domingo, 6 de enero de 2013

De óxido y hueso


Ayer vi "De óxido y hueso" película del 2012 del director francés Jacques Audiard .
El guión de la película es de Jacques Audiard y Thomas Bidegain  y está basado en la novela “De rouille et d’os”, de Craig Davidson.

La película está interpretado por Marion Cotillard y   Matthias Schoenaerts.

En relación al director,Jacques Audiard,compruebo que vi dos títulos anteriores:
"De latir mi corazón se ha parado" y "Un profeta",ambas,aunque no las reseñara,me dejaron buena impresión.


De Marion Cotillard,qué puedo decir,a estas alturas del partido,creo  ha demostrado sobradamente que es de las mejores actrices francesas en el panorama actual.La hemos visto en todos los géneros y  aquí en "De óxido y hueso",creo nos deja la mejor interpretación dramática que al menos yo le conozco.
Aviso, ahondaré en la trama,en la relación de los protagonista,en la historia misma,si alguien quiere prescindir o postergar  la reseña,éste es el momento.


En síntesis,la historia gira en torno a Alain o Ali ( Matthias Schoenaerts) ,un hombre que parece haberse hecho cargo de un hijo de 5 años,Sam (Armand Verduse) y que al que apenas conoce.
Sin trabajo,sin dinero y sin casa,decide refugiarse en casa de su hermana a fin de tener un punto de partida estable donde empezar de cero.Allí su hermana y su pareja,los acoge a él y al niño y Alain encontrará la manera de ganarse la vida trabajando de guardia de seguridad.


Una noche,mientras trabaja  en una discoteca,conoce en un altercado,a una joven Stéphanie (Marion Cotillard),a la que ayuda y a quien le deja el número de teléfono.
La vida sigue para ambos.Stéphanie que es bióloga marina y trabaja en un acuario con orcas sufre un trágico accidente y en su largo proceso de rehabilitación,se pone en contacto con Ali.


El que fuera un desconocido hasta hace dos días,irrumpe de nuevo en su vida y sin falsa compasión ni condescendencia,la trata de igual a igual,ayudándola con acciones,con las palabras justas,y todos los atajos imaginables en las distancias físicas que les quedan por vencer.

Me llama poderosamente la atención el peso que tiene el cuerpo en toda la película,el cuerpo apaleado,herido,mutilado,sangre hirviente en el deseo,frío en el agua,el cuerpo tatuado,arrastrado,cicatrizado,espoleado,vendido,recuperado de mil batallas.........elemento esencial en la película,y por ello,no he podido evitar acordarme de otro director que también le concede una importancia similar Darren Aronofsky tanto en la brutal "Cisne negro" como en la también recomendable "El luchador".

Me interesa la forma en que la narración nos lleva por esta historia casi anti-romántica,en la que el vínculo emocional se forja a través de la acción,no de la palabra.


Da la impresión de que Alain es un personaje con aparente incapacidad emocional y puede que así sea al principio,sin embargo, vemos evolucionar a un personaje que se mueve un poco por instintos y necesidades primarias,sin grandes complicaciones, hacia unas relaciones,tanto la que mantiene con su hijo como la que mantiene con Stéphanie, que no sabe manejar y cuyo reclamo se irá haciendo hueco dentro de sí mismo,un poco también por encima de su propio consentimiento y  conciencia.
Es una transformación tan interesante como hermosa la de este personaje.



La fuerza del personaje de Stéphanie (magnífica Cottillord ),su presencia,aún más grave en el momento en que toma una nueva identidad tatuada y con ortopedias,es capaz de vencer todas las resistencias que en realidad parecen más bien inercias por parte de Ali,inercia hacia el sexo sin implicación emocional por ejemplo,pero en general hacia lo transitorio y hacia lo que le urge hoy.

Si ampliamos la mirada,los personajes en este contexto social,en esta Francia o en esta  Europa de hoy ,son un reflejo de los supervivientes espontáneos que se han visto de la noche a la mañana en el abismo de la improvación,en la necesidad de buscarse la vida como sea,en el caso de Alain haciendo malabares con tres o cuatro ocupaciones a la vez,algunas al margen de la legalidad,como las peleas clandestinas en el que el cuerpo vuelve a ser moneda de cambio castigada al servicio del dinero sucio que corre en manos de los intermediarios.


Si tuviera que rescatar una escena,una sola, me resultaría dificil,pero sin duda,el reencuetro de Stéphanie con la orca,tras el trágico accidente es un momento de ésos que se quedan grabados en tu retina,y que inevitablemente desarman al espectador.Es una escena en la que la complicidad ha quedado intacta,los movimientos siguen sincronizados,el cristal separa a la mujer tullida del gigantesco animal que cuenta con memoria y parece haberla reconocido desde el principio.
Es un lenguaje hermoso y visual que no requiere palabras y que emociona.

Hay más momentos,como por ejemplo la llamada de teléfono de Stéphanie a Ali en el hospital,es una escena breve,en el tono gélido del lugar,pero Ali se derrumba y por primera vez,sale a luz un atisbo de emoción incluso desbordada.
Todas las escenas en la playa,en el baño inicial de Stéphanie,con el sol,el agua,es casi un baño iniciático en su nueva vida,cargando con su dolor y su sufrimiento,pero también un gesto de apertura a la vida,a esta nueva etapa,después de todo.


En ningún momento,sin embargo el director trata con condescendia o excesivo cuidado a los personajes,expuestos a lo descarnado,a la tragedia,al sufrimiento de unas vidas a la deriva,que sin embargo,también de forma impremeditada,crean vínculos y se aferran a un movimiento de avance que los empuja,un instinto de supervencia,que es incomprensiblemente,más fuerte que ellos.Tampoco esconde su imperfecta y oscura humanidad,abiertos en canal se nos muestran y nos asomamos a sus miserias,su desapego,su ineptitud y su torpeza,también su crueldad,al tiempo que en un recorrido de péndulo,podemos ver su cercanía,su evolución,su lucha infatigable,su vulnerabilidad,su capacidad de recuperación,de renovación,de entrega,de generosidad.

No os la perdais,porque como veis,la película da pie a la reflexión y sin duda,se queda para mí,en el ranking de lo mejorcito que nos deja el cine del año que recien concluyó.





23 comentarios:

daniel dijo...

Hola Troyana, excelente reseña.
A m tambien me gustó mucho; Audiard me parece un gran director, capaz de manejar grandes thrillers como elegantes dramas.
Me gusta lo que dices sobre la importancia que tiene el cuerpo en el film, es verdad y es un elemento de capital importancia.
Yo tambien me quedo con la escena de la orca con Stephanie, es que sencillamente genial.
Lo que si es cierto, es que en su segunda parte pierde un poco en relacion a la magnifica primera hora de la pelicula, pero igual termina gustando lo suficiente.

Un abrazo!

TRoyaNa dijo...

Daniel,
muchas gracias.
Acerca del director,no me he extendido en exceso,pero por ejemplo en "Un profeta" ya se vió cómo manejaba los hilos para el trhiller con gran habilidad.
Aquí me parece que el thriller cede terreno al drama,pero igualmente,consigue atrapar nuestro interés hasta el final.

Por cierto,si has hecho reseña sobre la película,la buscaré.
Para ocasiones futuras,si quieres,no dejes de dejarme en enlace a tu entrada,si es que ya la reseñaste,¿te parece?
El cuerpo en la película es un elemento esencial,casi una constante,tanto en el personaje de Ali como en el de Stéfanie.

Por otra parte,me parece que a todo aquel que vea esta película,la escena de la orca,sin duda,no le va a resultar indiferente y eso que es muy breve,pero a mí me pareció de una gran belleza visual.

En mi opinión,la película no flaquea en la segunda parte,pero bueno,cada uno ya se sabe,percibe todo de manera distinta y particular.
En lo que parece estamos de acuerdo es en que la película merece la pena,y mucho.

Otro abrazo Daniel!

David Amorós dijo...

Pues estoy bastante de acuerdo en todo lo que comentas en tu completa crítica. La escena de la orca brutal.

Solo añadir la importancia de la luz, los destellos qeu el director tan bien filma y que a mi modo de entender, no dejaban de ser una metáfora de esas vidas que la película narra, a veces tan oscuras y otros con tonos de luz tan brillantes y casi irreales. La luz, más allá de esta interpretación subjetiva, da a la película un encanto que ayuda a no poder apartar la vista de la pantalla.

Un beso.

Manderly dijo...

Algo que me ha gustado mucho es el punto de vista del director, que no cae en lo lacrimógeno de esta situación y en esa relación entre los dos personajes que desde luego romántica no es en absoluto.
También creo que es una gran película y que creo que está pasando sin pena ni gloria ante el público.
Saludos.

Zamarat dijo...

Quiero verla, así que no he leído toda tu reseña por aquello del factor sorpresa. Sí había oído que la Cotillard está impresionante.
Abrazo!

TRoyaNa dijo...

David,
no lo había pensado,pero ahora que lo mencionas,me cuadra el matiz que añades sobre la luz.
Los momentos de playa en concreto,son de una luz casi cegadora y para mí ese baño,el primero sin piernas,está cargado de símbolismo y marca un antes y un después en la vida de Stéphanie.

¿Te has fijado por otra parte los planos que se realizan sobre la nuca o la espalda?no sé,igual es cosa mía,pero la misma escena de la orca,tomando a ella de espaldas,me parece que aún gana más.

Otro beso para ti!

TRoyaNa dijo...

Manderly,
es cierto,es una lástima que estas joyas pasen tan desapercibidas.
Por eso (igual lo añado a mi lista de propósitos del 2013)creo es necesario las demos a conocer y remarquemos los méritos que (siempre desde nuestra mirada personal)apreciamos.

Al estilo del director,desde luego,no se le puede acusar ni de lacrimógeno ni de sensiblero.
Más bien,la narración por momentos es dura y fría,pero por ejemplo en el caso de Ali y Stephanie,siendo como es una relación anti-romántica,en ningún momento se nos pasa por alto,que esa relación de amistad va poco a poco evolucionando hacia el amor.A su manera,claro,igual por eso nos resulta tan singular.

Saludos!!

TRoyaNa dijo...

Zamarat,
has hecho muy bien en no leerme.
Espero que la veas y cuando la hayas visto,regreses y contrastemos impresiones.
Marion Cotillard no solo está impresionante,es que en mi opinión, está MEJOR QUE NUNCA.
He dicho;)
Un abrazo!

Melvin dijo...

Mi primo OLivier ya me había hablado de ella y del sabor óxido (supongo que no es casual) que le dejó el visionado. Y aquí estaba yo pensando que con esa trama tenía que caer entre mis retinas y apareces tú con tu crítica exquisita, una vez más. Me parece una historia envolvente a la par que retorcida y dura. Así pues ahondaré en ella cuando la vea... Besiños y buen comienzo de la odisea 2013 para ti.

Antígona dijo...

No me importa conocer la trama de una película antes de haberla visto, así que he leído tu post hasta el final y, como siempre, sólo ha acrecentado mis ganas de verla.

La verdad es que, así de entrada, me parece una película durísima, quizá porque todos tenemos pánico a la mutilación, si el cuerpo es eso cuya presencia íntegra damos siempre por sentado y sólo percibimos su vital importancia, su formar parte esencial de algo íntimamente vinculado a nuestra identidad, cuando falla en la enfermedad o cuando la tragedia nos priva de una de sus partes. Escalofríos me dan de pensar en el drama de Stéphanie. Pero está claro que, de golpes tan tremendos que la vida pueda propiciarnos, sólo cabe esperar dos cosas: o que nos venzan y derroten para siempre, o que resurjamos renovados y fortalecidos de nuestras propias cenizas cuando prima ese deseo de supervivencia y de decir sí a la vida incluso en sus peores momentos. Sobreponerse es todo, que decía Rilke. Tal vez en circunstancias como las que relata la película sea cuando esta frase cobra todo su sentido.

Y qué duda cabe de que, en tales circunstancias, el amor o la vinculación a otros se revela una fuerza poderosísima, un empuje crucial para aferrarse a la vida, y asumirla y desearla pese a sus nuevas y terribles condiciones.

Me resulta más difícil entender al personaje de Alain sin haber visto la película. Pero, por otra parte, me hace pensar en que la tragedia de otros puede servirnos de potente catalizador para ponernos en contacto con nosotros mismos allí donde algo nos impulsa a compartir esa misma tragedia. Tendré que esperar, no obstante, a ver la peli para sacar mis propias conclusiones.

Veo que empiezas el año con mucha fuerza bloggera. Me alegro :)

Más besos y abrazos!

TRoyaNa dijo...

Melvin,
yo no creo en las casualidades,así que está claro que tienes que ver la peli y muchas gracias por lo de exquisita.....ejem,ejem..al final,me ruborizaré;)

La historia es durísima a la par que impactante y hermosa.
Lo he estado pensando y me parece un relato de sufrimiento y dolor pero sobre todo,de supervivencia y de esperanza.
Tal cual me decía una compañera de Zinéfilas el otro día y cuanta razón tenía: "la gente necesita (necesitamos)esperanza"....

Yo también te deseo queridísimo Melvin, una feliz Odisea 2013,en la que por otro lado,ya estamos más que embarcados:)

Bsts

TRoyaNa dijo...

Antígona,
a mí me pasa como a ti,no me importa conocer la trama antes de ver la película,pero como sé que hay personas que prefieren no tener detalles previos,por eso aviso,para que posterguen la lectura,o prescindan de ella,según se la estimen...ja,ja

Fíjate que me haces reflexionar sobre el pánico a la mutilación y sobre la tragedia.
Hace poco alguien me decía que en realidad no hay experiencias buenas o malas en sí mismas,sino que en gran medida depende de cómo las sepamos o no encarar.
Está claro que un accidente que provoque una mutilación no puede ser en ningún modo,plato de gusto para nadie,pero una vez ocurrido,el resto depende del todo de nuestra actitud.
Stéphanie sufre un período post-traumático yo diría que sumida en la depresión,pero con el tiempo,logra resurgir como el ave Fénix de sus propias cenizas.
Lo curioso es que la vemos poco a poco convertida en otra mujer tal vez menos sumisa,más segura e incluso más intimidante.
No sé si la evolución es positiva o no,tampoco el director lo juzga,pero lo cierto,es que de esa fuerte experiencia,sale como si de una serpiente se tratara,habiendo mudado la piel.

Por otro lado,Ali,experimienta una evolución que a mí me resulta muy interesante.
SPOILER
Me parece que hay un punto de inflexión clave y decisivo en su vida a raíz de un accidente que sufre su hijo Sam estando a su cuidado.
Como ves,la vida les pone a prueba,una y otra vez y aquí más que nunca,se ve reflejado aquello que siempre hemos escuchado,de que no se valora lo que se tiene hasta que no se corre el riesgo de perderlo o se pierde.
FIN DE SPOILER

Lo cierto es que son tantos los golpes y es tan frágil en el fondo nuestro armazón,que poco a poco,Ali siente el apego y se va transformando (tal cual decía Daniel,de "Cine Puro") del óxido al hueso,no es que deje de ser frío o inexpresivo,es que paulatinamente casi sin tener conciencia de ello,entra en contacto con su lado más humano.

Un proceso a la inversa experimenta Stephanie,pues ella pasa del "hueso al óxido" y el óxido es el metal,del que depende por su ortopedia,pero también es ese revestimiento más resistente con el que parece haber resurgido de alguna manera fortalecida tras el accidente.


No sé,para mí,desde luego,todo está plagado de metáforas y simbolismos.

Si tuviera que resumir la película,la sintetizaría con la cita que nos traes de Rilke:
"Sobreponerse es todo" y eso desde luego,lo aplicaría a todas las vidas en mayor o menor medida.

De cualquier modo,has de ver la película,Antígona,te esperaré como siempre por aquí encantada de intercambiar impresiones,que sabes que el debate se enriquece a medida que vamos sumando miradas tan diversas como particulares.

Besos y abrazos para ti!

Juan Roures dijo...

Sinceramente no me ha gustado mucho la película, me ha dado la impresión de que buscaba hablar de muchas cosas y no concretaba en ninguna. Aún así me ha gustado leer tu crítica para verla con otros ojos. Yo también me quedo con el momento entre Cotillard y la orca, casi mágico. Saludos.

TRoyaNa dijo...

Juan Roures,
....a veces se coincide,a veces no.
Lo cierto es que no esperaba nada de la película y me sorprendió. mucho y para bien.
En algo sí parece que coincidimos y todos, de momento,y es que la escena entre Stèphanie y la Orca es espectacular.

Saludoss!

LU dijo...

Esta entrada no me la leo. He llegado sólo a la antesala del argumento, porque quiero verla. Y ya sabes…. Volveré

TRoyaNa dijo...


Lu,
sé que eres de las que mejor no leer argumento antes de ver la peli....
Bien,pues ya sabes,cuando la hayas visto,por aquí estaré:)

Posdata: madre mía,sí que te estás poniendo al día,sí,pareces Barga que de una seguida,comenta mil entradas...ja,ja,ja

koolauleproso dijo...

Yo soy minusválido, inválido, discapacitado, o como se nos quiera llamar. La peli me impresionó (y no sólo porque toca un tema que me llega personalmente). La película es magnífica. Valentísima. Construida abase de grandes elipsis, exige al espectador una implicación total. El montaje, extraordinario. La labor de la "script", impagable (al mínimo fallo, se hubiese descubierto el "pastel"). Resumiendo, una de las mejores películas del año. Altísimamente recomendable. Me he enamorado de esa Marion Cotillard sin piernas, qué se le va a hacer.

TRoyaNa dijo...

ja,ja,ja,ja
koolauleproso,
pues me parece que no eres el único que se ha enamorado de ella,pues en el blog de David Amorós(http://losthighwayblog.blogspot.com.es/),
se hizo hace poco una lista de las actrices y actores más sexys,y ella,Marion Cotillord,encabezaba el ranking en esta película...
"De Óxido y Hueso" me parece extraordinaria,y el tema de la discapacidad,se aborda con total naturalidad,sin ningún tipo de falsa contemplación...de otro modo,no lo concibo.
Saludos!!!

LU dijo...

Troyana, se ve que soy muy torpe. Me sonaba que había visto una entrada en tu blog y me fui a buscarla, y no la encontré…. Me da a mi que me fui a la lista de tu ubicación bloggera anterior….

Yo aún no vi El profeta, la tengo en casa desde hace tiempo, pero no he encontrado el momento. Ya caerá.

Para mi, de las que he visto, también es la mejor interpretación de esta actriz. Aquí está soberbia. Tiene muy buena pinta la peli que acaba de presentar en Cannes.

Me ha gustado muchísimo como muestra los cuerpos, sobre todo el de ella, sin trampas ni artificios dramáticos o lastimeros. Genial.

Pareja extraña, con complicidad, pero sin acabar de cuajar… Buf… Me suena esto….

¿Crees que el final sería el mismo si no se produce ese accidente y ella lo llama?

Difícil elegir entre las escenas que citas, maravillosas y emotivas todas.

Me ha encantado

Biquiños



TRoyaNa dijo...

Lu,
de torpe nada,que el enlace a esta entrada o no lo añadí en su día o había desaparecido y lo añadí ahora a raíz de tu entrada.

En relación a la filmogafía anterior del director,de todo lo que vi me quedo sin duda con "De óxido y hueso".

En relación a Marion Cotillard,repaso su trayectoria,y es aquí donde más me ha gustado en un personaje complejo que exige mucha entrega.

En cuanto a la pareja,son muy distintos,sí,pero yo sí veo que terminan de cuajar,ambos de algún modo se arrastran a explorar otras facetas de sí mismos,van acortando distancias,yo sí que veo que cuajan...¿por qué te suena?

Por lo que toca al final,yo creo que el final es perfecto y que no sería el que es de no haber sido por ese fatídico accidente.
Es un acontecimiento tan intenso y doloroso para Alí que es lo único que consigue despertarlo de ese aparente letargo emocional en el que vive.
Hay personas que necesitan auténticos golpes en la vida para reaccionar y sacar por fin,lo mejor de sí mismos.Naturalmente no siempre ha de acontecer algo fulminante para que esto suceda,pero pienso que en el caso de Alí,sí.

Es una película tremendamente dramática,humana y descarnada.
Ambos actores están a la altura de un guión y unos personajes que no me resultan ni planos ni fáciles.
Me convenció y me emocionó a partes iguales.
Me alegra que te gustara a ti también.
Biquiños

LU dijo...

Sí, al final encajan, cuajan. Me refería a lo mucho que les cuesta llegar a ese final, que tenga que pasar algo tan extremo. La forma de marcharse de él, sin avisarla… Lo de que me suena va referido a mi vida personal. Otro día te lo cuento fuera de estos foros abiertos.

Y sí, me gustó MUCHO.

Biquiños

TRoyaNa dijo...

Lu,
comprendido.
Sorry,no quise ser invasiva...pero vamos,fuera de los foros abiertos,me encuentras :)

Anónimo dijo...

Hace apenas 24h vi la peli ¡De óxido y hueso". Me quedé impresionada. Marion Cotillard, está genial en esta peli. Es una actriz qué sé sumerge en su papel con una naturalidad increíble. Es una actriz francesa maravillos en todos sus papeles.( Sí recodamos cuando interpretó la vida de Edith Piaf, estuvo genial). Por supuesto, la escena en el acuario es impresionante e inolvidable y cuando él la lleva al agua en brazos en la playa. Efectivamente, Ali es un hombre que las cosa no le han ido bien en la vida, pero sin embargo toma conciencia de sus emociones cuando su hijo tuvo el accidente y cayó en el hueco del hielo y la desesperación, los sufrimientos y la angustia de Ali por rescatar a su hijo. Radicalmente cambia y fluye sus sentimientos dormidos. Es una peli muy recomendable por mi parte. Excelente!!!