domingo, 9 de diciembre de 2012

Reflejos de un ojo dorado




He descubierto esta joya recientemente y la incluí en mi última entrada de Zinéfilas sobre espejos y reflejos en el cine, pero me parecía que esta película merecía una entrada por sí misma.


“Reflejos de un ojo dorado”  es una película de 1967 de Jhon Huston y cuenta en el reparto con dos monstruos de la interpretación: Marlon Brando y Elisabeth Taylor.

El guión corrió a cargo de Gladys Hill, Chapman Mortimer y  Francis Ford Coppola  que a su vez estaba basado en una novela de la escritora Lula Carson Smith conocida por el nombre de  Carson McCullers.

Quiero avisar antes que nada,que me gustaría profundizar en los personajes y en las complejas relaciones que se establecen entre ellos.Si alguien no ha visto la película y prefiere no tener detalles a priori,es preferible que postergue o deje la lectura de la reseña en este punto,aunque también he de decir,que no desvelaré ni de lejos el final.




Ambientada en un cuartel militar de Georgia, la trama se adentra en dos matrimonios.
El primero está formado por un  imponente Marlon Brando que se pone en la piel del comandante Weldon Penderton casado con Leonora, grandiosa Elisabeth Taylor, un matrimonio sólo perfecto de cara a la galería: la mujer engaña al marido con el coronel Langdon, (que forma parte del segundo matrimonio), interpretado por Brian Keithque a su vez le es infiel a su enfermiza y desequilibrada esposa, Allison (Julie Harris ) la cual intenta recuperarse de la muerte de su bebé Catherine,mientras, el comandante Penderton intenta hacer frente a su propia sexualidad reprimida.



El drama se desenvuelve de forma contenida y fluida, la narración nos mantiene atrapados desde el principio, porque en ese escenario plagado de mentiras, Huston decide adentrarse precisamente en el escabroso terreno de “las cosas de las que se no se habla”.



De todos los personajes, tal vez el que mantiene una batalla  más devastadora contra sí mismo es el comandante Penderton, sobre el que planea durante todo el metraje la obsesión por un soldado  Williams ¿objeto de su admiración?¿su deseo?¿su inaceptable amor?
En esta lucha entre el consciente y el inconsciente, las miradas, la huida y la búsqueda, el andar sobre sus pasos, su deseo y  su negación….se convierte en un auténtico calvario donde el espectador puede sentir su angustia y su represión.
En una conversación con el coronel Langdon, el comandante Penderton, afirma:
“…vamos que cualquier satisfacción concedida a expensas de la anormalidad, es mala y no debe proporcionarnos felicidad, resumiendo…moralmente, es más deseable que un taco cuadrado presione en un agujero redondo hasta convertirlo en cuadrado en lugar de buscar el agujero idóneo donde encaje perfectamente.”



Marlon Brando está espectacular, una vez más. Para mí, es el actor más grande de todos los tiempos. En la piel del comandante Penderton, nos deja unas imágenes imborrables en las que sus ojos, sus manos son la viva expresión de la desazón ,la escisión interna y oculta, el infierno en vida de la renuncia que impone su culpa y su estricta moral .La mente a veces nos juega malas pasadas ¿ nos hace ver donde no hay ? fantasía y realidad se confunden, la necesidad de amar y ser amados nos lleva en ocasiones a quedar a expensas de nuestros propios delirios, incluso exponernos a salir de dudas en el dilema entre ser o no ser correspondidos...¿lo era el coronel Penderton solo en su imaginación?



Leonora, por su parte, intencionadamente se convierte en  una hembra poderosa, una amantis religiosa hipócrita y cruel capaz de devorar a su esposo, precisamente por no “estar a la altura” como “marido viril en funciones”. Ella que juega también a la mentira y al adulterio, que es infiel con el coronel Langdon, adora al semental “Pájaro de fuego” y no duda en humillar públicamente a su esposo cuando se entera de un desafortunado incidente en el que él ha castigado a su caballo.
 Pero.....¿a quien ama Leonora en realidad?



Elisabeth Taylor está grandiosa, borda el papel de mujer con carácter, provocadora, cruel, exhibicionista, caprichosa. Se siente superior a su esposo, a quien en el fondo desprecia por su debilidad y su cobardía, por lo que ella parece sospechar y  no menciona y que considera un evidente signo de falta de “virilidad”.



El personaje de Williams( Robert Forster ) el joven soldado que cabalga desnudo y que se muestra distante y solitario, termina también siendo una pieza importante en este puzle de calladas pasiones.



Williams, también es presa de un deseo reprimido hacia Leonor, la esposa del comandante Penderton, la observa, fantasea, imagina, la espía….él tampoco puede escapar de un voyerismo y fetichismo que le conducirá a convertirse en una sombra, un hombre invisible capaz de colarse en las habitaciones privadas, capaz de correr riesgos incontrolados, con tal de estar cerca de esos oscuros objetos de deseo que son privados, secretos, clandestinos, que le pertenecen a él y a nadie más…
Todos o casi todos  los personajes mienten, todos ocultan algo y muestran una cara que en realidad no se corresponde con sus emociones más profundas.
El simbolismo de algunas escenas me parece intencionado:
 ¿por qué al coronel Penderton intenta inútilmente controlar un caballo desbocado, apodado “pájaro de fuego”?
¿qué vemos en el reflejo del ojo que contempla el cuerpo desnudo de Leonor?



El coronel Langdon se muestra inflexible con el mayordomo de su esposa Allison, Anacleto ( Zorro David) un hombre afeminado que se muestra el más fiel y leal apoyo de su esposa. El coronel Langdon es  amante de Leonora y suponemos no ama a su esposa Allison, pero ¿no hay en su discurso homófobo un resquicio de celos , amargura y frustración  por no haber sabido crear con su esposa el  fuerte vínculo que ella tiene con su asistente?
¿a quien ama Langdon en verdad? ¿coincide el objeto de su deseo con el objeto de su amor?
Toda la película es contenida a pesar de la hondura y el calado emocional de los temas que se plantean. Huston nos deja un análisis de la condición humana en su vertiente más desdoblada, lo que sucede en nuestro interior y la imagen que damos a los demás.
No en vano la película empieza con una frase pronunciada por el coronel Langdon que bien podría ser un resumen de todo el largometraje:
“Nadie sabe lo que pasa por nuestras mentes, nadie en absoluto”.






32 comentarios:

El veí de dalt dijo...

Película sublime. Me ha gustado recordarla aquí.

Zamarat dijo...

No la he visto; es más, ni siquiera la conocía pero tomo nota porque el argumento parece interesante y, con esos actorazos, cualquiera se la pierde!!
Abrazo!

TRoyaNa dijo...

Veí de dalt
cuanto tiempo!!! celebro verte por aquí.
La verdad es que sí,estoy contigo,estamos yo diría que ante una obra maestra y éstas no se pueden dejar escapar.
Pdta: ¿este año organizarás amigo invisible blogger para navidad?

TRoyaNa dijo...

Zamarat,
te confieso que yo la descubrí por azar recientemente por la globosfera y me ha parecido una película enorme con un reparto excepcional.
No te la pierdas,es extraordinaria.
Abrazo!!!

Maribel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maribel dijo...

Yo leí el libro y vi la película hace ya tiempo y los tengo un poco lejanos. Por lo que recuerdo de la novela de McCullers, Leonora es casi retrasada mental y para su padre representó un gran alivio que se consiguiera casar con Penderton. Por eso al ver la película al saber que era un poco cortita no me extraño que supiese que había algo que marchaba mal en su matrimonio pero que no pudiese concretar la razón. El soldado Williams por su parte tenía un padre fanático religioso que le dio una visión muy negativa de la sexualidad y las mujeres.

Excelente reseña sobre una película muy bella visualmente y llena de intensidad.

Besos

Le poinçonneur dijo...

No la he visto, pero tomo nota.

La trama podría ser de Almodóvar ;)

muas.

TRoyaNa dijo...

Maribel,
muchas gracias...
qué interesante me parece todo lo que nos cuentas sobre la novela,incluso a pesar de que yo siempre me muestro reaccia a comparar las novelas y las películas que se suponen adaptaciones pero en mi opinión,siempre obras a valorar por separado porque ya son creaciones en sí mismas en la cabeza de algún/a director/a.

Tengo mis dudas con el personaje de Leonora:¿es tan "tonta" como parece o se lo hace? no lo sé,Elisabeth Taylor está gradiosa....no sé si Leonora sospecha la razón por la que su matrimonio no funciona...no sé hasta dónde alcanza su comprensión y su aceptación....pero a juzgar por la película (que te recomiendo encarecidamente vuelvas a ver,que no te arrepentirás),ella lo SABE,ella sabe la verdad que esconde Weldon...o lo intuye....de ahí el énfasis en algunas comparaciones con su caballo SEMENTAL.....para mí,ella es una déspota caprichosa,egoísta incluso por momentos,vulgar....qué bien lo hace Liz Taylor....la tienes que volver a ver,la disfrutarás...

En cuanto al soldado Williams,cómo me cuadra ese padre que le asignan en la novela,para vivir las fantasías sexuales a escondidas,casi a hurtadillas...ese personaje también me genera muchas dudas,pues a veces espía desde fuera a Leonora pero en ocasiones también mira hacia la ventana de Weldon y no sé en realidad si es curiosidad,interés....o siente algún tipo de fascinación anónima por los dos....
la verdad es que me encanta no tener las respuestas....pero si me gustaría saber tu opinión si te acuerdas o si la vuelves a ver.
Bsts

TRoyaNa dijo...

LP,
qué bien verte por aquí...
pues sí,no se me habría ocurrido pero podría ser una película de Almodovar:
la ambigüedad,las tensiones sexuales no resueltas,las pasiones prohibidas y laberínticas.....todo un arsenal cinematográfico a gusto del director manchego,vaya que sí...;)
muacs pour toi:)

Maribel dijo...

En el libro es tonta sin duda (tiene dificultades para llevar a cabo tareas sencillas de la vida diaria), en la película no podría asegurarlo, tendría que volver a verla.
Por lo que recuerdo Leonora sabe que su marido es inadecuado e incapaz sexualmente. Pero yo dudo que sepa que es homosexual, creo que en caso de saberlo se lo echaría en cara para herirle.

Quizás la vuelva a ver.

TRoyaNa dijo...

Maribel,
yo creo Leonora lo sospecha y sí,es cruel con Weldon,pero no sé por qué quiero pensar que el tema de la homosexualidad,se insinúa pero nunca se verbaliza....igual por el contexto:microcosmos militar,años 60,igual de forma intencionada para generar mayor interés en el espectador...ese marco de insinuaciones,de sutiles señales deja en suspenso al espectador,que pasa a ser un explorador intentando descifrar los códigos que a menudo se disponen...
no sé,es como un pequeño desafío.

Sí la revisas,el foro promete,cuantas más miradas,más ángulos por contemplar:)

Juan Roures dijo...

Sigo tu consejo y dejo la lectura para cuando la vea. No había oído hablar de esta película y me sorprende porque parece muy interesante, sobre todo por ver juntos a Brando y Taylor. Saludos.

TRoyaNa dijo...

Juan Roures,
por aquí estaré si te animas a verla y después te apetece que intercambiemos impresiones.
A mí me ha parecido una película muy interesante,con muchos frentes abiertos que invitan a la reflexión.
Ver juntos a Brandon y a Taylor es un lujo.
Saludoss!

Jordicine dijo...

Pues habrá que recuperarla. Un beso, TROYANA.

Dona invisible dijo...

Em quedo amb la frase final! Ningú no coneix ningú, no sabem què pensa l'altre, per molt que ens hi esforcem, sempre serà una construcció que fem des de les nostres pròpies experiències.
Sembla una pel·lícula molt orientada a la psicologia i a l'anàlisi de les reaccions i els caràcters de cada personatge. Els actors són, sens dubte, un alicient més per veure-la!
Una abraçada!

TRoyaNa dijo...

Jordicine,
te animo a que la revises,para mí ha sido un hallazgo inesperado muy grato.
Si lo haces,ya me contarás.Me gustaría mucho conocer tu opinión.
Otro beso para ti!

TRoyaNa dijo...

D.I.
doncs sí,no puc estar més d´acord amb tu,mai sabrem el que passa per la ment de l´altre.Per molt que conegues a la persona sempre n´hi ha una construcció pròpia de la realitat al imaginar,a l´hora de fer hipòtesis..i sempre com tu dius,partint de les nostres pròpies experiències i des de la nostra realitat.

I sí, a mi em pareix una pel.lícula molt psicològica,d´eixes que després van creixent al teu cap...

Dels actors,no tinc paraules,especialment per a Marlon Brando,que ha segut sempre per a mi el millor entre els millors a tots els nivells,com a actor i també com arquetip de bellesa física masculina.
Per a mi,una debilitat...
Salut!

Melvin dijo...

Así expuesto parece una pieza de T.Williams o de E. O'Neil... Y mira que a la Taylor le van ese tipo de personajes... Tan insatisfechos... Tiene muy buena pinta, me encanta la trama....voy a ver si la consigo por el Emule jejeje....Besotes wapa.

TRoyaNa dijo...

Melvin,
pues sí,Melvin no has sido el único que ha encontrado parecidos con otros dramaturgos como Tennessee Williams,pero en esta ocasión la escritora es Lula Carson Smith,más conocida por Carson McCullers,cuya vida podría ser perfectamente otra obra dramática a raíz de lo que he podido leer sobre su biografía.

La trama como ha apuntado LP podría ser totalmente "almodovariana",la encontrarás fácilmente,así que ya me contarás.

Bessets wapo!

deWitt dijo...

Para mí es una de las mejores pelis de Huston, Brando y Taylor, sin ninguna duda. Creo que nunca me he sentido tan voyeaur como con Reflejos en un ojo dorado, y creo que aquí está la grandeza de la peli, pues Huston nos hace mirones a todos.

Gran análisis de los personajes. Esta peli da para tanto...

Saludos

TRoyaNa dijo...

deWitt,
gracias,celebro te haya gustado la entrada,la verdad es que
es una gran película y sí,da para mucho...
Estoy de acuerdo además en que Huston consigue que el espectad@r sea cómplice de todo lo que sucede,colocándonos en el papel de voyeaur ,tal cual el soldado Williams,mirando y disfrutando del desdoblamiento de cada personaje como si a través de una mirilla privilegiada tuviéramos acceso no sólo a sus acciones sino también a sus fantasías y pensamientos..
Saludos!!

Manderly dijo...

Como dices esta es una de esas películas de las que podemos estar hablando horas en lo referente a las diferentes personalidades de los personajes y el contraste entre ellos. Es, por ello, una película compleja y llena de temas escabrosos y duros.
Todos los actores están geniales pero es que ¡vaya actores!
Me encanta esa foto que nos dejas de Elizabeth y el caballo! ¡Preciosa!!
Saludos.

TRoyaNa dijo...

Manderly,
a mi modo de ver,estamos ante un auténtico peliculón,de ésos que no se olvidan.
Sí,los temas que se abordan son duros,escabrosos,graves...pero el tono de la narración me parece fluido y contenido.Los actores,qué puedo decir,para mí no ha habido otro actor de tal magnitud como Brandon,así de versátil y convincente en toda su amplia gama de registros interpretativos y Elisabeth Taylor,lo mismo,como ha dicho Melvin,ella borda este tipo de papeles de mujeres implacables,sensuales,caprichosas y crueles.
En esta película,Marlon está físicamente imponente y Taylor exhibe como él una belleza exuberante,no hay más que fijarse en los primeros planos,como muestra:la foto con el caballo "Pájaro de fuego".
Saludos!

naná dijo...

pues la tengo por casa hace ya meses y aún no la he visto... y es que cuando me leí el libro, me la regalaron... pero me apetece verla con el regalador... y ahí está la pobre peli... esperando...
pero te digo yo que caerá un día de estos...
me ha encantado el post!!
besos!!

TRoyaNa dijo...

Naná,
gracias,siempre tan amable:)
Te digo que en mi opinión,la película merece muchísimo la pena,así que yo de ti,la priorizaría en la lista de pendientes.Es posible coincidamos o no,pero apostaría a que te gustará.
Besos

ethan dijo...

La película es excelente, una cinta de actores fundamentalmente. Una joya para descubrir porque no es de las más famosas de Huston.

Aprovecho para felicitarte las fiestas!! Que tengas buena entrada de año, y que el año te traiga buenas entradas para el blog.

TRoyaNa dijo...

Ethan,
es verdad,no es una película famosa,cosa inexplicable debido a su elenco,su director y lo meritoria que es en general.
Yo también te felicito las fiestas y espero tengas feliz entrada de año y mejor estancia en el 2013.
saludosssss

Maddie dijo...

Hi, Nice post thanks for sharing. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back.

Thanks!

Madison
maddie0147@gmail.com

Antígona dijo...

Vi la película hace mucho y la recuerdo bastante mal. Cosa que me extraña, porque a mí estos temas de dobleces, de identidades escindidas, de apariencias que ocultan deseos inconfesables o incluso nunca reconocidos ante uno mismo, siempre me atrapan. No sé. O bien por alguna razón no llegué a conectar con la narración, o bien vi la peli fatal y se me escaparon un montón de cosas. La conclusión es que tengo que volver a verla. De tu entrada se deduce que, en efecto, es una película magnífica, como no otra cosa cabe esperar por lo general de Huston.

Supongo que nunca es fácil crearse una realidad a la medida de los propios deseos. Y cuando la realidad que hemos construido para nosotros se halla tan lejos de los deseos que más vivamente alientan en nosotros, siempre existen dos vías de actuación: o bien romper con esa realidad y proseguir la búsqueda de aquello que nos colme –lo cual requiere de una enorme valentía por nuestra parte- o bien la huida de sí mismo y la represión de esos deseos que de ninguna manera pueden satisfacerse en las condiciones de vida que nos hemos procurado. Desde luego, sólo la primera puede ofrecer ciertas perspectivas de éxito. De la segunda, la experiencia humana demuestra que únicamente se puede esperar desgarro interno y grandes dosis de sufrimiento.

Es una tragedia que durante tantos siglos los deseos de muchos hayan sido socialmente considerados “anormales” y quienes los sentían se hayan visto abocados a interiorizar y rechazar en sí mismos esa presunta anormalidad. No puede haber más fuente de infelicidad que ésa: toda una vida dedicada a la negación de aquello que podría tal vez hacernos felices.

Por otra parte, nunca he vivido en carne propia esa escisión entre el deseo y el amor, y quizá por ello tiendo a pensar que Langdon busca en Leonora lo que su esposa es capaz de ofrecerle. Me ha parecido muy lúcida tu reflexión sobre los celos de Langdon frente al criado. Algo que demostraría que, en efecto, Langdon ama a su esposa y que en ocasiones el dolor de las relaciones sentimentales procede de no poder ocupar en la vida del otro el lugar que desearíamos.

Nadie sabe lo que pasa por nuestras mentes, es cierto. Y mejor que sea así, incluso cuando no se vive en el desdoblamiento y la mentira. Tenemos demasiadas zonas oscuras que no resultan socialmente presentables, ni tan siquiera ante la persona que mejor nos conoce ;)

Un beso y un abrazo!

TRoyaNa dijo...

Antígona,
no sé qué pasa con esta película,que es la gran desapercibida.Yo la descubrí de rebote ojeando blogs hace poco y desde luego,no es la más conocida de Huston.
Sin embargo,a mí me parece una joya y desde un punto de vista filosófico y psicológico,da mucho juego.

Desde el punto de partida que planteas,cuando la realidad construida para uno mismo está lejos de los deseos que se albergan,las opciones que se abren pienso que son las que planteas.
Evidentemente la primera opción,que consiste en romper con esa realidad y proseguir la búsqueda de lo que se anhela es la más certera si pretendemos ser felices y mínimamente coherentes con lo que sentimos.
Weldon (Marlon Brandon) no lo hace.En ese microcosmos militar y represor,romper con su realidad y ser coherente le hubiera implicado en ese momento,renunciar a su clase,su rango,incluso al ejército.
No le compensa,en la América rural de los 60,no creo hubiera recibido mucha aceptación social confesar públicamente su verdadera orientación sexual,así que opta por la opción de huir de sí mismo y ello,como tu dices,le conlleva a grandes dosis de sufrimiento.
Por otro lado,no es el único en esta película,porque como tu apuntas,Langdon también se traiciona y busca en los brazos de Leonor el amor que no recibe de su esposa Allison,o al menos,ésa es mi interpretación.
Estoy de acuerdo que es preferible no saber qué pasa por la mente del otro.....¿quien salvo los obsesionados por el control desearía tener acceso a los pensamientos ajenos?
Antígona,te recomiendo que si tienes oportunidad la revises,te aseguro merece la pena.
Otro beso y otro abrazo para ti!

LU dijo...

No recuerdo haberla visto, pero tal como nos la cuentas, creo que me gustará. La apunto.

Complicados que somos, la imagen que damos, lo que pasa por nuestra cabeza. Tanto tiempo que a veces dedicamos a interpretar lo que piensa otra persona, sin pararnos a pensar que no sabemos ni lo que queremos nosotros mismos. A veces es más complejo adentrarnos en nuestra propia mente que en la de otros.

Intentando poner al día todos los comentarios que no he ido dejando este último y ajetreado mes. De hoy no pasa.

TRoyaNa dijo...


ja,ja,ja,ja....ays qué stress ponerse al día con los blogs...te entiendo;)

"Reflejos de un ojo dorado" es una película muy psicológica,estoy casi convencida de que te gustará,así que búscala,hazme caso,que no te arrepentirás.

En efecto,es imposible saber qué pasa por la mente del otro,así que me parece tiempo perdido especular,hipotetizar....
En mi opinión,lo más práctico,si no queremos vernos "jugando a las muñecas,poniendo guión a cada una de ellas,mientras toman el té" es recurrir a la fuente y preguntar...
el otro/a,por otra parte, está en su derecho de no contestar o incluso de mentir,pero al menos,por tu parte no ha quedado y así sales de dudas,incluso con una mentira o una verdad a medias...yo creo que lo importante es salir del burladero y sondear....
En la película,todos mienten,todos da una imagen que en absoluto se corresponde con lo que piensan y mucho menos con lo que sienten....y bueno...así se han acostumbrado a funcionar...
Me parece muy interesante esa reflexión que haces de que a veces nos afanamos por saber qué pasa por la mente del otro,sin saber muy bien qué sentimos o qué queremos nosotros,es verdad.
Es más complicado incluso a veces aclarar y entender nuestro interior que intentar dilucidar el de los demás.
En cuanto la veas,vuelve si te apetece y seguimos dialogando,la película da para mucho debate,te lo aseguro.
Biquiños