domingo, 21 de abril de 2013

Las ventajas de ser un marginado




Hay veces que las películas vienen a ti,confieso que es mi único criterio a la hora de reseñar.

El cine que más disfruto,sin pretender convencer a nadie, es el que  particularmente me remueve entrañas y  pensamiento,el que me lleva a sentir y reflexionar,al margen de premios y descalificaciones,cualquier cine que me acerque a entender mejor a las personas y sus intrincadas relaciones, por extensión a esta vida en la que caímos sin manual,de la que no pasaremos nunca de aprendices,y que nos fuerza a ir a ciegas prácticamente de continuo.

Dicho esto,los que seguís ahí leyendo(aprovecho para agradecer vuestra presencia pues sin comentaristas,ni hay foro ni hay blog) sabeis que aprovecho cualquier título para lanzar preguntas,pensar en voz alta,indagar,reflexionar......no pretendo llegar a ninguna verdad o certeza incuestionable pues sé que  conocidas unas determinadas respuestas,volverán a abrirse nuevos interrogantes...y ahí está el quid de la cuestión.....en dudar,contrastar,disfrutar de todo el proceso al compartir...no hay otra pretensión,así que bien pensado, no sé si esto,en sentido estricto, es un blog de cine en realidad...ja,ja,ja


En consecuencia,hoy me detengo en la película estadounidense "Las ventajas de ser un marginado" gracias a Lu.
La película es del 2012 está dirigida por  Stephen Chbosky e interpretada por Logan LermanEmma Watson  Ezra Miller.




No sé qué tienen los tríos en el cine que a menudo nos brindan historias personales interesantes y enigmáticas,para mí siempre ha sido un número mágico asociado al perfecto equilibrio.

Una vez más, ahondaré en los personajes,así que "quien no quiera trigo,que no vaya a la era" o lo que es lo mismo,quien no quiera detalles,tal vez sea preferible postergar la reseña aquí.





La película se centra en la cándida,cruel y dolorosa adolescencia y a través del personaje de Charlie (Logan Lerman) se nos muestra lo dificultoso de encajar en el instituto cuando todo el mundo te considera un friky y un marginado.
Charlie es tímido,sensible,le gusta leer y escuchar música y es considerado un "pringao" en toda regla que encima acaba de aterrizar en el instituto y no tiene amigos.
Afortunadamente, todo cambiará cuando conoce a los hermanastros  Patrick (Ezra Miller....al que descubrí en "Tenemos que hablar de Kevin" ) y Sam ( Emma Watson....¿dejaremos de verla algún día como la Hermione de Harry Potter?).




Si hay un personaje que me ha cautivado es el de Patrick,pero la amistad que se va creando entre ellos,un vínculo que también pasa por ciclos y tempestades(y algún momento,parece incluso romperse....),les permitirá construir recuerdos que es previsible no olvidarán de por vida.La amistad como pieza angular para llegar a ser quienes somos,también a través de los ojos que quienes nos acompañan y que de alguna manera construyen también nuestra identidad.


Seremos testigos,bajo el compás de una impagable banda sonora(David Bowie,The Smiths,New Order....etc),de como Charlie,empieza a vivir puede que por primera vez,porque la vida como decía Sampedro,es "arder" y quien no arde,no vive.....así que  él se expone a enamorarse,sufrir por amor,experimentar indirectamente con las drogas,tener su primer beso,estrenarse en el sexo,pelearse....en definitiva,crecer.....


En la película se abordan muchos temas( abuso infantil,acoso,homosexualidad,amor,amistad....etc),pero hay un mensaje que se repite en dos ocasiones y que traslado aquí.
Es parte de una conversación entre Charlie y su profesor de literatura (ays,cómo marcan algunos profes en el instituto,verdad?).......

" Charlie: - ¿por qué personas que son guays se equivocan al elegir con quien salir?"
Profesor: - "Aceptamos el amor que creemos merecer"
Ch.: "¿podemos hacerles creeer que se merecen más?"
Pr. : " " podemos intentarlo".



Y sí, es cierto y aún sabiendo que nuestros anárquicos corazones no eligen de quíen se enamoran,también es cierto,que nuestras decisiones nos definen y amar a quien no te merece,no deja de ser una pérdida de tiempo que sólo te viene a restar, y si no ,que se lo expliquen al pobre Patrick o a la pobre Sam...ambos se pierden en relaciones sentimentales no correspondidas,que lejos de edificar,los anulan,los ignoran,los denigran....


Otra operación que nos deja una enseñanza pero en definitiva,tampoco nos viene a sumar,es intentar complacer a otro,dejarnos amar,por no herir,por no saber decir que no.....por no ser lo suficientemente valientes de dirigirnos a quien de verdad nos hace tambalear.....


Lo paradójico de todo esto es que nadie te puede salvar (también lo dice el personaje de Patrick en más de una ocasión),por mucho que estemos rodeados de buena voluntad,has de ser tu quien salga al rescate,no hay otra solución.


Un mensaje más para la reflexión y para la esperanza a raiz de un episodio traumático del pasado de Charlie:
"Aunque no podemos elegir de donde venimos,todavía podemos elegir hacia donde vamos"

Y un apunte para aquellos que no se deciden a arriesgar,a exponerse incluso al fracaso o al error y siempre anteponen la vida de los demás a la suya propia.
 De una conversación entre Sam y Charlie:

Sam: " (...) eres encantador, pero no puedes quedarte ahí y poner la vida de los demás por delante de la tuya y que eso cuente como amor."


Una película tan imperfecta como conmovedora,no la dejeis escapar.
Os dejo con el camaleónico Bowie,ya sabeis," podemos ser heroes,solo por un día...."

18 comentarios:

Daviblio dijo...

Tiene muy y buena pinta... Gracias por la crítica, Ms Troyana.

Saludos.

Laura Uve dijo...

La había visto anunciada en el cine y no me decidía a correr el riesgo :))

Me generaba dudas, según te leo, merece la pena.

Varios comentarios:

El refrán siempre lo había oído así: El que no quiera polvo que no vaya a la era.

Sobre el caos del corazón, totalmente de acuerdo, solo confío en aprender a no enamorarme de quien no lo merece.

Lo de dejarse querer y no aclarar el equívoco del tipo de sentimiento, no lo he practicado nunca. Demasiado cruel para la otra persona.

Qué dura es la adolescencia, si lo sabre yo que estoy rodeada de ellos/as y soy tutora de un grupo cada curso.

Y, por último, la vida es muy larga y podemos vivir muchas experiencias diferentes.... en fin, quemarnos vivas si queremos :))

Abrazo!!


LU dijo...

Esta vez ya puedo leer sin miedo je je je.

En primer lugar, me alegro de tu reseña porque eso implica que la historia te ha llegado y te apetece compartir tus sensaciones.

A mi me parece terrible que ese pobre chico llegue aterrado al instituto, cuando en realidad debería ser un gran momento…
Hacer amigos, qué difícil resulta para el que es tímido, o simplemente diferente.

Patrick es un imán. Y esa amistad que los hará crecer a los tres.

Momentos que me encantan: la llegada de Charllie a la primera fiesta (seguro que un día inolvidable), Heroes en el coche, el reparto de regalos, la camaradería con Patrick cuando todos le atacan…

Demasiado bueno, demasiado cándido, parece que es precisamente a este tipo de personas a las que la vida a veces golpea sin piedad.

El apoyo de la familia, su refugio en las cartas, su gran riqueza interior y el no dejarse vencer por las circunstancias.

Acabas de ver la peli y regresas a aquellos sueños de adolescente, a cuando descubrir un grupo o una canción cambiaba tu vida. Magia….

Biquiños


TRoyaNa dijo...

Daviblio,
gracias a ti por pasarte por aquí.
saludos!

Juan Roures dijo...

Esta película me marcó. De hecho, corrí a leer el libro nada más verla y me encantó también (lo recomiendo encarecidamente). Tiene una magia adolescente especial y fantásticas actuaciones del trío protagonista (tienes razón en la "magia de los tríos", la verdad sq nunca lo había pensado). ¡Un saludo! P.D. Somos infinitos.

TRoyaNa dijo...

Laura Uve,
...no me pega nada que no corras riesgos,tampoco con las películas;)

Merece la pena,sí,aunque en conjunto no sea perfecta,tiene ese punto agridulce de la adolescencia que termina conquistándote poco a poco.

ja,ja,ja.....sí,el refrán tal cual tú lo conoces,yo también lo había oído,pero me gusta más de la otra forma....vete a saber,igual hasta me lo inventé;)

En relación al caos del corazón,me parece muy sabio aprender a no enamorarse de quien no lo merece y aún así,si ocurre, aprender a desandar lo andado,a ser posible en el menor plazo de tiempo posible.
Me parece que para que esto no pase,primero es preciso construirse una buena autoestima a prueba de tanques y cañones.

Lo de dejarse querer,en el caso de Charlie no es crueldad,no al menos intencionadamente,es más bien,incapacidad para decir que no y facilidad para dejarse llevar por la inercia.

Yo también estoy rodeada de adolescentes diariamente y sí,es una etapa dura,adorable,vulnerable,incierta y llena de vaivenes.Menos mal que pasa pronto,aunque ellos no se den cuenta...

Por último,cómo me gusta eso de "quemarse viva",claro que sí,hay que vivir experiencias que nos sumen,subirse a los trenes que merezcan la pena y exprimir al máximo el estar vivas....que al fin y al cabo,estamos de paso,y tal cual los adolescentes,tampoco nos damos cuenta...

Abrazo!





TRoyaNa dijo...

LU,
ja,ja,ja,....qué raro se me hace que no me leas en diagonal....me encanta:)

En primer lugar,gracias,que la peli me ha gustado mucho y la he descubierto gracias a ti.

A mí también me parece terrible la historia de Charlie,desgraciadamente la realidad supera a la ficción y hay muchos adolescentes que sufren bullyng en el instituto y hay que movilizarse para cortar de raíz el problema antes de que vaya a más.

Estoy contigo,Patrick es un auténtico imán,me encanta en los números musicales,vestido de mujer,me recordó a la película "Cabaret"



- el primer beso ("ya que va a ser el primero,quiero asegurarme de que te lo de alguien que te quiera")
- el momento en que Charlie se coloca en la parte de atrás de la furgoneta antes de pasar el tunel y Sam le besa por la ventanilla.
Por cierto,cómo me gusta la canción de Bowie "Heroes":)

- La conversación con el profe de literatura sobre quien merece nuestro amor.

- Coincido contigo: el momento en que CHarlie sale a defender a Patrick después de haber sido humillado y apaleado sin que su amante moviera un dedo por él....
y el apoyo que le presta después...

- cuando juegan a "beso,atrevimiento o verdad"....el beso entre Patrick y la gótica,me parto...ja,ja...y luego,el beso que desata la tormenta y lo pone todo del revés...o del derecho,según se mire,claro...

Tienes razón,duele comprobar que la vida a veces se ceba con las personas más buenas pero a Charlie le falta autoconfianza y determinación....todo estaba a su alcance,sólo tenía que tomarlo,sin siquiera preguntar,como si fuera suyo por derecho propio....esa autoconfianza me parece esencial...las dudas,la indecisión,los sentimientos de inseguridad,tan propios por otro lado de la edad,sólo nos llevan a quedarnos arrinconados,lejos del festín...
Es cierto la película te transporta un poco a la adolescencia:las canciones,la literatura,la amistad....los primeros amores...aún con todo¿quíen vuelve atrás?

Biquiños



TRoyaNa dijo...

Juan Roures,
anotada queda tu recomendación literaria;)
Hay mucha química entre el trío protagonista y sí,el 3 es un múmero mágico y muy cinematográfico.
Te enlazo por si te interesa,una entrada en la que,junto a dos compañeras del blog común en el que participo" Zinéfilas",dedicamos una lista a películas donde el 3 es el protagonista:

http://historias-troyanas.blogspot.com.es/2012/03/tres_04.html

Un saludo! y sí:
!!!somos infinitos!!!!:)

Zamarat dijo...

Ay!! Qué casualidad! Precisamente hoy hablaba yo de la novela en mi blog. Aún no he visto la película, pero por lo que te he leído parece bastante fiel al libro.
Abrazo!

TRoyaNa dijo...

Zamarat
ja,ja,ja
si nos ponemos de acuerdo,no nos sale mejor;)
Vengo de dejarte un comentario en tu entrada.Es cierto hay muchas similitudes con el libro por lo que te he leído.
Otro abrazo para ti!

Edelia dijo...

Todavía no he visto la película que tengo pendiente pendientísima. El libro me encantó y si me gustó tanto, la película al menos me tiene que gustar un mínimo.

¡Saludos!

TRoyaNa dijo...

Edelia,
particularmente,soy de las que gustan de analizar por separado libros de películas,incluso cuando éstas últimas hayan tomado como inspiración a la literatura.
Solo puedo decirte que la película me ha gustado,si finalmente le das una oportunidad,ya nos contarás.

Saludos!

Dona invisible dijo...

Hola!
Vaja, quina casualitat, la Zamarat també ha penjat una ressenya del llibre i m'ha cridat l'atenció!
Em sembla que és d'aquelles pel·lícules que se't passen volant, o sigui que la buscaré.
Sobre enamorar-se de qui no devíem, o els amors correspostos... doncs no sé si el que diu el professor és del tot cert, si ens enamorem de qui creiem que ens mereixem. En tot cas, és difícil triar, però l'experiència és un grau i les veus venir amb més antel·lació, ja no s'és tan naïf i, com a mínim en el meu cas, ens recuperem més aviat. Encara que això també fa que anem amb més cura..
En tot cas, pel·lícula recomanable que buscaré!
Salut i bon St. Jordi!

TRoyaNa dijo...

Hola!
síiiii,Zamarat i jo hem coincidit,si se posem d´acord no ens ix millor..ja,ja

És curiós el que m´ha passat amb aquesta peli,perquè m´ha anat agradant més a mesura que passaven els díes...et deixa un boníssim record al cap..no sé si et passarà a tu..

Ja he comentat en relació als amors,que estic molt d´acord amb el que diu el professor de literatura..crec que les nostres eleccions d´alguna manera ens defineixen i que en alguns casos n´hi ha patrons que ens repeteixen i que és precís analitzar-se per a millorar la tria, partint de que no sé si realment escollim a aquestes qüestions...

Tinc els meus dubtes de que l´experiència siga un grau,encara que m´agradaría pensar que sí....i tampoc tinc clar això de que les veus venir amb més antel.lació..

En relació a lo de "naïf" (m´has deixat de pedra amb aquesta paraula..ja,ja),jo no vull perdre ni l´inocència ni la confianza ni a l´ amor,ni a la faena, ni a la vida en general,al sentit de que no m´agradaría que les experiències negatives em feren més escéptica amb les noves oportunitats...
Pel que fa al temps de recuperació,doncs crec que és important saber adaptar-se als camvis que a més a més,ens agrade més o menys,és la única cosa que es manté amb el temps....i lo de anar amb cura,com a propòsit està bé però arribat el moment,crec que és una cosa que s´oblida ràpidament....


Ja em contaràs què t´ha paregut si al final veus la peli.
Salut i bon St. Jordi per a tu també!


Antígona dijo...

La adolescencia es una época muy especial, Troyana, llena de descubrimientos, desafíos, inseguridades, dudas y una tremenda curiosidad ante lo que está por venir que suele traducirse en las ganas que tienen los adolescentes de hacerse adultos.

Personalmente, cuando miro hacia atrás, no experimento ningunas ganas de regresar a esa etapa, en la que se vive con mucha intensidad pero también se sufre con idéntica intensidad. Sin embargo, sí creo que es una etapa muy importante y que puede llegar a marcar de forma decisiva cómo seremos de adultos. Los primeros amores, los primeros roces o encuentros sexuales, siempre están revestidos de un halo especial, quizá por todas las expectativas que, en esa etapa, depositamos sobre ellos. Por otra parte, es una época de tantísimas preguntas que no me extraña que los adolescentes anden a menudo bastante desquiciados. Nunca urge tanto como entonces la necesidad de construir el propio yo, de definirse de algún modo frente al resto, y, al mismo tiempo, tengo la impresión de que la sensación de desorientación y de no saber por qué decantarse es constante. Vamos, que una tortura, jajaja.

Creo también que la mayoría de la gente ha incurrido en los dos errores que señalas: amar y dejarse amar por quien no nos merece o por alguien a quien no podemos corresponder. Y ambos, me temo, son errores muy frecuentes en la adolescencia, donde el desconocimiento de uno mismo suele conducir a embarcarse en relaciones que no nos hacen ningún bien. Pero, claro, es que ese conocimiento de sí que nos va ayudando a discernir qué personas nos hacen felices y qué personas infelices sólo puede ir llegando poco a poco y tras diversas experiencias fallidas. La adolescencia es el momento en que ese proceso comienza y me parece bastante improbable ser capaz de acertar a la primera.

En cuanto al debate entre Dona Invisible y tú, no tengo más remedio que situarme entre ambas posiciones. Como te sucede a ti, yo no quiero perder ni la confianza ni la inocencia en nada de esta vida. Pero creo, como Dona, que la experiencia es un bagaje que nunca puede obviarse. Sin embargo, no creo que la experiencia tenga necesariamente que volvernos más escépticos. Lo positivo que veo en ella es que, a mi juicio, nos ayuda a atinar mejor en nuestras elecciones, aunque eso implique también que uno se vuelva más selectivo.

Haré por ver la peli, que ya veo que te ha entusiasmado :)

Un beso y un abrazo!


TRoyaNa dijo...

Antígona,
la adolescencia es intensa,se vive todo con amplificador:
alegrías,penas,primeros amores y encuentros sexuales,amistades.....etc
con el paso del tiempo,miras atrás con una mezcla de nostalgia pero también de alivio.

El otro día sin ir más lejos,tuvimos un episodio en el trabajo(nos cayó algo así como una "reprimenda grupal") y pensé cómo hubiera vivido esa misma experiencia a mis dieciocho añitos....uff....no vuelvo atrás ni soñando....de hecho,por curiosidad,sondeé impresiones entre el personal de prácticas,y lo vivieron mucho más tremendo e intenso de cómo lo había vivido yo...supongo que asumes la responsabilidad y sobre todo,encajas la dificultad de manera firme pero más relajada,con el relatismo que afortunadamente te van dando los años...
No sé si me explico pero bueno,que de vuelta atrás,nada de nada.

Personalmente,creo que he incurrido en todos los errores que se mencionan en la película,tal vez menos en el de dejarse amar sin convencimiento.

En relación al debate entre D.I. y yo,en el que tú adoptas una postura intermedia,sólo añadir que la experiencia es un bagaje,sí y que no puedo obviarse también,pero tampoco es ningún aval o garantía de que no te vayas a volver a equivocar,porque además,la vida nos pone a prueba continuamente y lo vivido nunca se repite exactamente igual.
Mucho mejor que yo lo expresaba Milan Kundera en "La insoportable levedad del ser",cuando decía:

(...)"Nuestras vidas están plagadas de instantes en las que cometemos errores o despistes, unos con mayor transcendencia que otros, pero que siempre la limitan; creo que deberíamos tener al menos otra oportunidad para intentar no cometer los errores que cometimos en la primera vida, porque al solo vivir una vez no tenemos la suficiente madurez o capacidad para calibrar nuestras decisiones y las posibles repercusiones que estas puedan tener."(...)

A esto me refiero cuando digo que la experiencia hasta cierto punto no es un grado,ni un aval,ni una garantía de que no nos vayamos a volver a equivocar.No pasaremos nunca de aprendices,porque cuando no será una situación,será otra,y todas nos desafiarán de manera diferente,forzándonos a improvisar continuamente.

Es complicado eso de no caer en el escepticismo,pero pienso que hay que estar alerta y al menor indicio,salir al paso con un halo de inocencia y confianza nueva.Al menos,intentarlo..

Por otro lado:
¿tu crees que atinamos más en nuestras elecciones con el paso de los años??
yo no lo sé....pero bueno,quiero pensar que el grado de conciencia y conocimiento sobre uno mism@ es mayor,y por tanto,sabes o intuyes,como tu bien dices,quien puede hacerte más feliz y quien no...
aunque sigo pensando que no existen las garantías y sí los riesgos,ni un prospecto adosado a cada persona donde se detallen los efectos secundarios y sí un salto al vacío cada vez que alguien nuevo irrumpe en nuestras vidas y decidimos jugar a ver qué pasa..

Si ves la pelicula,ya me dirás a ver qué tal,en mi caso,me fue gustando más conforme iban pasando los días...

Otro beso y otro abrazo para ti!









Antígona dijo...

En eso, desde luego, te doy toda la razón: si la experiencia es bagaje, nunca es un aval o una garantía de nada. Ni de lejos. Y no sólo porque, como se dice, seamos esos animales capaces de tropezar dos veces –y más- con la misma piedra, sino porque, como bien señalabas al comienzo de su post, somos eternos aprendices que nunca terminan de aprender todo aquello que necesitan para enfrentarse a la vida. Entre otras cosas, porque siempre se es por primera vez adolescente, por primera vez adulto, por primera vez se tienen cuarenta años, cincuenta, sesenta… Cada etapa de la vida tiene sus exigencias y nunca tendremos experiencia previa sobre cómo afrontarlas, sobre cómo enfrentarnos al cambio que en nosotros mismos el mero paso de la vida va produciendo. Sobre aquello que nos sucede tenemos poco control, sobre cómo afrontar lo que nos sucede algo más, pero también poco si la vida, en cualquiera de sus etapas, anda llena de novedades, retos y desafíos. ¿O no es un desafío aprender a enfrentarse, sencillamente, a la madurez y el envejecimiento para el que ninguna experiencia previa nos prepara?

Así que creo que, a la postre, vamos a estar de acuerdo: la experiencia, por más que haya que reconocerle cierto valor, nunca nos libra del salto al vacío ni de la posibilidad de pegarnos un tortazo por su causa. Nunca nos libra del riesgo de equivocarnos y es preciso mantener la valentía de saber arriesgarse cuando la ocasión lo merece. Incluso el conocimiento de sí que uno parece ir acumulando a lo largo de la vida puede revelarse por completo inservible ante ciertas sorpresas, felices o amargas, que la vida puede depararnos. Y es que por más que el Oráculo de Delfos estuviera presidido por el lema del conócete a ti mismo, creo que los griegos sabían perfectamente que ese conocimiento sólo podría darse propiamente después de la muerte y que, por tanto, es tarea nunca terminada e inalcanzable como garantía de nada.

Muy bien traída la cita de Kundera, me apetecería volver a leer su libro, que esconde tantos tesoros que apenas recuerdo.

Mañana vuelvo para comentar en tu nuevo post, que, leyendo ahora en diagonal, veo que tiene mucha miga.

Más besos!

TRoyaNa dijo...

Antígona,
me alegra comprobar que en ocasiones,argumentando,podemos llegar a conciliar posturas..ja,ja

Así es que la vida y sus etapas vienen sin manual de instrucciones y cada situación de algún modo requiere improvisación.

Por otro lado,muy de acuerdo con esa reflexión en torno al Oráculo de Delfos y los griegos,pues también se dice que cuando finalmente aprendemos a vivir,es casi el momento de morir y me parece esa idea va muy en consonancia sobre lo que dices de conocerse a sí mismo,como una tarea expuesta a continuos cambios y reajustes que en realidad no acaba nunca y es de por vida...


Bsts