera de Aquiles), y me encuentro con esta entrada sobre esta película que conozco tambien y que es importante para mi por motivos personales. Me ha hecho detenerme en tu blog y creo que tienes una habilidad extraordinaria para presentar las películas de forma irresistible. Me gusta tu blog.
Un saludo

troyana dijo...

Carmela,
bienvenida,me alegro te haya llamado la atención la entrada y gracias por tus palabras.En cuanto a lo de hacer irresistible una película,la vehemencia me lleva cuando disfruto con algo y el compartirlo hace que aún pueda disfrutarlo más.
Otro saludo para ti!

xpuedosaltarcharcosx dijo...

A mí, no es por contradecirte, "Intimidad" no me parece erótica, pese al los planos explícitos que contiene. Me parece dolorosa y exhausta, como si acabase de recorrer treinta kilómetros.

Me gusta en su exposición y me reconcome en su manufactura. Le falta más alma del que dota una penetración explícita y le falta más corazón que el que proporcionan los mohínes.

En gran parte fallida pero remarcable para mí.

Besos, Troyana.

Marga dijo...

Me gustó mucho más 53 días de invierno... ya, aunque nada tengan que ver una y otra.

Sólo que ésta se me quedó algo entre las manos, no terminó de encajarme...

Saludos!

troyana dijo...

Alex,
yo creo que a la película le falta alma con toda la intención.Es un recorrido que pasa por el dolor y la insatisfacción vital.No hay rasto de ternura,de sentimientos,no al menos en las escenas de sexo y sí en el despertar ya casi final de Jay.
bsos,Alex

Marga,
sí,son películas distintas,pero bueno ya que entramos a compararlas,no se me había ocurrido pensar que tienen un denominador común,comparten el mismo telón de fondo,que en este caso es la soledad y la incomunicación.
saludos!

Bargalloneta dijo...

No la he visto y en su momento no me llamó mucho la atención pero con tu reseña la tendré en cuenta!!!

troyana dijo...

Bargalloneta,
ya me contarás,porque a mí la película me dió bastante qué pensar.
bs

Rita dijo...

M'has fet dubtar perquè jo recordava una peli així, però amb el Sergi López. L'he buscada i et passo les dades, suposo que t'interessarà. A mi em va agradar i si t'hi fixes és molt semblant.
Petons, maca!

http://www.filmaffinity.com/es/film186641.html

troyana dijo...

Rita,
no la he vista, però es de veres,l´argument és semblant,potser la diferència siga en que a "Una relación privada" pareix que els dos s´enamoren i açí no está tan clar,al menys per part de Claire.
De tota manera Rita, gràcies per la recomanació, la voré i ja et contaré.Has despertat la meua curiositat.
bsts
bss

Rocío dijo...

Oh, me ha encantado encontrar tu blog, Troyana! qué bueno cuando el azar hace estas cosas
Te sigo!

troyana dijo...

Rita,
ja l´ha vista "Una relación privada" i sí,son paregudes.M´agradat també,és molt interesant,m´estic pensant si li faig una entrada.
bs
Rocío,
bienvenida!

LU dijo...

Al volver a tu entrada y la de Eloy, veo mi perspectiva altamente contaminada por la previa lectura del libro, con el que por cierto apenas hay conexión. El protagonista es el mismo, pero en el texto está casado y todo gira en torno a sus reflexiones sobre marcharse y dejar a su mujer y sus hijos. Es impresionante el grado de profundidad que alcanza. Te metes en la piel de este hombre, aunque no compartas su forma de ver la vida, las relaciones de pareja, el amor o la felicidad. Lo ideal sería leerlo después de la película, y si no lo has hecho, te lo recomiendo. Es pequeñito y una DELICIA.

Aislando la peli del libro, es terrorífica en cuanto a esas vidas vacías que se acomodan a unos encuentros sexuales, que llenan la semana, que, sin querer reconocerlo ambos esperan y desean. Pero cuando indagan y se ven realmente cara a cara, no soportan lo que encuentran, porque al fin y al cabo, ambos huyen y ya no creen en el amor, en la comunicación.

La escena del taxi, cuando ella al fin habla con su marido es durísima. Al fin lo pone en palabras. Qué difícil es a veces verbalizarlo.

Biquiños

Troyana dijo...

Lu,
pero qué tarde te contesto!!!disculpa,descubro ahora tu comentario.
Siempre digo que cine y literatura han de analizarse y valorarse por separado por mucho que una se inspire o beba de la otra.
Por otro lado,a veces la curiosidad mata al gato,más les hubiera valido no indagar el uno en la vida del otro,pero claro eso es muy difícil cuando la relación física se prolonga en el tiempo....es natural se despierte el interés por saber algo más de la persona con la que estás compartiendo algo tan íntimo y tan estrechamente relacionado a la emoción: tu cuerpo.
Y sí,el momento sinceridad con el marido,es tremendo,pero ineludible.

Biquiños