lunes, 1 de abril de 2013

Blue Valentine







Derek Cianfrance dirige en 2010Blue Valentine” que se estrena en 2013 en nuestros cines.
Interpretada por Ryan Goling (Dean) y Michelle Williams(Dean) nos relata el proceso de construcción y destrucción  de una pareja  en dos tiempos: el presente, en el declive de esa relación después de seis años de convivencia y una hija en común, y frecuentes flash-backs que nos llevan al  nacimiento de esa relación.




Aviso que  ahondaré en el argumento, a fin de invitar al diálogo y la reflexión. Si alguien no quiere detalles previos, tal vez lo mejor sea postergar para otro momento la reseña aquí.Aunque si os digo la verdad,la película,como viene siendo habitual aquí,nos servirá como punto de partida para quien quiera y le apetezca,pueda compartir impresiones acerca de las cuestiones que aborda:el amor,el desamor,las relaciones....etc...Y que nadie se sienta spoiler si al opinar avisa al lector que puede desvelar algunas claves,por favor,porque después de todo: quien avisa,no es traidor.


En un imperceptible balanceo por la nostalgia, el espectador en "Blue Valentine" es cómplice de cómo se conocen los protagonistas, de cómo sus caminos circunstancialmente se cruzan y poco a poco, se va creando un vínculo entre ellos.

 En paralelo, saltamos al presente de vez en cuando para ser testigos de una cuerda que se ha tensado demasiado, donde entre otras cosas, el opuesto posicionamiento ante la vida, da paso al conflicto y la falta de entendimiento.


Ya en el blog La Cólera de Aquiles muchas de las cuestiones que se plantean en la película han dado paso al debate en los comentarios pero siguen siendo muchos los interrogantes abiertos:
¿Qué falló entre Dean y Cindy?¿qué se perdió por el camino?¿había ya en el comienzo de la relación algún defecto de entrada que se minimizó para después aflorar en toda su dimensión?


Partamos de que en toda relación siempre de forma más o menos reconocible hay uno que juega a ser el amado y otro que juega a ser el amante y que es posible que estos roles se intercambien a lo largo del tiempo y  se repitan incluso como si de un patrón invisible se tratara  cuando nos encontramos en una nueva relación. 


Pero: ¿qué les falló a Dean y Cindy si parecía que ambos al principio se querían cada cual desde su posición? Porque a mi modo de ver, incluso “dejándose amar” e incluso en su situación de cierto desamparo y vulnerabilidad, Cindy  parecía estar segura de la elección que estaba haciendo, podía sentir y por tanto apostar, sin garantías ni avales  de que ese sentimiento durará hasta la posteridad….¿fue cansancio tras seis años de convivencia?¿falta de coincidencia en las perspectivas de vida?


Duele ver cómo de la complicidad se pasa a la evitación, a la desconexión en el sexo del cuerpo y la emoción.Paradójico que este desdoblamiento se de en " la habitación del futuro" de un hotel.


¿Es preciso que en una relación ambos tengan un nivel de aspiraciones vitales parejo o similar?¿se puede sobrellevar cualquier diferencia de intereses si los valores coinciden?
Tengo que remarcar que ambos actores están tremendamente creíbles y que si tuviera que destacar algunas escenas,me quedo con:
-La escena de la canción-baile de claqué en la calle
-la "velada" en la habitación del futuro
- el final....por ese contraste entre lo que sucede en el interior de los protagonistas con lo que sucede alrededor.

Otra duda que queda en el aire es acerca de la pasión.....¿se puede seguir adelante en una relación cuando se ha perdido la pasión y que esa relación con el tiempo madure y salga fortalecida?¿qué hay de cierto en eso de que el amor se transforma, madura con el paso de los años en otro sentimiento más relajado y profundo? ¿o es que Cindy de entrada escogió a la persona equivocada?


Sin ánimo de considerar que se pueda estar eternamente en la cresta de la ola o en lo alto de una montaña rusa, me planteo si esa evolución de los sentimientos no deja  en su trayectoria, algunas lagunas sueltas en la relación, si acaso no es posible que esa serena madurez deje también algunas fisuras imperceptiblemente abiertas y que cualquier desconocido/a que irrumpa de la noche a la mañana y sin proponérselo, las venga a llenar….


No he podido evitar acordarme de Francesa(Meryl Streep) en “Los Puentes de Madison”. Se supone se casó enamorada de su marido y con él tuvo dos hijos. Los años pasaron, los hijos crecieron y el  sentimiento que albergaba hacia su marido se apaciguó, la antigua pasión dio paso a una emoción más tranquila, menos apasionada y tal vez más honda. En ese devenir , cuando ella seguramente se hubiera visto capaz de adivinar cada uno de los capítulos  que le quedaban por vivir ,envejeciendo  plácidamente junto a su esposo, se cruzó en su camino un fotógrafo del National Geographic ( Clift Eastwood)que le haría vivir ese tardío y sin embargo apasionado e intenso amor loco, de los que te ponen a prueba y derriban estructuras largamente cimentadas.



Y me pregunto:
¿hubiera sido posible ese amor de no haber sido porque la relación con su marido había entrado en un largo letargo emocional?
Puede que sí o puede que no,pero ¿no se está más expuesta/o a que estas cosas ocurran cuando la fiebre de las primeras etapas se ha visto mitigada con el paso del tiempo?

Alguien podrá argumentar que con independencia de la irrupción de terceros o no,se ha de partir de la voluntad de continuidad  pero lo cierto es aunque nos sintamos constantemente a la intemperie, casi nada de lo emocional, está bajo nuestro control.

Así que dado que lo único que pervive es el cambio, no se me ocurre mejor fórmula que intentar disfrutar de lo que nos despierten y despertemos mientras dure aquí y  ahora, porque lo que parece evidente es  que todo se transforma y  que  tanto si caducan como si no,tanto si funcionan como si no, volvemos como autómatas a la incógnita de las relaciones una y otra vez.

Ya lo decía Woody Allen en el final de Anny Hall, por muy absurdo que resulte,tanto si buscamos como si somos encontrados,duren más o menos, no lo dejamos de intentar. …¿será una inercia vital?






26 comentarios:

Juan Roures dijo...

Una película muy dura sobre el amor, que, como dices, deja bastantes dudas, aunque también resuelve unas cuentas. Los dos actores están brillantes. Lo que sorprende es que haya llegado tan tarde a nuestro país...

Laura Uve dijo...

No la he visto, la descarté hace poco... y parece que equivocadamente puesto que despierta tantos interrogantes. La descarte pese a lo que me gusta Gosling y al título... una de mis canciones favoritas de Tom Waits.

Como no he visto la peli es mejor que no entre en el debate. No tendría nada que ver con el tema.

Manderly dijo...

La vi hace tiempo y lo cierto es que me pareció bastante real porque es algo que puede pasar.
El éxito está en la química entre los protagonistas que es perfecta.
También me gusta mucho la escena del claqué!!
No veo tanta similitud con la genial 'Los puentes de Madison'. Ambas relaciones son amorosas, es cierto pero diferentes. Nacen de manera diferente y por cosas distintas.
Ya sabes, arrepiéntete de haberlo hecho no de haberlo dejado pasar.
Saludos.

TRoyaNa dijo...

Juan Roures,
es cierto,no sé por qué ha tardado tanto en llegar a estrenarse aquí.
Y sí,algunas dudas quedan resueltas,otras no..pero solo por el hecho de que nos haga pensar bien vale ya la pena.

TRoyaNa dijo...

Laura Uve,
aunque no hayas visto la película,si te apetece,puedes entrar en el debate.
Ya ves que además,me he ido de una peli a otra a fin de hablar de las relaciones que es uno de los puntos de conexión entre "Blue Valentine","Los Puentes de Madison" y "Anny Hall".

TRoyaNa dijo...

Manderly,
es cierto hay mucha química entre los protagonistas y eso ofrece credibilidad.

Mi intención al traer "Los puentes de Madison" no era comparar las dos películas,ni tampoco las dos relaciones,al menos en el momento presente.
Aunque yo hablaba en general de situaciones,tal vez,eso sí,se podría hipotetizar sobre un futuro probable en caso de que los protagonistas de Blue Valentine no hubieran roto.....porque pienso que en ese caso,en la vida de Cindy a la larga hubiera sido muy fácil que hubiera irrumpido un tercero que viniera a despertar en ella todo lo que el fotógrafo del National Geographic despertó en Francesca,tal como ocurrió en "Los puentes de Madison".

En cualquier caso,en relación a tu última frase,si has de arrepentirte de algo,que sea al menos de haberlo intentado,no de haberlo dejado pasar.

Saludos

David Amorós dijo...

Pese a esa intención de plantear tantas preguntas y ese halo de enorme película que la persigue, la verdad es que me causó mucha indeferencia el día que la vi. Quizás no estaba inspirado, puede ser, pero mi recuerdo es tan vago como la sensación de poco interés que tuvo al verla.
Un abrazo.

TRoyaNa dijo...

David Amorós,
la verdad es que te entiendo perfectamente, me ha pasado muchas veces y contra estas sensaciones no se pueden luchar.

A mí no es que me haya parecido una película enorme,pero sí interesante,los actores tienen mucha química entre ellos y resultan creíbles y todo lo que nos ha dado que debatir en otros foros,bien le valía una reseña aquí.

Otro abrazo para ti!

daniel dijo...

Otra película que me parece una auténtica joya desconocida por muchos pero que vale oro. Me encanta tu reseña troyana, examinas muy bien la psicología del film, que si bien nos deja un sinnúmero de inquietudes también hace que, por medio de su historia, saquemos nuestras propias conclusiones.
Mi memoria me puede fallar un poco porque la vi hace casi dos años cuando recién pululaba por la web (has de pensar que soy un pirata cibernético jajaja), pero recuerdo lo creíble de su historia y sus personajes tan golpeados por el destino y la monotonía; aunque también Dean daba mucho más de lo que Cindy ofrecía, y en ese contraste llegaba a pensar que sí, finalmente Cindy se equivocó, pero lo intentaron.

La comparación con Los Puentes de Madison me parece excepcional ;)

Y definitivamente el final te deja un nudo en la garganta, con impotencia por ese agrio desenlace pero preciso y contundente.

Un abrazo!!!

Melvin dijo...

Me han hablado tan bien de la peli.... Y Michelle Williams me gusta mucho, desde que la descubrí en Brokeback Mountain....No tardaré en verla. Como bien dices poco importa seguir patrones de pareja si la incógnita jamás será desvelada y continuaremos en el empeño de comprender qué es aquello que nos mueve hacia el encuentro o el desencuentro... Besotes, querida.

TRoyaNa dijo...

Daniel,
ja,ja,ja,
sí,sí...ya me estoy dando cuenta que eres una flecha cibernética adelantándote a los estrenos en España;)
me parece fenomenal,la red es o ha de ser sinónimo de accesibilidad a la cultura,entre otras cosas.
Por otra parte,tenemos en esta película dos actores que ya han demostrado por separado lo grandes que son en sus prolíficas carreras profesionales.Ella me gustó especialmente por "Mi semana con Marilyn",él por "The Driver"....entre otras,pero aquí además, juntos,la química funciona.
Me alegra te guste la reseña,disfruto mucho analizando las películas y el perfil psicológico de los personajes,por eso desde el principio suelo avisar para que nadie se encuentre con la película desvelada.
En relación a la pareja protagonista y su relación,yo creo que sí caen en la monotonía:el trabajo,las responsabilidades como padres....más la menor implicación de Cindy en la relación,se conjugan para que todo se vaya al traste.
Pero sí,al menos lo intentaron,me parece que el simple hecho de dar una oportunidad a alguien implica que esa persona te hace sentir,algo se remueve en tu interior aunque sea desde el lugar de "amada".
El hecho de traer aquí "Los puentes de Madison" es a modo de ejemplo de cómo a veces las relaciones evolucionan,se amansan y dejan huecos imperceptibles que a veces sin buscarlo si quiera,otros terceros vienen a llenar...

De todos modos,volviendo al origen,qué terrible suena eso de escoger a la persona equivocada....es como muy fulminante ¿no?

El final,a nivel estético me parece excepcional.Dean caminando vencido solo por la cera y ahí fuera ese estallido de fuegos artificiales,es contraste total entre el bullicio del exterior y la desolación con la que él sale de casa de sus suegros...uff....genial.

Otro abrazo para ti!





TRoyaNa dijo...

Melvin,
a mí también me gusta mucho Michelle Williams,me dejó muy impresionada sobre todo con "Mi semana con Marilyn",aunque la descubrí,como tu,en ese papel de esposa engañada en "Brokeback Mountain".

Esto de las relaciones es una incógnita no despejada,algo absurdo e irracional en lo que sin embargo,por muchos desengaños que nos llevemos,no dejamos de insistir.... nadie mejor que Woody Allen para explicarlo con esa ironía surrealista en Anny Hall...¿no te parece?

Bsts!!!

Todocinemaniacos dijo...

Buena página la tuya. Te dejo mi nuevo blog: http://todocinemaniacos.com.
Si te interesa que intercambiemos enlaces recíprocos de nuestras páginas, yo encantado.

TRoyaNa dijo...


Todocinemaniacos,
gracias,he estado echando un vistazo a tu blog y tiene muy buena pinta.
Mantengamos contacto,te invito a que conozcamos mejor nuestros respectivos blogs y si vemos que son afines,nos enlazamos,¿por qué no?

Yuri Zhivago dijo...

Hace un par de semanas que vi "Blue Valentine" y me gustó quizás por la química de sus personajes principales y por la música.
Quizás nos hable de una relación sin cimientos solidos.No veo mucha pasión por parte de ella,quizás sea un matrimonio para escapar de ese padre terrible.Lo cierto es que la muerte del perro hace de detonante para que el matrimonio se rompa lo mismo que el encuentro en el super con un antiguo compañero de clase que la aleja de la realidad.
Eso si desde mi punto de vista "Los Puentes de Madison" es inigualable en primer lugar Ryan Gosling y Michelle Williams tienen todavía un largo recorrido para igualar a Clint Eastwood y a Meryl Streep tarea que me parece imposible y porque el personaje de Francesca es inigualable.Aún la recuerdo en el porche de su casa descalza,esa imagen la hace grandiosa al igual que su historia de amor con el fotógrafo.El amor no tiene medida,no somos dueños de nuestros sentimientos aunque si responsables de lo que ocurra.
Volviendo a Blue Valentine también me quedo con el zapateo delante del corazón al ritmo de esa pequeña guitarra.
Saludos

TRoyaNa dijo...

Yuri Zivago,
me gusta que saques a colación el tema del padre,hasta ahora no lo había pensado,pero cabe la posibilidad de que Cindy al casarse,también estuviera huyendo de esa figura autoritaria que tiene en casa.
spoiler
No olvidar tampoco que se casa embarazada,situación en la que se le percibe tremendamente confusa y vulnerable.
¿buscaba en Dean protección,seguridad y estabilidad para su futuro hijo?

Yo creo que el detonante para que se precipite la crisis,o uno de los detonantes,es precisamente ese encuentro con su antiguo compañero de clase(¿el padre de su hija?)pues a ella le hace ser aún más consciente de todas las cosas que han ido perdiendo Dean y ella por el camino...

fin del spoiler

Me da la sensación de que no me he sabido explicar bien,porque al traer a colación "Los Puentes de Madison" lo único que pretendía era ahondar en un punto concreto de las relaciones de largo recorrido,nada más.
No se me ocurriría comparar actrices y actores,porque por descontado,Eastwood y Streep para mí poco tienen que demostrar ya a estas alturas de su carrera,porque son "vacas sagradas" del cine y esta nueva cantera de actrices y actores es talentosa y prometedora pero están todavía en camino de convertirse en estrellas inmortales.

Me ha encantado la forma en que has descrito a Francesca en el porche descalza y muy de acuerdo con tus observaciones,en el sentido de que no somos dueños de nuestros sentimientos,pero sí responsables de lo que hacemos con ellos.

Y por último,volviendo a "Blue Valentine",la escena del claqué y la canción con la pequeña guitarra en la puerta de la tienda es inolvidable.

Saludoss

Zamarat dijo...

No la he visto. Es triste que las relaciones que parecen perfectas se vayan al traste con el tiempo.
Abrazo!

TRoyaNa dijo...

Zamarat,
... perfecto no hay nada en la vida,pero sí,es triste que las relaciones que parecían funcionar,terminen así,sin casi poder estar el uno y el otro en la misma habitación...
Otro abrazo para ti!

Dona invisible dijo...

Hola!
també vaig veure la pel·lícula i per a mi es tracta del decliu d'una relació amorosa, de com es passa de la connexió a la incomunicació, a veure l'altre/a de cop i volta com a un desconegut, a embogir pràcticament (parlo d'ell ara) quan ens adonem que allò que havíem sentit (o que ens pensàvem que havíem sentit, o que l'altre havia sentit) s'ha esvaït.
Al meu entendre en aquest cas, la llavor del fracàs ja era als inicis, per una profunda desavinença respecte a les prioritats a la vida, així com perquè les circumstàncies van dur tots dos a casar-se (ella estava embarassada i també volia fugir de la situació familiar que tenia).
I és que, ens agradi o no, la passió inicial en tota relació es trasnforma en una altra cosa amb el pas del temps i passa a ser amor, però més pausat en el millor dels casos. Aleshores, si no resta alguna cosa en comú entre tots dos, per a mi es fa difícil el fet de compartir la vida.
Salut!

TRoyaNa dijo...

Hola!
doncs,sí, es això per a mi també: el declivi d'una relació amorosa.
I sí,es possible que les llavors del fracàs ja estigueren a la relació des del principi,però malgrat tot,pense que també podria haver anat bé,que no hi ha res predicible al cent per cent.

Sí,potser siga inevitable que la passió amb el temps siga menys intensa,el que no tinc clar es si eixe amor més calmat tot i que es tinguen valors e interessos en comú, no ens deixe més vulnerables per a posar la atenció en altres persones que ens desperten de nou la intensitat...
Salut!

Antígona dijo...

Bueno, Troyana, aquí llego, tarde como siempre en los últimos tiempos –que menudo ritmo llevas, maja, estás de un prolífico que pa’qué- pero dispuesta a retomar el debate.

Soy de las que piensan que los sentimientos pueden irse ahondando con el paso del tiempo y que eso no supone necesariamente un “amansamiento” o “apaciguamiento” del sentimiento, sino, sencillamente, una transformación, un cambio hacia algo distinto donde también pueden pervivir elementos de los primeros tiempos. La fuerza de la costumbre es también poderosa, y quizá si hay ciertas emociones que, al comienzo, dependen de la novedad y no pueden con el paso del tiempo ser vividas con la misma intensidad o de la misma manera, también hay otras emociones que no pueden darse al comienzo y que sólo pueden surgir del transcurrir de los años junto a alguien y del cotidiano compartir durante días y días. Así, alguien tan escéptico con la idea del amor como García Calvo decía algo así –lástima no tener el libro a mano, porque lo decía de una forma muy gráfica- que el sexo con quien ya se ha tenido muchas veces multiplica el goce porque a cada nueva experiencia se suma el recuerdo del placer de las anteriores. Algo por completo distinto a lo que por lo general se dice de la pérdida de la pasión en la pareja y que no tiene por qué resultar falso.

También, sin embargo, creo que no todo el mundo siente ni vive las relaciones amorosas de la misma manera porque nuestros modos de ser nos condicionan en buena medida en este aspecto. Así como hay quienes se sienten cómodos y seguros en la rutina, y dentro de ella disfrutan de su día a día, hay personas que no la soportan y buscan constantemente cambios y emociones nuevas. Así que también es posible que algunas personas, por su modo de ser, tengan más probabilidades de salir bien paradas en una apuesta a largo plazo por una relación estable, mientras que otras, igualmente por su modo de ser, tengan más dificultades para sentirse bien en todo lo que ello implica. A fin de cuentas, nunca hay patrones ni fórmulas generales incontestables y cada cual debe buscar lo que mejor le haga sentir desde su propia singularidad, que jamás es igual a la de ningún otro.

En cuanto a Blue Valentine, sabes que opino, como veo que también algún otro de tus comentaristas, que la pareja fallaba desde la base por las circunstancias en que se produce el enamoramiento de ambos, y que es el mismo desequilibrio que se acusa ya al comienzo de la relación –la total entrega de él frente al dejarse llevar de ella- el que la lleva a romperse. Que a ello se pueda unir el cansancio, no lo dudo. Pero es más fácil cansarse de alguien cuando no hubo un auténtico enamoramiento en los inicios que cuando éste sí se ha dado. Supongo que porque, pasado el arrobamiento inicial, quedan pocos elementos a los que agarrarse que puedan motivar el deseo de continuidad. Hay un elemento que falla en Cindy que me parece, personalmente, esencial en cualquier relación de pareja, y que es la admiración por el otro. Algo que tampoco encuentro en los inicios: quizá Cindy podía sentir admiración por la decisión y la seguridad de él en su enamoramiento de ella, pero no en él como tal, es decir, en ningún rasgo de él que le llamara la atención más allá de ese deseo de vincularse a ella.

(Sigo abajo)

Antígona dijo...

Sobre la película de Eastwood, tendría que volver a verla para recordar algunos detalles, pero según la recuerdo ahora, yo no tuve la sensación de que ella se hubiera casado enamorada de su marido. Más bien me pareció que se habían casado por otro tipo de circunstancias, y que es cuando aparece el personaje que encarna Eastwood cuando por vez primera descubre lo que es enamorarse de alguien. Pero es muy posible que me equivoque.

Sea como fuere, creo que cuando la llegada de una tercera persona desmonta una pareja es porque en ésta ya había problemas que tal vez sus miembros integrantes no se atrevían a reconocerse o que, por el contrario, conocían perfectamente y no se atrevían a enfrentarse a ellos por miedo a la soledad o por responsabilidad familiar (hijos). De existir una verdadera complicidad entre ellos, un sólido sentimiento de unión entre los dos, de pervivir todavía el placer de la mutua compañía, entonces no creo que un tercero tenga grandes posibilidades de quebrantarla, por más que, obviamente, nada sea imposible.

Otra cosa es lo que muchos llaman la “canita al aire”: vivir una aventura con otro, aprovechar un sentimiento de atracción para revivir el arrebato primero del desconocimiento del otro, pero siempre desde la voluntad de retornar a la pareja estable. Algo bastante frecuente y que muchos viven como perfectamente compatible con la pervivencia de la pareja.

En lo que te doy por completo la razón es en el hecho de que en el terreno de las emociones nada está bajo control. Lo que nos suceda en este plano es algo que no podemos prever ni anticipar, por más que nuestra voluntad pretenda guiarnos hacia algún lado. Así que con esa incógnita habremos de vivir, y siempre contando con la posibilidad de que nos desmonte cualquier plan o proyecto.

Un beso y un abrazo!

TRoyaNa dijo...

Antígonaaaaa!!!
qué brava eres!!!ja,ja,ja
menudo comentario más extenso!!!

El termino de "amansamiento" lo utilicé porque si la memoria no me falla,me pareció que lo habías utilizado tu...pero bueno,igualmente me parece de sentido común como decía Antonio Gala que "la intensidad está reñida con la extensión" y por tanto es de esperar que con el tiempo las emociones se relajen.
Me ha gustado mucho la cita que has traído de García Calvo y pienso que hay mucha verdad en esa hermosa reflexión....sin embargo,ojalá ocurriera eso en todos los casos,porque seguramente no tendríamos que hablar ni de separaciones ni de rupturas en general.
Por otro lado,muy de acuerdo contigo en tu apreciación sobre que la personalidad de cada uno facilita o dificulta la estabilidad,en el sentido de que para algunos la rutina es cómoda y proporciona paz,confianza y seguridad y para otros en ocasiones,conlleva aburrimiento y monotonía y se deja de ansiar vivir emociones nuevas e intensas que no siempre puede proporcionar la continuidad.
Todo es tan relativo.....porque una misma persona dependiendo del momento de su vida puede buscar una cosa u otra en función de sus circunstancias,siendo como somos personas en constante estado de ebullición.

En relación a la pelí,estoy de acuerdo contigo en que Cindy es posible no se casó tan enamorada de Dean como Dean de Cindy y eso después les pasó factura cuando a ello se unió las diferentes perspectivas de vida,las responsabilidades,también el cansancio y la rutina.

También de acuerdo contigo en eso de que faltaba ese punto de admiración hacia Dean,que a mí también me parece ha de estar presente en el enamoramiento en mayor o menor medida.

En relación a Francesca,lo he estado pensando y me has hecho dudar sobre si se casó enamorada o no,pero bueno,hay muchos más ejemplos,no solo cinematográficos también casos reales con los que nos hayamos topado en nuestro entorno más próximo.

Es posible eso que dices de que cuando un tercero irrumpe en una pareja y consigue despertar una nueva emoción,es porque algo fallaba ya en esa relación previamente,aunque claro depende también del tipo de relación pues no pensarían lo mismo los protagonistas de la película "Tres";)

Al margen de estas fórmulas menos convencionales,no termino de ver eso que dices de que si en una relación estable las cosas funcionan,de fuera no puede venir nadie a quebrantarla.
¿te acuerdas de "Secretos de un matrimonio"de Bermang?
... precisamente ellos al final de muchos ciclos,encontraron el modo de llevar su relación compaginándola con otras relaciones más estables....
...y eso desde luego,no era "una canita al aire".....

Y finalmente,sí,en eso estamos de acuerdo,somos esclavos de las emociones,por mucho que nos hayan enseñado a racionalizarlas y con esa incógnita tenemos que vivir.

Otro beso y otro abrazo para ti!

LU dijo...

Troyana, yo siempre os tengo en cuenta, por separado, y si ya coincidís, pues directamente me pongo las pilas. Y en este caso habéis dado de pleno. Me ha encantado, me ha conmovido

Empecemos

Por qué se desvanece?? La pregunta del millón. Lo que tenemos son esas diferencias, pero, las cosas generalmente son mucho más sutiles. Supongo que el día a día va llenando de pequeñas gotas un vaso y de pronto desborda. Pequeñas decepciones, ilusiones frustradas, personalidades que mutan y el resultado desconcierta, cansancio, aspiraciones dispares.

Creo que él puso mucho más desde el principio, desde lo platónico a lo real. Ella se dejó ir, por las circunstancias familiares, personales, lo que podía sentir hacía él, que de pronto la trataba como a una reina….¿Estarían juntos esos 6 años sin la hija?

Las expectativas son importantes, no sé si es necesario compartirlas; creo que sería cuestión de respetar y comprender.

¿Dar más o mostrarlo de forma diferente? En este caso creemos que él ha dado más porque es la parte perdedora; pero a lo largo de esos años de convivencia, ella puede tener la sensación de haber dado más… Esto de dar y recibir es tan subjetivo. A veces quien da más, agobia al otro….

El amor hay que cuidarlo, mimarlo, reinventarlo. Se agota la fogosidad inicial; pero debería crecer cada día. Las crisis y los bajones son inevitables, en el amor, en nosotros mismos, ante la vida en general. A lo mejor se agota con una persona, para mejorar con otra, no? Los sentimientos no son mejores por lo que prevalecen en el tiempo.

Si la pasión se acaba, creo que hay que replantearse los motivos, es por mi, es por el otro… Hablarlo, reconquistar, no sé, o echar a correr…. Por otro lado, cuántas parejas siguen sin pasión… y sin tantas otras cosas….

Aunque al principio no esta historia parece que no hay las bases sólidas suficientes, la impresión que da es que tampoco se fueron gestando con el paso de los años.

LU dijo...

Me parece tan triste ese intento de salvar la relación yéndose a ese motel, con las botellas de alcohol… Es terrible. La escena del baile en la habitación es de las que hace daño….

Fantásticos los dos actores, cada uno provocando las sensaciones que exige el guión.


Creo que nunca tenemos todas las respuestas y que muchas veces los finales se quedan cargados de interrogantes sin resolver…..

Triste

Biquiños




TRoyaNa dijo...

Lu,
haces bien en tenernos en cuenta,qué te voy a decir,no porque seamos ni expertas cinéfilas,ni vayamos de críticas desperdiciadas...ja,ja,ja...sino más bien porque a las dos nos mueve la pasión y es mucho más enriquecedora la experiencia cuando se comparte.
Se multiplica la satisfacción.

Ahora vamos al meollo de la cuestión...

Estoy muy de acuerdo con tu visión de lo sutil para dar explicación al desgaste en la relación.

Por otro lado,yo creo que hay una clara división de papeles en la pareja: él,el amante,ella,la amada, y es curioso porque esta situación aparentemente se mantiene en el tiempo.
Me haces dudar con esa pregunta de si esa relación hubiera permanecido de no haber existido la hija,porque desde luego,él es un buen padre y me consta que ese elemento para algunas madres tiene un peso significativo.

Muy de acuerdo con ese plantemiento de que las expectativas no es preciso compartirlas pero sí comprenderlas y aceptarlas.

Es cierto que lo de dar y recibir es muy subjetivo por eso es muy divertido y chocante cuando estás en una relación,contrastar lo que sientes y piensas con lo que perciben los más íntimos en tu entorno más próximo..las percepciones ajenas son tan sorprendentes como personales.

Y sí,a veces quien da más,puede abogiar al otro,en el momento en que invade abusivamente el espacio propio reservado para uno mismo.

Hoy me parece que no te voy a poder discutir nada,porque estoy muy en sintonía con esa idea de que las emociones o los sentimientos no son mejores por prevalecer en el tiempo.
Debajo de la continuidad no tiene porqué haber ni autenticidad,ni correspondencia,ni armonía.
Y por supuesto,a veces unas relaciones se caen,se desquebrajan para dejar paso a otras que están por llegar.

Me parece importante el matiz de la evolución en la relación,la trayectoria,pues de una base inconsistente se puede evolucionar hacia algo más sólido y aquí en "Blue Valentine" no se percibe esa evolución,ese crecimiento con el paso de los años.

Es muy triste ese intento de salvar la relación,pero a mí personalmente me parece recrea una situación muy real que además suele darse.Es ver acercarse lo inevitable e intentar quemar el último cartucho....naturalmente,hay caminos sin retorno y forzar lo que no fluye,no suele funcionar...

A mí lo que me entristeció enormemente fue la escena de sexo en el hotel,la actitud de ella,de abandonarse a algo que está intentando que pase pronto porque ella desde luego,allí,no está....

Mala señal...

Fantásticos,por otro lado,los actores,y mucha química y feeling entre ellos.


A mí el final me encantó,esa despedida de él,ese avanzar por la calle,tan desolado mientras en el barrio hay fuegos artificiales y algo se está celebrando....ese contraste,no sé si intencionado entre tristeza y celebración,me parece extraordinario.

Biquiños