martes, 10 de enero de 2012

Drive


La película del danés Nicolas Winding Refn: "Drive" (2011) me ha sorprendido mucho.
El actor que siempre recordaré por "Half Nelson"  Ryan Gosling,se luce con su estoicismo en el papel protagonista de "El conductor".


Este conductor,que es un hacha al volante,se gana la vida en un taller de reparaciones y haciendo trabajos esporádicos como especialista.Es un personaje lacónico,serio en el que confluyen dos polos aparentemente opuestos,la pinta de chulo duro con chupa de cuero y camisetas ceñidas con un halo de tristeza dócil en la mirada.
 Su vida parece rutinaria y vacía,hasta que se cruza en su camino,su vecina que tiene un hijo de unos 9 años.Ella necesita ayuda,su marido recién salido de prisión,está en deuda con unos matones que le ofrecieron protección en la cárcel y si no saldan su deuda,la familia corre peligro.


De este modo,nuestro conductor,se convierte en ángel exterminador,a fin de proteger a su vecina,una Carey Mulligan,que siempre recordaré por dos películas anteriores: "An Education" y "Nunca me abandones".
Pero ¿qué es lo más fascinante o innovador de este thriller urbano?? el contrapunto de escenas en ralentí con trepidante acción o violencia desmedida,es una de los aspectos más llamativos.Por otra parte,hay momentos que me han recordado al cine de Tarantino (especialmente a partir de la segunda parte) y también a "Taxi Driver".

La música ochentera junto a la estética de los coches y también de algunas prendas de ropa,como la cazadora del escorpión (auténtico símbolo de la naturaleza dual de nuestro conductor) le dan a la película un aire retro que de inmediato,conquista al espectador.



Los actores secundarios están soberbios, especialmente Albert Brooks y Ron Perlman.

Pero quien verdaderamente brilla con luz propia es Ryan Gosling porque su personaje consigue meterse en el bolsillo al espectador sin importar lo lejos que pueda llegar en el uso de la violencia a fin de proteger a Irene,su vecina.Es despiadado,vulnerable, tierno y  violento y se viste de un halo de humanidad que pese al cuero,el martillo o el palillo en la boca,nos hace estar de su parte desde el principio.Es inexplicable,es ilógico,pero así es el carisma de un hombre que parece frágil y sin embargo,no vacila a la hora de enfrentarse a unos mafiosos que darían miedo al miedo. David contra Goliat en una espiral de violencia,donde todo se va complicando por momentos y la tensión va en aumento no se sabe en qué dirección.


Si me tengo que quedar con una secuencia me quedo con la escena del ascensor,que creo todos los que hemos visto la película,ya no podremos olvidar.,pero que nadie se engañe que aquí no se da tregua al espectador y se combina casi constantemente la arena con la cal.

Merece la pena dar una oportunidad a una película diferente, que sorprenderá por el empleo de contrarios en un mundo donde ya no está clara la línea que separa el bien del mal.




12 comentarios:

Manderly dijo...

Yo también me quedo con el 'momento ascensor' y también me ha gustado mucho el princiopio, desde la llamada de teléfono hasta la escapada.
Para mi fue un gran sorpresa! Gosling está en alza, de eso no hay duda!!
Totalmente recomendable!!
Saludos.

David Amorós dijo...

Como sabes adoro Drive y muy especialmente la escena del ascensor que no solo encierra la clave de la dualidad del personaje en la película, sino que además estéticamente es brillante y muuuuy vacilona. Y éso me encanta. Una de las gratas sorpresas del año. Un abarzo.

Melvin dijo...

Vaya, sirva este post y los dos comentarios precedentes para constatar que ciertamente los prejuicios no llevan nunca a nada bueno... Habéis conseguido que "me apetezca" y esa es una verdad incuestionable. Un saludito. Me gustó dejarme caer por aquí. Melvin.

Troyana dijo...

Manderly,
es que el momento ascensor es tremendo.Y hasta aquí podemos leer...
A mí me ha encantado la banda sonora,tan bien insertada,acompañando tanto los momentos de a cámara lenta como las secuencias de ritmo vertiginoso.
Sí,Gosling está imparable.
saludos!

Troyana dijo...

David Amorós,
Pues sí,la escena es vacilona,y el personaje a su manera también,y digo a su manera,porque es más bien con su silencio,su manera de andar,de llevar el palillo en la comisura de la boca....toda su pose es vacilona y a la vez,hay en él,un cierto aire de animal herido,solo,desvalido...me desconcierta...y me encanta,claro,porque con esa música,no hay manera de apartar los ojos de él.
Una sorpresa,por descontado.
Otro abrazo para ti!

Troyana dijo...

Melvin,
qué bueno,pues me alegro si hemos generado como poco entre todos,tu curiosidad.
Ya nos contarás.Y sí,los prejuicios nos limitan en general,y en el cine en particular.
saludos!

Dona invisible dijo...

M'agraden tots dos actors! Me'ls crec, m'arriben, m'emocionen i la qüestió ètica de què parles em fan la pel·li atractiva. Una altra més a la llista!
Petonsssss

Troyana dijo...

D.I.
si t´agraden els actors i eixa indefinició moral d´on estan els bons i on els roïns,segur que la peli serà del teu gust.Ja em contaràs.
Bsts

alex dijo...

Junto a "El Ilusionista", la gran película del año a mi juicio. Gosling en estado de gracia. Hipnótico e imantado. Tan atrayente como el fatalista tono propietario de un romanticismo desgarrador que me recordó al mejor Pekinpah cuando vi la película, el pasado mes de septiembre. Sin palabras me dejó durante un buen rato. Así se la podría definir: un arrebato directo al estómago que te deja sin aliento.

Qué bella y qué gran película.

Besos, Troyana.

TRoyaNa dijo...

Alex,
bella,violenta,poética,excesiva,retro...me gustó mucho,la verdad.
Para mí el protagonista,desprende un atractivo incalculable,sobre todo,en la primera parte,cuando no sabemos de qué va,y su mirada triste y retraída es la mirada del mismo tipo que lleva esa camiseta ajustada,la cazadora del escorpión y ese palillo partido en la boca.Aires chulescos en un tipo parco en palabras,dócil y sin embargo,violento,firme e implacable al volante o cuando tiene un enemigo delante.
Uff,yo que soy fan incondicional de Tarantino,por momentos,me recordaba a esas secuencias en las que Quentin ralentiza y se recrea en los previos de algo que promete ser tremendamente demoledor o destructivo.Cine en estado puro.
Y no soy nada fetichista,pero me derrumba la combinación de la música ochentera con los coches,incluso algunos toques en la ropa.
Una película como poco,diferente,con un Gosling que merece reconocimiento,que desprende con este personaje,carisma y misterio.

En fin,ya ves que me ha sorprendido y me ha gustado mucho.

Un abrazo!

LU dijo...

Me gusta mucho Carey Mulligan, aquí muy contenida, a la vez que soñadora y realista. Se aferra a él, pero al mismo tiempo es consciente de su propia situación, con el regreso de su marido.

Las escenas del protagonista más cálidas, con la chica y el niño son tan dulces, como contrapunto perfecto a todo lo demás.

Personalmente no me gustó el tratamiento de esas imágenes al ralentí. Si lo utilizara algo menos, todavía, pero creo que en ocasiones sobra. Es genial en la persecución inicial.

Inevitable pensar en "Taxi Driver" si hay coche y conductor en la historia.

Mi secuencia, sin duda también sería la del ascensor; pero yo destacaría esa frase que dice él cuando se va a despedir de Irene, le dice que esos momentos que han pasado los tres juntos (con el niño) han sido los más felices de su vida. Qué bonito, qué triste cuando ya sabemos qué va a pasar...

Sin llegar a lo sublime o al entusiasmo, sí que me ha sorprendido.


TRoyaNa dijo...

Lu,
me alegro digas que te haya gustado Carey Mulligan porque vengo de tu reseña y allí te centras en el protagonismo de Ryan Gosling.
Y claro,él está brillante,es quien sostiene y da valor a la cinta,pero ella me parece está también muy correcta en su contención y su papel de mujer frágil y desprotegida.

La película me parece una apuesta arriesgada y muy original.
Para mí está repleta de lucha de contrarios,empezando por el ying-yang que se debate en el interior del conductor.
Creo este contraste de escenas cálidas,claras y dulces con escenas de una violencia desmedida,es intencionado y el resultado es tremendamente impactante para el espectador.Es como cuando un dj (Café de flore)para la música de golpe y trascurren unos segundos de silencio para volver a irrumpir con una sacudida de sonido y de ritmo que despierta una doble reacción.

No quiero hablar de finales,no al menos por aquí...

La película merece la pena y a mí me pareció además tremendamente ochentera,con innumerables guiños a esa década en la música,en la estética....ahora se diría esa palabra tan de moda:muy vintage;)

Biquiños